Cronos, Aión y Kairos y el nuevu añu

Mariluz Pontón

ACTUALIDÁ

La vacuna de Pfizer necesita congelarse a 70 grados
La vacuna de Pfizer necesita congelarse a 70 grados POOL

01 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los antiguos griegos teníen tres dioses del tiempu: Cronos, Aión y Kairos. Cronos representa’l tiempu de tolos díes, el de l’axenda, el del trabayu, el de la vida cotidiana que nos dirixe; el de los güeyos atrapaos nos segundos, nos minutos, nes hores… Ye’l tiempu que nos devora, que nos supera, causante de que malpenes tengamos tiempu pa nada porque tenemos el tiempu ocupáu. Con Aión el tiempu del reló desapaez porque se centra nes acciones con sentíu, en recorrer los oxetivos y pasos adecuaos. El significáu lliteral de Kairos ye’l de «momentu oportunu» y representa’l tiempu importante, el de los acontecimientos, el de la vida plena marcada polos cinco sentidos. De él dicen que «ye meyor que dalgo» y que ye’l «meyor guía en cualesquier actividá humana». Suel tener un papel importante n’imprevisibles situaciones. Si queremos ver a Kairos pa que nos adueñemos del nuestru destín, más allá del “equí y agora”, necesítase tanto la observación silenciosa y análitica de nuestru entornu como ser sabedores de que merecemos lo meyor. Kairos tien bonos sentimientos, pero n’ocasiones compórtase como un dios caprichosu que pue perxudicanos. 

Acabamos el tiempu del añu 2020 nel que Cronos paró la nuestra axenda, el nuestru reló por unos meses, nel que Aión dexónos solos, desorientaos, ensin oxetivos y Kairos enseñónos la so cara más caprichosa pa que nun pudiéremos percibir les nueves oportunidaes que pudieren xurdir. Pero a pesar d’ello, la ciencia supo vencer a Cronos, y la rapidez, les prises y el trabayu desbocáu ficieron un auténticu milagru. Tamién venció a Aión, porque buscó incansablemente llograr el so oxetivu y fízose merecedor de que Kairos, al ver que nesta imprevisible situación los científicos facíen una observación silenciosa y analítica, nos diera un futuru col desarrollu d’una nueva vacuna a una velocidá vertixinosa (cuando les vacunes tradicionales podíen llevar 15 años o más en llograr esi oxetivu) que más pronto que tarde va poner fin a la pandemia.

Espero que l’añu que vien Kronos ayude a la ciencia pa qu’alcuentre más tiempu pa facer les pruebes necesaries, tratamientos, detectar nueves variantes p’axustar les estratexes que faigan frente a les nueves situaciones, yá que, tal como alvierte la Organización Mundial de la Salú (OMS), llamentablemente vamos ver más mutaciones de la Covid-19 lo que “supón retrocesos y nuevos desafíos”. Aión tien que ser la nuestra inspiración, necesítase la so ayuda pa centrar les nuestres acciones, que seya la guía de los nuestros pasos y, sobre too, que dea voluntá pa que, por mui cansaos que nos sintamos, nun baxemos enxamás la guardia na batalla escontra’l virus. Y por últimu, pidamos a Kairos un futuru, n’especial pa los más vulnerables y necesitaos, pa que puean tamién tener accesu a les nueves vacunes y nun xenere más desigualdaes como pasó nos años noventa cuando les patentes bloquiaron l’accesu a los países probes a los retrovirales coles consecuencies sanitaries, sociales y económiques que supón la falta d’estes melecines. El casu ye que va poco Canadá reservó dosis suficientes pa vacunar más de cinco veces a tola so población, el Reino Xuníu casi tres veces y la UE dos, mentanto hai 67 países que malpenes van poder protexer al 7%, mui lloñe del oxetivu de la OMS que pretendía vacunar al menos al 20% nos países probes l’añu próximu.

Nel fondu, con o sin Cronos, Aión y Kairos, necesitamos deprender de los progresos fechos, de les lleciones aprendíes pa disfrutar d’un nuevu añu llibre de pandemia. Pues asina les coses, ¡feliz añu y tolo meyor pal 2021!