Jacinda Ardern, l’almirada primer ministra de Nueva Zelanda, que foi la muyer más moza en presidir un Estáu, foi reelixida otra vuelta esti domingu pasáu con mayoría absoluta -un 47% de los votos-. Con malpenes 3 años nel cargu ye una de les muyeres más influyentes del planeta y un referente pa millones de persones. Con toa seguranza, el «jacindismu» medrará d’una manera espectacular con esta victoria arrasadora, al rodiu d’esta muyer qu’almira al presidente d’España y a la primer ministra de Dinamarca, y que se define como una socialdemócrata progresista, republicana, ecoloxista, animalista y feminista. Paez imposible nun la almirar depués de desaniciar dafechu’l patóxenu nel so país, daqué que fixo ensin duldalo. Cuando firmó’l pieslle estrictu de llendes yera consciente que tendría un impactu mui negativu nel sector turísticu de Nueva Zelanda pola cayida de turistes estranxeros, hasta tal puntu qu’estes midíes supunxeron una mengua del 12,2% PIB nel segundu trimestre de 2020 -el so peor nivel dende la Gran Depresión- y que la delda xubiría considerablemente. Tal como ella diz, nun foi fácil tomar un determín d’esta mena: l'impactu económicu de «confinar a una ciudá, una rexón o un país ye significativu, toos somos conscientes d'ello. Pero pa nós, escoyer ente la xente y la economía ye una dicotomía falsa, porque si pierdes la xente pierdes la economía». Güei resulta enguedeyao atopar a daquién que se dedique a la política que seya tan creyible, valiente y eficaz, al empar que sensible y comprometida colos más necesitaos: nesta llexislatura quier llograr unes cases asequibles pa tola xente y desaniciar la probeza infantil. 

Anguaño, el 90% de Xefes d’Estáu y de Gobiernu del mundu son homes, al igual que’l 76% de los parllamentarios, dalgunos con munchu poder, como Donald Trump, que llegó al poder faroliando, «les mios dos virtúes son la estabilidá mental y una intelixencia de verdá» y descubrimos qu’amás de misóxinu, ye prepotente, fanáticu ya intolerante. Menos del 10% de les naciones del mundu tán llideraes por muyeres, y tan solo 20 de 193 países. Con Ardern, col nomatu de lideresa anti-Trump, afloró una manera de facer política estremada a la de dellos collacios homes, que se dexen arrastrar por un nacionalismu exacerbáu entemecíu la vuelta al proteccionismu económico-comercial, con grandes dosis d’una relixosidá escluyente, un aisllacionismu políticu, que nun tien interés en frenar el racismu y l’odiu por razones étniques, o más bien lo afala.

Esperamos qu’otres politiques como Ardern, que nun desborden testosterona nes sos formes de gobernar y que tienen una gran disposición pa cooperar y a llevar alantre polítiques sociales responsables y solidaries, sepan tamién afrontar d’una manera exitosa la recuperación económica y social. Polítiques que comparten la mocedá y la ideoloxía d’esquierdes. D’esta miente la feminista Katrín Jakobsdóttir, de 44 años, primer ministra d’Islandia, que presenta como prioridaes el sistema sanitariu y los derechos de la comunidá LXBT, supo escuchar a los científicos pa ellaborar un exitosu plan contra la pandemia, mentanto que Mette Frederiksen, primer ministra de Dinamarca de 43 años, una feminista que llogró equiparar los sueldos ente entrambos sexos, na primer fola supo vencer al Coronavirus en tiempu récor. Finlandia, ún de los países que meyor se recuperó económicamente del coronavirus, y que tamién ye un referente na so xestión, tien paridá de xéneru nel gabinete, con una muyer al mandu del Gobiernu, Sanna Marin, la más nueva de toes. Sanna diz que’l suañu americanu ye más fácil de consiguir nos países nórdicos, «onde cada neñu, ensin dar más el so orixe o l’orixe de la so familia, pue convertise no que quiera». Por esti motivu, esperamos que na época poscovid estes polítiques comprometíes posibiliten verdaderes opciones pa que toles persones con problema d’esclusión puean meyorar les sos condiciones de vida.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Jacinda Ardern, un modelu a siguir

Cola ayuda de