El PP d'Uviéu quíta-y una cai a Concepción Arenal

AGORA

Concepción Arenal (Ferrol, 1820-Vigo, 1893)
Concepción Arenal (Ferrol, 1820-Vigo, 1893)

18 feb 2022 . Actualizado a las 09:24 h.

Concepción Arenal enxamás supondría qu’un políticu, nesti casu’l señor Canteli, alcalde d’Uviéu, col sofitu de Ciudadanos y de la extrema derecha, nel sieglu XX, dos sieglos depués del so nacimientu, ficiere una «purga selectiva» tanto con ella como con otres muyeres pa que los sos nomes nun tuvieren nes cais de la ciudá. El casu ye que si conociere’l so pensamientu machista, retrógradu y homófobu nun se sorprendería. De toles maneres, ye inesplicable y más cuando falamos de muyeres como Arenal, que podría ser una bona representante del so ideariu: conservadora, católica y mui lloñe de tou tipu d’estremos, que prefería la reforma a la revolución. Con esta actuación intolerante demuéstrase’l noxu hacia la igualdá qu’inda hai en dellos ayuntamientos conservadores na actualidá.

Entá queden munches zones escures de Concepción Arenal porque a ella nun-y gustaba falar de la so vida privada, convencida de que sedría la manera de ser respetada como intelectual. De toles formes, la so personalidá y pensamientu queden claros nos sos escritos -siete noveles, cuatro cuentos, les sos fábules en versu fueron declaraes llectura obligatoria na enseñanza primaria, diecisiete ensayos y cientos d’artículos- que nos ayuden a conocela meyor. Ello ye que foi una muyer poliédrica, adelantada al so tiempu: escritora, periodista, pensadora d'ampliu espectru, pacifista, ecoloxista (defendíó con pasión el caltenimientu de la naturaleza), antitaurina… D’ella destácase que foi una de les actives pioneres de los movimientos feministes pola igualdá de xéneru, anque’l so feminismu ye consideráu «xenuinamente español e íntegramente católico». Camentaba que la Ilesia tenía qu’adaptase a los nuevos tiempos y dexar de refugar el pensamientu que nun-y fuere afín. Al vivir ente dos corrientes antagóniques, los católicos conservadores nun la consideraben una d’ellos y muncho menos los anticlericalistes. Criticó los fanatismos, como la «ceguera de la intelixencia» que desprestixen la relixón y empequeñecen la idea de Dios. Asina mesmo, critica a les muyeres que pasen tol día na ilesia, les falses beates: «Ye más grande énte Dios la que fortalez un alma debilitada pol fríu de la dulda, la que consuela al desgraciáu y la que protexe la indixencia, que la que pasa'l día arrodiyada na ilesia» y allaba a les muyeres que s’esforzaron en cambios xurídicos y educativos. Pide que les muyeres puean acceder a tolos estudios universitarios, que s'igualen los salarios pa los mesmos trabayos y destaca les fuertes contradicciones nes que caen filósofos y antropólogos al xulgar a la muyer. Concha incurrió en delles contradiciones, nun taba a favor de la intervención de la muyer en política, anque la so vida yera un exemplu de lo contrario.

Anque lluchó en múltiples campos, como’l de la reforma de les prisiones o’l de la educación de la muyer, malpenes tuvo siguidores. Lo que naide pue negar ye que ruempe techos de cristal: en 1863 convirtióse na primera muyer que recibió’l cargu de visitadora de cárceles de muyeres qu’hasta esi momentu tuviere ocupáu n’esclusiva por homes. Foi pionera n'España de los derechos humanos y anovó aspeutos como’l trabayu social, tando la reforma penal mui presente na so obra.