¿Voluntá d'alcuerdo n'educación?

AGORA

María Pedreda

17 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En materia educativa sedría mui comeniente que les lleis d’educación se ficieren nel marcu d’un pautu col mayor consensu posible. Pa ello necesítase que tolos participantes quieran llegar a alcuerdos, tengan un sentíu d’Estáu, que nun usen a los estudiantes como «arma arroxadiza», que nun mientan nin espardan mensaxes que desprestixen al sistema educativu y que nun semen desconciertu ente les familes poles actuaciones necesaries del Estáu, dalgo que precisamente ye lo que na actualidá nun asocede, nin tampoco asocedió nel pasáu. Nel añu 2011, siendo Ángel Gabilondo ministru d’Educación del gobiernu socialista, llogró un fitu: poner d’alcuerdu a tolos partíos políticos con representación na Cámara y a delles organizaciones sociales, incluyida la Ilesia, pa sacar allantre una Llei d’Educación que nun dependiera del gobiernu de turnu; un alcuerdu que’l propiu PP rompió cola xida de que les encuestes dáben-y la mayoría absoluta nes siguientes ellecciones. Depués de ganar nes urnes el PP sacó a la lluz una llei propia (la LOMCE),  que guardaba nel caxón por si se daba esa circunstancia y que salió aprobada col únicu votu del PP, dalgo que nun pasaba dende 1990. Esti fechu traxo’l compromisu de la mayoría de les fuerces polítiques de derrogala namás que se pudiere. Como yera previsible, una llei academicista, segregadora, privatizadora y qu’acababa cola equidá, llogró la oposición de tola comunidá educativa (alumnáu, families y profesoráu). El ministru d’aquel momentu, el señor Wert, xustificó la llei porque valdría pa «acabar col fracasu escolar» y colos «problemes educativos», pero lo único que llogró foi que per primera vegada nuna década’l fracasu escolar subiera n’España y que les güelgues y les manifestaciones s’estendieren perdayuri.

Ello ye que cuatro años más tarde’l PP invitó a Sánchez a sofitar la LOMCE, lo que paez indicar que la derecha entiende que’l consensu educativu consiste n’imponer les sos lleis. Cuando llegó al poder, el Partíu Socialista cumplió la so promesa de derogar la LOMCE y, depués de delles reuniones col PP, la propuesta que recibió foi una enmienda a la totalidá a la nueva llei, la LOMLOE. De toles maneres, el PSOE cuntó col sofitu de 6 fuerces polítiques. Ye incompresible qu’agora’l sr. Casado acuse al gobiernu de «refugar un pautu educativu», polo que tien intención de derogar la LOMLOE namás que puea. La respuesta de la ultraderecha yera previsible. El senador José Manuel Marí lleva tiempu atacando a la nueva llei educativa porque ye «comunista, trespira odiu, resentimientu y frustración», y asalta «los derechos y llibertaes». Santiago Abascal refuga la modificación del currículu porque camienta que ye una «chorrada» ideolóxica. La portavoz del PP en materia educativa nel Congresu, Sandra Moneo, que talamente va de la mano de la ultraderecha nesti tema, tachó de «perversidá estraordinaria» el desarrollu del currículu de la nueva llei y que la so «imposición» escuende l’interés del Gobiernu por introducir la ideoloxía nel aula. Estes declaraciones tan irresponsables del primer partíu de la oposición tendríen que sorprender, anque viendo la deriva constante del Partíu Popular choquen cada día menos. Tando asina les coses, comprobamos qu’al PP de Casado resúlta-y mui difícil facer una oposición responsable, quiciás porque’l so únicu oxetu seya enfrentase abiertamente al gobiernu pa llegar al poder, ensin que-y importen un res les consecuencies negatives que puea haber nun tema tan trescendente y d’interés xeneral como ye la educación.

Ello ye que l’Asociación de Muyeres xueces d’España diz que «la igualdád de sexu nun ye una ideoloxía, sinón un derechu fundamental consagráu pol artículu 14 de la Constitución». La Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención de la ONU sobre los Derechos del Neñu defenden el derechu a la educación n’igualdád. Nesti sen, les lleis orgániques d’Educación, Igualdá o de Violencia de Xéneru incluyen esta obligación ya insten a «comprender y respetar la igualdá de sexos», «fomentar la igualdá efectiva ente homes y muyeres», «evitar comportamientos sexistes», promover «una visión de la sexualidá en términos de igualdad» o «el reconocimientu y aceptación de la diversidá sexual». Na llei que regula l’albuertu remarca que «los poderes públicos van sofitar la comunidád educativa nes actividaes formatives rellacionaes cola educación afeutivo-sexual». Hasta la LOMCE del PP proponía que’l Conseyu Escolar propunxere midíes ya iniciatives que favorecieren «la igualdá entre homes y muyeres, la igualdád de tratu y la non discriminació». Son munches les voces espertes n’educación y pedagoxía, como Pilar Gargallo, presidenta de la Federación de Movimientos de Renovación Pedagóxica de Catalunya, que piden que la educación vaya más allá de la enseñanza puramente académica porque ye «crucial» que nos centros educativos s’impartan conteníos venceyaos «a valores fundamentales». El casu ye que les Matemátiques nun se faen más fáciles por da-yos un contestu y una aplicación na vida real, ye más, «resolver problemes ye más complicao» anque pue ser más prestoso. Asina pues, fai falta combatir actitúes negatives hacia les Matemátiques y desaniciar idees preconcebíes rellacionaes col xéneru. Esti enfoque va ayudar a que les neñes tengan referencies, que nun piensen que les Matemátiques namás son pa rapazos y que s’atraiga a les escolines a les carreres técniques nel futuru yá que, como dicen dellos estudios como’l publicáu pola revista Science, los estereotipos de xéneru sobre la capacidá xurden a los 6 años. Les neñes entamen a percibirse a sí mesmes como menos brillantes que los sos collacios varones y, en particular, como menos aptes pa les Matemátiques y más para la Bioloxía o la Lliteratura. Asina pues, ye necesario cuntar cola perspectiva de xéneru ya incorporar la educación en valores, dalgo que se lleva faciendo nel archipiélago Canariu dende siete años per delantre con una materia que la comunidá valora de forma positiva a traviés d’unes «técniques y mecanismos de trabayu que repercuten en positivo na materia» y polo que fueron gallardonaos colos Premios Maxisteriu. Tamos a tiempu d’acabar cola torga que supón la fendedura de xéneru. Les muyeres son minoría na rama científica, testimonial na rama tecnolóxica de FP, mentanto nes inxeneríes malpenes el 25% son muyeres. Esta situación alloña a munches moces de salíes llabores nel presente y futuru, lo que supón amás una perda de talentu. Nun estudiu na revista IEEE Transaction on Education dizse que son munches menos les alumnes que se consideren bones en Matemátiques, un 55%, en rellación con los alumnos, un 75%, y va medrando nes etapes educatives superiores. Ayuda más bien poco l’actitú negacionista ya irresponsable de les dereches, que recibieron la perspectiva de xéneru nel currículu ente crítiques y burlles. Nesti sen, el secretariu xeneral de Vox nel Parllamentu catalán diz que «lo qu’estos días tamos viendo n’Afganistán sirve pa danos cuenta de la llexendaria fatada que suponen les Matemátiques con perspeutiva de xéneru». Paez que lo único fato ye estes absurdes palabres.