La naturaleza como un retrete

Mariluz Pontón

AGORA

La contaminación del aire, que afecta especialmente a ciudades chinas, mata a tres millones de personas al año
La contaminación del aire, que afecta especialmente a ciudades chinas, mata a tres millones de personas al año HOW HWEE YOUNG

03 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El secretariu xeneral de la ONU, António Guterres, debía tar mui fartu de les vaguedaes de dellos políticos sobre’l cambéu climáticu y de qu’a pocos díes del entamu de la 26ª conferencia de les Naciones Xuníes de 2021 que ta celebrándose hasta’l 12 de payares en Glasgow dalgunos políticos declinaren asistir, como’l presidente chinu, cuando precisamente China ye xunto a Estaos Xuníos unu de los países más contaminadores, asina que nun quiso andar con paños calientes: «Basta de tratar a la naturaleza como un retrete y de cavar la nuestra propia tumba». Guterres ta convencíu de que «l’optimismu del clima ye una ilusión», y de que si siguen asina les coses vamos «encaminaos hacia una catástrofe climática». Recordó que «hai un déficit de credibilidá y munchu tracamundiu sobre los oxetivos de cero emisiones y los países tán faciéndolo con distintes métriques». Son demasiaos los que pretenden dexar la reducción de los gases d’efectu invernaderu mui lloñe del 2050 p’alantre, colo que ye imposible llograr los oxetivos marcaos; ye dicir, nun superar la temperatura global del planeta en 1’5 graos. Per otru llau, Laurence Tubiana, la promotora del acuerdu de París, alvierte que «la Cumbre de Glasgow nun va ser un ésitu como París». De toles formes, reconoz que nestos seis años los políticos tampoco «tuvieron a l’altura de los sos compromisos», polo qu’encamienta a los líderes facer el so trabayu como lo ficieron los científicos.

El casu ye que la concentración na atmósfera de los gases d’efectu ivernaderu nun dexó d’aumentar magar los distintos trataos y pa enriba en 2020 volvió a marcase otru récord. Esto supunxo daños que van ser irreversibles mientres sieglos o milenios y lleva a aumentar la intensidá y la frecuencia de los fenómenos meteorolóxicos estremos. Nun choca que viendo esti panorma la xoven ecoloxista Greta Thunberg camiente que los políticos tán traicionando a les xeneraciones d’agora y a les futures porque namás repiten un bla, bla, bla y más nada. L’activista critica les polítiques «sobre el papel» qu’anuncien gobiernos como’l del Reinu Xuníu y Estaos Xuníos, onde la realidá nun se correspuende colos discursos.

Na encuesta del Eurobarómetru del 2020 el 90% de la población española yera la más esmolecida pol cambéu climáticu. Nun estudiu recién ellaboráu por 40dB pal diariu El País, namás el 6,4% de los españoles son negacionistes. Ello ye que les persones que menos duldes tienen sobre esti tema son los votantes de Xuníes Podemos (98,6%), pero esiste poca diferencia coles persones más escéutiques; ente los votantes de Vox, por exemplu, un 83,1% cree qu’esiste, colo que malpenes los separten 15,5 puntos. La población más preocupada pol clima ye la mocedá de 18 a 24 años, un 94,3%, anque una mayoría na población de más de 65 años, el 87,3%, tamién lo ta. Con toa seguranza esta percepción ta influenciada polos fenómenos metereorolóxicos estremos que n’España tamos padeciendo nos últimos años. De toles maneres, anque los datos de la encuesta son esperanzadores, hai resistencies y contradicciones. La mayoría de la población asumió’l problema, pero malpenes el 50% cree que la so conducta cotidiana valga pa frenar el cambéu climáticu. Los europeos tamién tán mui concienciaos. Según l’Eurobarómetru d’esti añu, 9 de cada 10 europeos encuestaos considérenlu un problema grave.