«Ye un milagru del nuesu tiempu que me toparais (...) ente tantos millones (de persones) y que yo vos topare», va ser la suerte pa esti país. Esti discursu podía ser mui guapamente de Trump, pero non, pronunciólu Hitler en 1936 en Nuremberg. El casu ye que resulta difícil entender cómo un home insignificante, ensin estudios superiores y esperiencia política, que viviera 30 años nel anonimatu, pudo convencer al so pueblu de qu’él yera’l salvador. Ye más, nes altes esferes alemanes del poder, aunque-y reconocíen el so carisma, camentaben que yera un demagogu advenedizu y simplón. L’establishment políticu alemán taba convencíu de que diba controlalu dende’l primer momentu que llegara al poder. Tampoco quixeron, o supieron ver, que les sos palabres yeren xustamente lo que les mases alemanes -los paraos, la mocedá y les persones de la clase media baxa (propietarios de pequeñes tiendes, emplegaos d'oficina, artesanos y llabradores)- llevaben tantu tiempu esperando escuchar. Nunos tiempos tan convulsos, como necesitaben creyer a un home qu’aseguraba que diba trae-yos una vida meyor, enllena de paz y gloria, creyéronlu. De dalguna manera, la subida de Hitler al poder foi asemeyada a la subida de Trump. L’establishment políticu americanu tamién pensó que yera un demagogu simplón y advenedizu con poques posibilidaes y que si llograba’l poder diben poder controlalu dende’l primer minutu. Per otru llau, dalgunos medios d'EstaosXuníos tardaron n’entender lo que signficaben los sos discursos potentes y engañadores. Amás, les sos palabres yeren lo que muncha xente americano necesitaba sentir. Dalgunos de los sos partidarios adórenlu tanto que cuando salió del hospital y dio’l so primer discursu na ventana de la Casa Blanca, dexáron-y un cartelu que dicía: «Trump foi unviáu por Dios».

Ensin duldaTrump nun ye Hitler, esiste una gran brecha ente l’egoísmu d’un narcisista y el d’un psicópata, pero según una nueva investigación fecha por un equipu de psicólogos d’Alemaña y Dinamarca, puen compartir ciertos rasgos de personalidá yá que creen qu’hai un orixe común na maldá humana. L’estudiu diz que tolos rasgos de personalidá negativos comparten el mesmu nucleu escuru, el «Factor D», compuestu por 9 rasgos: l’egoísmu, el maquiavelismu, l’ausencia d’ética y sentíu moral, el narcisismu, baxa empatía, insensibilidá, enclín a la mentira, impulsividá, la busca de contino de ganancies, yá sían refuerzos sociales, oxetos materiales, reconocencia, éxitu…preferencia por facer el mal, l’agresión, l'abusu ya humildación y el derechu psicolóxicu; ye dicir, el convencimientu de que mereces más derechos y concesiones que los demás. ¿Podría entósTrump presentar rasgos d’un dictador col tiempu? Nadie nun lo sabe con seguridá, pero si los tres principales elementos del Factor D -egocentrismu, narcisismu y rensía- medraren a lo llargo de la so vida la maldá podría pasar a ocupar tola so personalidá.

El casu ye que’l triunfu de Trump sorprendió a tol mundu, pero agora que perdió les eleiciones, ta costándo-y reconocer la so derrota, si ye que dalgún día llega a reconocela abiertamente. Va poco confesó que «ganar ye fácil, perder nun ye fácil, non, pa mi». Ello ye que Trump na so cuenta de Twitter llegó a llamase a sí mesmu «héroe invencible» que «non solo sobrevivió a cada trucu puercu que-y llanzaron los demócrates sinón tamién al virus chinu». Nun ye difícil imaxinar cómo va reaccionar daquién asina, autoritariu, vengativu y que piensa que’l mundu xira alrodiu d’él, cuando yá nun seya presidente y quiciabes les úniques puertes que se-y abran seyan les de los tribunales. Necesitará adaptase a una nueva etapa nuna carrera marcada por una deuda millonaria y unes causes xudiciales pendientes que podríen dar un xiru si pierde la inmunidá.

Hai un refrán asturianu que diz que «a tou gochín-y llega’l so sanmartín»; ye dicir, la maldá podría vese compensada socialmente nun principiu, pero col tiempu les acciones y manipulaciones acaben delatando a les persones. Afortunadamente, nesti casu asina foi: dientro de poco Trump yá nun va poder pisotiar los derechos de los demás. Lo que nun tengo mui claro ye que munchos políticos qu’almiren a Trump y comparten con él el llamáu «factor escuru de la personalidá», tengan la so mesma suerte. Seya como seya, agora que les elecciones derrotaron a un personaxe tan impresentable que namás respetaba la llibertá d'espresión del que pensaba como él y qu’afaló una xenofobia creciente ya inesplicable nun país fundáu por migrantes, necesitamos poner procuru en «mantener siempre un trozu de cielu azul encima de la cabeza».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Trump, la suerte p'América

Cola ayuda de