Más tontos que malos: Vox idea'l montaxe del besu al presidente d'Asturies que beneficia la reforma del Estatutu

AGORA

Valla publicitaria del partido Vox para explicitar su oposición a la oficialidad del asturiano en la que se puede ver al presidente del Principado, Adrián Barbón, y al secretario general y portavoz parlamentario de Foro, Adrián Pumares, besándose
Valla publicitaria del partido Vox para explicitar su oposición a la oficialidad del asturiano en la que se puede ver al presidente del Principado, Adrián Barbón, y al secretario general y portavoz parlamentario de Foro, Adrián Pumares, besándose Paco Paredes

07 dic 2021 . Actualizado a las 11:41 h.

La derecha radical populista tien la capacidá de sorprendenos negativamente una y otra vegada, pese que sabemos que l’odiu suel tar presente nes sos actuaciones. Almudena Grandes entrugábase si los políticos de VOX yeren más tontos que malos, y ye difícil sabelo, anque si-y dan a escoyer al alcalde de Madrid, al señor Almeida, quédase con que son «matones políticos»; ye dicir, provocadores, faltones, babayos,  abusones… amás de mentirosos y «secuestradores de los ciudadanos», por mor del so «interés personal y particular». Pese a ello, Almeida tiénde-y les manes a VOX pa negociar los presupuestos en Madrid, debe camentar que los sos dirixentes entá tán dientro del PP, y nun nos choca, yá que’l so fundador, Abascal, cobró del erariu públicu dende 1999 a 2013 gracies a ello. Nel últimu añu foi l’únicu «trabayador» de la Fundación pol Mecenazgu y el Patrociniu Social, un chiringuitu nel que ganaba 80.000 euros al añu, más xeneroses dietes, anque nun desarrolló nengún proyectu. Dende llueu nun predica col exemplu.

La formación de Santiago Abascal punxo otra vuelta delles vergoñantes valles publicitaries per Asturies. El motivu del montaxe: VOX, que ye un partíu que defiende el nacionalismu español excluyente, refuga que s’acometa la Reforma del Estatutu. Ye dicir, nun quier que les llingües d’Asturies tengan la mesma proteición que les otres llingües del Estáu, tal como recueye la Constitución Española nel artículu 3.1. Pero nesta espiral de ruindá a la que nos tien acostumaos, dio otru pasu más, nel cartelu dizse: los «adrianes» te quieren meter la llingua. Los adrianes son el socialista Adrián Barbón, presidente del Principáu y el secretariu xeneral y voceru de Foro Asturies, Adrián Pumares, el diputáu 27 necesariu pa llograr la proteición oficial de les nueses llingües. La foto de la valla ye una copia d’otru besu, mui poco románticu, pero sí mui icónicu, ente Leónidas Breznev, presidente de la Unión Soviética y Erich Honecker, presidente de la RDA. Ello ye que la ciencia recomienda besase porque llibera sustancies químiques, como la dopamina, causante de sensaciones placenteres o la oxitocina, un antidepresivu natural, amás, baxa los niveles de cortisol, la hormona del estrés, amenorga’l dolor y meyora la autoestima, eso sí, con tal de que besemos a la persona adecuada. Pero non tolos besos famosos acabaron bien. Paez obligao alcordase de la famosa semeya de Robert Doisneau, conocida como besu del ayuntamientu, que se convirtió nun símbolu d'amor y llibertá nel París de la posguerra. Nos años noventa la polémica sobre la semeya llevó a un xulgáu al fotógrafu porque dellos parisinos afirmaben ser la pareya retratada y pidíen-y perres pol usu de la so imaxe. Nel xuiciu Doisneau vióse obligáu a reconocer que contratare a dos actores pa escenificar el besu. El besu montaxe de Vox podría acabar tamién nel xulgáu porque Xega ya Iniciativa pol Asturianu denuncien el tonu homófobu de los cartelos y reclamen investigar a VOX por un delitu d'odiu.

Vimos que nun pasó nada cuando dos políticos se dieron un besu, porque nun solo se besa por amor, tamién se besa pa lluchar pola paz y la llibertá y, como non, pa reivindicar la protexón de les llingües d’Asturies, un patrimoniu inmaterial de valir incuestionable. Lo que sedría terrible ye tar obligáu a besase con dalgún dirixente de VOX porque podría inoculate l’odiu a los movimientos feministes, los colectivos migrantes, les persones musulmanes, el movimientu LXTBI, el matrimoniu igualitariu, la interrupción voluntaria del embarazu, el laicismu, el cambiu climáticu…Y como non, l’odiu a otres llingües que nun seyan l’español, por mui d’España que seyan tamién. De va tiempu p’acá dalgunos políticos del PP amuesen esi mesmu odiu, nun sé si por besase con dalgún políticu de Vox o por otres razones.