Fake news con amor

Francisco Franco
Francisco Franco

Les dereches españoles, sobre manera los políticos de la ultraderecha de Vox, nieguen la cruel realidá del réxime franquista. Por esti motivu, manipulen la hestoria con falses noticies periodístiques pa llexitimar el so rellatu. Asina que nun choca abondo que Francisco Benavente, senador de Vox d’Asturies, asegure que Franco nun yera un dictador. Y failo a pesar de que ye consciente de que nun diz la verdá. Nun hai dulda de que Franco yera un dictador que caltenía tolos poderes políticos gracies a la fuerza y exercía’l so poder ensin llende xurídica, ordenando ensin apestañar l’aniquilamientu del adversariu social y políticu pa evitar la resistencia. Pero, amás de dictador, yera corruptu. El catedráticu eméritu de la Complutense, Ángel Viñas diz que: «entró na guerra ensin un duru» y salió con 32 millones de pesetes de la época, lo que equival anguaño a 388 millones d’euros. Esvió munches perres pal usu personal d’empreses favorecíes o donativos que pretendíen reconstruyir la patria. ¿Qué dicir del so inmensu patrimoniu, finques y pazos, por un valor de más de 1.000 millones de pesetes? Amás requisó’l patrimoniu de los republicanos exiliaos y recibió munchos regalos de los favorecíos pol réxime (el führer regaló-y una orixinal limusina tou terrén de valor incalculable).

Ello ye que namás nuna dictadura pue haber campos de concentración. L’historiador Javier Rodrigo, del Institutu Universitariu Européu de Florencia asegura que n’España había 104. Y como una dictadura represiona a la población, Carme Molinero, direutora del Centro de Estudios sobre las Épocas Franquista y Democrática (CEFID), diz que «la represión franquista tenía como oxetivu meter mieu a la población española que nun comulgaba col réxime». Tamién diz qu’ente 1936 y 1939 pasaron ente 370.000 y 400.000 persones, «munches d'elles morrieron poles males condiciones hixéniques y alimentaries». Per otra parte, l'historiador Julián Casanova cifraba va poco nunos 50.000 el númberu de republicanos asesinaos ente 1939 y 1946.

El casu ye que na dictadura les muyeres sufrieren una represión ideolóxica y de xéneru, col envís de caltener un modelu patriarcal. Yeren consideraes inferiores pola mor del so xéneru y necesitaben la tutela d’un home. Asina les coses ye lóxico que punxeren los güeyos n'obres como La perfecta casada, de Frai Luis de León del sieglu XVI. El so papel yera ser madres y esposes sumises, asina que teníen que dexar el so trabayu si se casaben. Nel ámbitu educativu entamóse cola separación de sexos y col adoctrinamientu: lo primordial yera estudiar cocina o cómo saber facer bien les xeres del llar. Al entamu del réxime, les que s'enfrentaben a esti modelu, diben al exiliu, la cárcel o podíen acabar afusilaes como Les Trece Roses.

Dende llueu nuna democracia enxamás ser homosexual pue ser un delitu, pero nesti réxime señalaben a esti coleutivu como enemigu a eliminar, ensin dulda, namás nuna dictadura los «maricones», que yera como los llamaben con odiu, son torturaos, encarcelaos o afusilaos ensin nengún motivu, como lo facía’l réxime franquista.

El dirixente de Vox, Benavente, argumenta tamién que Franco nun yera dictador porque nun facía llocures como Stalin o Hitler. ¿Qué nome-y pondría al fechu de qu’entá heba munches fuexes comunes escavaes nos cementerios, nes cunetes, caminos y carreteres de tol país, onde hai tantos cadabres rogando ser reconocíos? Sicasí, Franco foi dos veces enterráu, la primera con honores de xefe d’estáu énte una multitú de xente, la segunda, recoyida y digna. La so familia pue dir a lleva-y flores cuando-y pete. Contrasta cola imposibilidá de les families d'a lo menos más de 114.226 desapaecíos forzaos que siguen nes cunetes y ensin identificar.

¿Cómo’l secretariu xeneral de Vox, Ortega Smith, tien la poca vergoña de dicir que los afusilamientos franquistes fueron «con amor»? Nun se pue ser más ruin y miserable. ¿Seique l’amor ye la causa de tantes muertes, humildaciones y desapaiciones? Y lo peor, ¿como formaciones que dicen ser de centru derecha como Ciudadanos y el Partíu Popular, qu'habríen actuar como les formaciones conservadores europees refugando les dictadures, niéguense a denunciar el retrocesu en derechos en tolos sentíos que supunxo la dictadura franquista? Pero entá hai dalgo peor: gobiernen col sofitu de la ultraderecha española qu’afirma con arguyu, palabres del so presidente Abascal, que «los que defenden la obra de Franco tienen cabida en Vox». Una ultraderecha al que-y presta les fake news, ye dicir, les mentires y les medio verdaes, pa engañar a la xente. Yá son munches les encuestes que-y dan el tercer llugar a Vox nes eleiciones vinientes.

Si nun queremos volver a una sociedá machista, homófoba y estremista, de nacionalismu escluyente que castiga y desprecia a les muyeres, homosexuales ya inmigrantes, una sociedá marcada pola represión, l’adoctrinamientu y l’odiu, necesitamos posar los güeyos en formaciones como’l PSOE que, tal como diz el so presidente Pedro Sánchez, ye l’únicu partíu moderáu, sensatu, cabal «que mira con optimismu al futuru».

Comentarios

Fake news con amor

Cola ayuda de