El Nuevu Cine Asturianu, según Bande

La preocupación pol territoriu y por recuperar la memoria colectiva definen el cine asturianu

Un fotograma de «ReMine. El último movimiento obrero»
Un fotograma de «ReMine. El último movimiento obrero»

El cineasta Ramón Lluis Bande afirmó qu'una de les principales característiques del cine fechu y producíu n'Asturies ye que son películes que muestren «arguyoses la so pertenencia preocupada a un territoriu y a una realidá colectiva que quieren entender, esplicar y a la que se quieren dirixir».

Asina lo afirmó'l director na conferencia titulada Como una familia esin álbum fotográficu. Una mirada a un cine nacional asturianu posible, centróse nel cine fechu n'Asturies a lo llargo de les dos últimes décades.

Trátase, según Bande, d'una producción cinematográfica de non-ficción alloñada de les grandes productores de la industria española, rodada en formatos dixitales --polo tanto más baratos-- y que tien como principal calce de distribución los festivales de cine internacionales. Otra manera, son unos títulos produccíos énte «la pasividá cuando non el despreciu de les instituciones publiques», afirmó Bande.

Estes característiques axunten a «un grupu de directores y a una serie de películes que muestren arguyoses la so pertenencia preocupada a un territoriu y a una realidá colectiva concreta que quieren entender, esplicar y a la que se quieren dirixir», dixo.

Esi Nuevu Cine Asturianu nació nel añu 2000 y suma títulos como Historia d'un vezu, de Santos Hevia; 7337, de Sergio G. Sánchez --consideráu'l meyor curtiometraxe de ficción del cine asturianu--; Lluvina, de Luis Ruiz; Nenyure, de Jorge Rivero; Resistencia, de Lucinda Torre; El astillero, d'Alejandro Zapico; Remine. El último movimiento obrero, de Marcos Merino; el llargumetraxe de ficción Bernabé, de Pablo Casanueva; o'l curtiometraxe d'animación El diañu, de Samuel Fernandi.

Son un conxuntu de películes que participaron en dalgunos de los festivales de cine d'autor más importantes del mundu y que recueyen «una serie de característiques comunes que marcaríen, tanto no formal como no temático, esta realidá creativa que foi garrando un espaciu propiu destacáu nel sistema cultural asturianu de los últimos años», esplicó Bande.

El director indicó que'l Nuevu Cine Asturianu nun tien una industria detrás, anque «si que xenera y dinamiza l'empléu nel nuestru incipiente sector audiovisual». Con too, «la mayoría de los directores son tamién los productores de les sos películes», una situación que pa Bande permite dirixir histories «con más llibertá creativa», pero con una «financiación precaria qu'en dalgunos casos pue llevar a la desprofesionalización de los procesos y los resultaos».

Ente los temes comunes d'estes producciones Bande destacó'l de la identidá colectiva y el de «la propia existencia de la comunidá» pa, asina, «dar respuesta a la pregunta de qué ye Asturies güei». El director ve nos directores del Nuevu Cine Asturianu un interés «en volver a los traumes de l'Asturies del sieglu XX, que marcaron y siguen marcando d'una manera evidente'l presente políticu d'Asturies».

Asina, la Guerra Civil, la resistencia antifacista o la historia de la clase obrera y los sos conflictos llaborales son los temes centrales d'estes películes, «que lu entienden como continiudá d'una pasáu traumáticu ensin resolver». Por eso, Bande esplica qu'estos directores muestren al traviés de les imaxes «el compromisu con una comunidá, con un nosotros necesitáu de rellatu por poder siguir existiendo».

Otros temes son la desaparición de la vida rural asturianu, el procesu de desindustrialización «y, pa con él, la muerte de la conciencia de clase, que sostentó mientres décades el ser colectivu, son». Asina, munches d'estes películes tienen «un tonu elexáicu» al ser «cantos a un mundu que muerre» que va «camín de la desaparición por suplantación».

El paisaxe y el territoriu tamién tienen muncha importancia nel Nuevu Cine Asturianu, según comentó Bande, al ser un reflexu de la realidá cultural y social de les persones que lu habiten. Una mirada que s'esfrona cola idea d'Asturies como decoráu cinematográficu qu'ignora dafechu a les persones que viven nél y les histories propies del llugar.

Por eso, pa Bande, les películes del Nuevu Cine Asturianu redignifiquen el territoriu al devolvelu a los sos habitantes y, al empar, compartilu colos espectadores del mundu.

La llingua nel cine

La cuestión llingüística ye pa Bande una asignatura pendiente de la producción cinematográfica asturiana «que nun casa de nenguna manera col supuestu compromisu documental de la mirada desarrollada cinematográficamente».

Por eso, el cineasta reivindica que nel futuru más próximu, el Nuevu Cine Asturianu «reflexone de manera seria sobre la cuestión llingüística» y faiga un apueste «de manera clara pol asturianu».

«L'idioma ye la ferramienta meyor que tien el cine pa sorrayar la so pertenencia a una comunidá nacional concreta», sentenció Bande

Comentarios

El Nuevu Cine Asturianu, según Bande