Dende la cama anti-sexu de Tokio al mensaxe insólitu na playa de Ribeseya

AGORA

La actriz griega Xanthi Georgiou (dcha), en el papel de Suma Sacerdotisa, participa en la ceremonia de encendido la llama olímpica para los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 en el Estadio Panatinaico de Atenas, Grecia
La actriz griega Xanthi Georgiou (dcha), en el papel de Suma Sacerdotisa, participa en la ceremonia de encendido la llama olímpica para los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 en el Estadio Panatinaico de Atenas, Grecia PANAGIOTIS MOSCHANDREOU | EFE

12 ago 2021 . Actualizado a las 12:10 h.

Acabóse la XXXII edición de los Xuegos Olímpicos modernos celebraos en Tokio, la ciudá más habitada del mundu. Anque entamaron el 23 de xunetu d'esti 2021, en realidá son los Xuegos de 2020, yá que nun pudieron celebrase l’añu pasáu por cuenta l’andancia. El Comité Olímpicu Internacional (COI) concedió la celebración del acontecimientu al país asiáticu a pesar de qu’en 1964 yá se celebrare esta cita tamién en Tokio. Y estos xuegos vinieron apicalbaos de curiosidaes. Dende que’l publicu foi sustituyío por robots con forma de l'antorcha olímpica, inspirada na figura de sakura, o flor de zrezal, una flor delicada bien envalorada polos xaponeses, por nun falar de les medayes ecolóxiques, diseñaes pol artista nipón Junichi Kawanishi y feches a partir del reciclaxe de teléfonos móviles vieyos o pequeños aparatos electrónicos. Ensin duldes, representen una idea con un impactu ecolóxico y ambiental bien positivu.

España zarró los Xuegos Olímpicos con 17 medayes, tres oros, ocho plates y seis bronces. Una collecha igual que la de Ríu de Janeiro 2016, anque con menos oros. El casu ye que comparase colos demás ye una escelente manera de sentinos «menos felices». Y dígolo non por Italia, que nos dobló en medayes, sinón porque n'estudios con medallistes olímpicos, los que ganaron la medaya de bronce víense verdaderamente más felices col so tercer llugar que los que ganaron la de plata; espero que los nuestros nun se sientan culpables por nun ganar la medaya d'oru y que vivan la increyible experiencia de ganar una medaya, anque nun seya l’ansiada dorada.

Pero’l discutiniu tamién tuvo presente nos Xuegos gracies a les mal llamaes cames anti-sexu que, a lo que paecía, limiten las relaciones sexuales a los atletes polo que, amás de dar muncho que falar, convirtiéronse en célebres dafechu. Ello ye que tradicionalmente esti tipu d’eventos dan pie a aventures romántiques ente los deportistes. Sábese d’un montón de pareyes ente atletes que se conocieron nunos Xuegos, sobremanera na villa olímpica. La organización tizó esti discutiniu cuando apurrió un manual pa tolos deportistes nel que s'aprofiaba qu'al entrar na Villa Olímpica teníen qu'evitar alcuentros cercanos con otres persones: «Caltener al mínimu les interacciones físiques colos demás». Si dicíen qu’evitaren «el contactu físicu, incluyíos los abrazos y los apretones de manos», entendíase que’l sexu tampoco diba ser mui bien recibíu. Asina que se dixo qu'estes cames feches de cartón namái soportaben el pesu d'una persona, pero non, la realidá nun ye esa. Les cames aguanten hasta 200 kilos, diseñáronse muncho primero de que llegare la pandemia del COVID-19 y el so reciclaxe va salvar la vida d’una montonera d’árboles adultos y aforrar casi 8 millones de llitros d'agua. De toles formes si nun queríen contactu físicu, por qué repartieron condones. Ye verdá que’l comité organizador de los Xuegos Olímpicos solicitó más de 150.000 condones que se-yos entregaron a los atletes, pero l’oxetivu yera concienciar sobre les enfermedaes de tresmisión sexual como'l VIH, que, según el director xeneral de la Villa Olímpica, Takashi Kitajima, «son una amenaza pa la mocedá en munchos países». Amás, el repartu nun foi novedá, los condones vienen apurriédonse a los atletes olímpicos dende los Xuegos Olímpicos de 1988 en Corea del Sur. Y l’atleta Jessica Fox ta mui pero que mui agradecida por esti repartu, pero nun penséis mal: gracies a los condones l'atleta australiana convirtióse na primer campeona olímpica de la categoría C1 de piragüismu eslalon de Tokio 2020. Esto nun foi un bulu, llogrólo depués d'iguar el so kayak con un condón. Yo nun sabía que los preservativos tamién podíen usase pa iguar canoes, pero como son elásticos y bien fuertes valen tanto pa un rotu como pa un descosíu.