Pa la llibertá sangro, llucho y pervivo

AGORA

FUNDACIÓN MIGUEL HERNÁNDEZ

28 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando la presidenta de Madrid, la señora Ayuso, faló de socialismu (y comunismu) o llibertá, alcordéme de la figura de Miguel Hernández y d’unu de los sos poemes más emblemáticos:

Para la libertad sangro, lucho, pervivo.

Para la libertad, mis ojos y mis manos,

como un árbol carnal, generoso y cautivo…

La señora Ayuso paez que nun sabe, o que nun-y interesa saber, que Miguel Hernández, un home célebre de gran sensibilidá, yera la empatía personificada, sangró, lluchó y dio la so vida pola llibertá, pa que n’España nun añerara una dictadura que diba trayer censura, represión y, como non, la muerte de la llibertá. Llamentablemente nun lo llogró, el réxime franquista ganó y privaron-y de la llibertá que reivindicaba. Como tantos españoles, Miguel peregrinó poles cárceles de la posguerra: Sevilla, Madrid, Palencia, Alicante... A lo cabero la pena de muerte foi conmutada pola de reclusión a lo llargo de 30 años, yá que Franco fuera alvertíu de que matar a una de les principales voces de la lliteratura española, depués del asesinatu de Federico García Lorca, podía ser una publicidá mui negativa pal so réxime. De toles formes, yera sabío que les males condiciones de les infrahumanes y pioyoses cárceles causaben estragos. La bronquitis, el tifus y la tuberculosis desencadenaron en fimia pulmonar. El poeta adscritu a la Xeneración del 27 que destacó pola autenticidá de los sos versos, reflexu del so compromisu social y políticu, dio l’últimu suspiru un 28 de marzu de va 79 años.