La lluna, les marees, la nueche y la parte escura de los negacionistes, inorantes ya egoístes

María Luz Pontón

AGORA

Miguel Bosé durante la entrevista
Miguel Bosé durante la entrevista .

19 abr 2021 . Actualizado a las 14:05 h.

Esti sábadu rexistráronse más de 139 millones de casos de Covid-19 en tol mundu y yá son más de tres millones de persones les que morrieron por coronavirus dende que la Organización Mundial de la Salúd declaró l’andancia. El panorama ta lloñe de ser vidable. Pa enriba d’esta terrible situación, tal como diz l'inmunólogu Alfredo Corell, axúntense dellos tertulianos pa falar de temes médicos como si supieren de lo que falen, inorando que «en ciencia nun s’opina» porque ta basada en fechos y evidencies. Según Corell, hai tres fechos incuestionables: les vacunes son segures, nun obliguen a naide a poneles y nun ye’l momentu «de barra llibre» porque nun tenemos bastantes. Cuando personaxes como Tamara Falcó dicen que «la vacuna que me pongan debe ser súper segura» porque ye llibre, nun valora’l fechu históricu de vivir nun país con cuatro tipos de vacunes con una eficacia escelente, mentanto dellos países n’África nun tienen nenguna. Cruz Roja Internacional denunció que’l 61,5% de les vacunes alministráronse nos 50 países más ricos del mundu y namás un 0,78% nos 50 países más probes.

Tando asina les coses, el ministru de Ciencia ya Innovación, Pedro Duque, manda un recáu a Bosé y los negacionistes: «Un famosu tien que cuidar les sos opiniones y lo que diz» porque confundir a les persones ye mui fácil. Yo diría más, pue ser tráxico cuando falamos de dalgo que causa tantes muertes como son les andancies. Miguel Bosé, que vive ayenu a a la ciencia, asegura ensin ponese coloráu, que ye negacionista y que lo lleva «cola cabeza bien alta». Atrévese hasta a esparder ensin nenguna prueba qu’hai «un plan tramáu» por un cartel de millonarios psicópates que van cayer «unos detrás d’otros». Ello ye que nesi complot mundial nes vacunes del coronavirus yá dicía a principios del branu que diben implantanos un microchip (o nanobot, n’otres versiones d’esta teoría) pa controlanos al traviés del 5G, y el casu ye que, pese a ser una fatada, tuvo della relevancia. Ensin dulda consumir dos gramos diarios de droga a lo llargo de 20 años dexa rastru nel cerebru. Él mesmu desplícalo mui bien: «les drogues dan puntualmente unes visiones de coses que son interesantes, revolucionaries incluso. Pero cuando pasen a ser un consumu habitual, pierden esi sentíu», y apaez el demente ensin regles. Darréu d’ello, un demente ensin sentíu provoca que pueas acabar siendo célebre non pol trabayu, sinón por dicir una barbaridá tres otra, y llamentablemente nun ye l’únicu.

L’humorista Edmundo Arrocet, entró esta selmana nel «ruíu» mediáticu, anque les sos palabres nun tuvieron nin gota de gracia, nin muncho menos de poesía: «Entamen a 'huevear' qu’hai que vacunase yá. Fálenme d’una vacuna y nun la pongo nin cagando. Nun quiero saber nada con vacunes de nengún tipu. ¡Nin una!». Espero que depués de sentir esa babayada a la población nun-y provoquen mieu o desconfianza les vacunes escontra’l Covid-19, sinón ganes de pone-yun corchu na boca a esi patéticu personaxe. Cuando lu sentí, víniéronme al pensamientu les sabies palabres de Quevedo: «Tolos que paecen fatos, sonlo y, amás sonlo tamién la metá de los que nun lo paecen».