En Colón nun hebo amor y respetu poles muyeres maltrataes

María Luz Pontón

AGORA

Una asistente a la marcha contra los indultos luce abanico con la bandera de España en Colón
Una asistente a la marcha contra los indultos luce abanico con la bandera de España en Colón JAVIER BARBANCHO | Reuters

14 jun 2021 . Actualizado a las 20:37 h.

Ayeri en Colón, Pablo Casado ya Inés Arrimadas volvieron a siguir a los que nieguen na cai, nes urnes y nos tribunales la violencia machista y la defensa de los derechos de les muyeres. Si dende llueu Pablo Casado quier ser el líder d’un partíu demócrata qu’espera gobernar esti país habría salir a la cai a denunciar a los que maten a les muyeres, y a los sos fíos y, como non, denunciar tamién a los partíos d’ultraderecha que traten de silenciar la voz de les muyeres. Pero si, tal como diz Abascal, ye la «derechita cobarde», ¿sedrá capaz a atrevese a llevantar la voz pola «dignidá de les muyeres y los neños d’estes muyeres maltrataes»? Dende llueu paez que non porque callen cuando sienten a Ortega Smith y los sos collacios dicir que la violencia machista ye una «gran mentira».

L’otru día lleía que la espresión «Vete a tostar guiyaes» ye una espresión del sieglu XIX que se refier a la intención de querer tener a daquién ocupáu’l mayor tiempu posible y evitar asina la so compañía cafiante. Si Pablo Casado mandase a Abascal a tostar guiyaes asegurábase de tenelu entreteníu un ratadón con un llabor nada necesariu p’asina perdelu de vista. Lo malo ye que’l PP, al xuntase con un partíu tan tóxicu como Vox, nun denuncia cuando dicen coses como que «la violencia nun tien xéneru» y que la llei de 2004 «ye puru femismu».

Ello ye que Pablo Casado debía cunta-y a Abascal qu’España rexistra 1.135 asesinatos machistes de magar hai estadístiques. Estos casos namás correspuenden a los crímenes cometíos contra les muyeres y los sos fíos per parte de les pareyes o ex pareyes d’estes, mentanto que la banda terrorista ETA asesinó a unes 850 persones en cuasi 40 años d’historia lo que lóxicamente provocó’l refugu de tola sociedá y llevó a un pautu d’Estáu contra esta barbarie. ¿Qué pasa cola violencia machista?  Les encuestes del Centru d’Investigaciones Sociolóxiques (CIS) recueyen que la violencia de xéneru, la violencia machista, nun ye relevante pa un 98% de la población a pesar de que dende 2003 se contabilizaren 1.135 asesinatos. Pero hai qu’añadir la violencia vicaria: la otra cara de los crímenes machistes, cuando los maltratadores dan un pasu más y maten a los fíos pa causar el máximu sufrimientu a una madre, exércese sobre una persona en sustitución d’otra. Y eso foi lo que fixo Tomás Gimeno, que quixo condenar a la madre de les sos fíes, Anna y Olivia, «a un sufrimientu pa tola vida».