Kirk Douglas y los cazadores de bruxes, si les bruxes son comunistes

Kirk Douglas dice haber tenido «una vida maravillosa»
Kirk Douglas dice haber tenido «una vida maravillosa» REUTERS

Redacción

Issur Danilovich, conocíu por Kirk Douglas, l’icónicu actor que tresmitía pasión y profesionalidá en películes como Espartaco, l’esclavu analfabetu que se rebeló escontra un imperiu, morrió va unos díes a los ciento tres años. A priori, escribir sobre un actor de sonadía, ricu, y dende’l mio puntu de vista con demasiada testosterona, nun m’atrái nada, pero paecióme necesario rendi-y un homenaxe al home valiente, progresista y solidariu que foi. Nel prólogu del so últimu llibru: Yo soy Espartaco. Rodar una película, acabar con las listas negras, George Clooney diz que la pasta colo que ta fechu Kirk Douglas ye de material sólido, y yo compártolo dafechu, yá que se xugó la so carrera y el so prestixu por dir a la escontra d’ún de los episodios más vergonzosos de la historia de Hollywood: les llistes negres.  

Fueron munchos los profesores d’escuela, sindicalistes, abogaos y doctores incluyíos en llistes negres per tola nación, pero foi la de Hollywood la qu’atraxo y siguió atrayendo la mayor atención de los medios de comunicación y d’historiadores. Unos 50 artistes y artesanos tuvieron problemes nel so puestu de trabayu por negase a revelar a la Cámara del Comité d'Actividaes Antiamericanes les sos idees polítiques y les sos actividaes, y actuar como informadores. Anque munchos nomes d’esi mundu revelaren el nome de los sos amigos énte l’amenaza de dir a prisión, Gari Cooper, Ronald Reagan o John Wayne collaboraron abiertamente cola causa anticomunista. Walt Disney denunció a dalgunos de los sos trabayadores más reivindicativos por posibles comunistes. L’antagonismu que los xefes de los estudios cinematográficos y los conservadores de Hollywood abrigaben escontra los militantes de sindicatos y los comunistes cuando revindicaben los sos derechos, ayudó coles infames llistes negres. Un actor llamáu Adolphe Menjou reflexa mui bien el clima d’odiu. «Soi un cazador de bruxes, si les bruxes son comunistes. Soi un acosador de los rojos. Gustaríame velos a toos de vuelta pa Rusia». Yera cierto que na Gran Depresión hebo intelectuales que consideraron qu’esi partíu ufiertaba una alternativa al capitalismu, pero más nada. Les pruebes sobre que los comunistes usaren les películes de Hollywood como vehículos pa la subversión yeren endebles: xiblar «La Internacional» nun descansu o falar de que yera meyor morrer de pie que vivir de rodiyes como dixo «La Pasionaria». 

La primer llista negra creóse en 1947. Tratábase de da-y un escarniu a los profesionales de la industria cinematográfica, sobre too guionistes, supuestamente miembros del Partíu Comunista de Los Estaos Xuníos. Llamaron namás a once testigos contrarios a declarar, Bertolt Brecht foi l’únicu qu’optó por contestar a les cuestiones del comité. Los otros diez negáronse a dicir si yeren o fueron del Partíu Comunista y si conocíen a dalguién que lo fuera, citando los sos derechos de llibertá d'espresión y aconceyamientu. Acusáronlos formalmente de desacatu al Congresu y los diez acabaron na cárcel; cuando salieron alcontrar trabayu foi un llabor perdifícil.  

Significativa yera la declaración del actor llamáu Lionel Stander. Confesó que sabía d’un grupu de fanáticos que taben acabando colos derechos de munchos artistes en Los Estaos Xuníos. Dixo que yeren «un grupu d’ex fascistes, de pro estadounidenses, y d'antisemites, xente qu'odia a tol mundu, incluyíos los negros, los grupos minoritarios y, bien probablemente, a ellos mesmos...» Stander falaba claramente del propiu comité. 

Ello ye qu’acabante d’entrar en prisión los Diez de Hollywood, la Guerra Fría empeoró. El Senador Joseph McCarthy comenzó a acusar a l’Alministración Truman de dar abellugu a los comunistes, y escomenzó la Guerra de Corea. L’anticomunismu yera agora’l lema dominante de la política de Los Estados Xuníos. Asina, organizaciones como La Llexón Americana batallaron escontra los que nomaben «subversivos». Acabaron cola carrera de muncha xente ensin nenguna opinión o asociación politíca sabida. Un exemplu claru tenémoslu nel guionista Louis Pollock al que como confundieron con Louis Pollack, un xastre californianu que se negó a cooperar, permaneció unos años ensin trabayar na industria del cine.  

Gracies al enfotu Kirk Douglas, que foi’l productor y protagonista d’Espartaco, de poner nos creitos de la superproducción el nome del so verdaderu guionista, Dalton Trumbo, llogró que Hollywood saltare les llistes negres y contrataren a guionistes, actores o directores prohibíos. Dalton dio-y les gracies por devolve-y el nome, pero la lleenda de Hollywood retrucó que nun entendía cómo pudo pasar dalgo asina nel so país. Douglas siempres tuvo fama d'actor progresista. Inclusive corrió’l rumor de que nun ganó l’Oscar poles sos idees. Al paecer, nun se consideraba comunista, pero tampoco anticomunista. Sobre manera odiaba a los delatores que denunciaron a los sos amigos por salvar los sos propios trabayos. Cuando rodó Espartaco yera un tiempu nel que l’aparatu propagandísticu americanu consideraba que los comunistes yeren unos demonios herexes, l’enemigu del pueblu americanu. «Agora, l'enemigu son los terroristes. Los nomes camuden, pero'l mieu permanez». Por esti motivu, la mio más fonda almiración a un actor qu’amás de solidariu, nun tenía pelos na llingua. Reconoció que la mayor parte de los estadounidenses honraos sabíen que lo qu'asocedía taba mal, pero facíen como si nun-yos importare. Él, sicasí, lluchó pa camudar la situación.

Dalgo asemeyao asocedió n’España a lo llargo de la guerra civil y nos años posteriores onde les denuncies fueron frecuentes, y en munchos casos nun fueron poles idees polítiques sinon por intereses espurios (normalmente pa quedar coles sos propiedades), anque se xugaba nesti casu cola vida de les persones. Güei n’España hai militantes de partíos ultraderechistes que traten de facer llistes negres coles persones que defenden los derechos de les muyeres, los colectivos LGTBI o cualesquier derechu social. Ye enforma peligroso qu’estes idees vayan calando na sociedá, na xente más mozo que nun vivió nin conoz los atropellos cometíos pola ultraderecha franquista. Namás espero que sigan l’exemplu de persones como Kirk Douglas que nun tuvieron mieu d’enfrentase a les inxusticies por defender una causa xusta.

Comentarios

Kirk Douglas y los cazadores de bruxes, si les bruxes son comunistes

Cola ayuda de