Los cinco mejores proyectos de una Asturias más reciclada

Estos son los cinco finalistas que representarán a la región en los premios europeos


Redacción

Promover buenas prácticas relacionadas con la reducción del volumen y la toxicidad de los deshechos ha sido la principal razón para que más de una centena de organizadores (empresas, ayuntamientos, colegios, asociaciones, etc.) hayan participado en la Semana Europea de la Prevención de Residuos 2016, una iniciativa coordinada en Asturias por Cogersa entre los días 19 y 27 de noviembre, en la que se llevaron a cabo más de cien acciones en 24 municipios diferentes.

Según la jefa de Calidad y Desarrollo del Consorcio, Elena Fernández, el objetivo de la campaña, en la que participaron países de toda la UE y cinco comunidades españolas, entre las que se encuentra el Principado, «es sensibilizar a los ciudadanos de la importancia de reducir, pues el mejor residuo es el que no se genera, pero también de reutilizar y de reciclar».

Los cinco finalistas de esta edición, en la que participaron 42 centros educativos, 17 empresas privadas, 12 públicas, 7 organizaciones solidarias y 6 colectivos de diversa índole, serán los encargados de representar a Asturias en los Premios Europeos de Prevención de Residuos, que tendrán lugar el próximo mes de mayo en Barcelona.

MG LAB se come Gijón

La agencia de comunicación y organización de eventos, MG LAB, ha sido la ganadora en la categoría de empresa privada gracias a la celebración de «Gijón se come», el primer festival gastronómico sostenible. En el evento, que contó con unos 2.500 visitantes y más de 150 profesionales del sector en sus tres días de apertura, se desarrolló un amplio programa de actividades cuyo tema principal fue la gastronomía. Contenedores de reciclaje repartidos por los más de 6.000 m2 del recinto, los food trucks, el uso de una aplicación para evitar la impresión del menú durante el festival, la realización de diversos platos en directo, los carteles de sensibilización, la firma de libros o los talleros infantiles, fueron algunas de las actividades que tuvieron lugar durante las 30 horas de duración del festival.

«Gijón se come» ha conseguido reciclar 200 kg de basura orgánica, 27 de envases y 52 de cartón. Asimismo, se redujo al mínimo el uso de vidrio puesto que el 99% de las botellas eran retornables y el aceite de los showcooking se recogió para su reutilización. La originalidad y conciencia por el medioambiente de la empresa asturiana no solo ha hecho que el festival se convierta en finalista en la Semana Europea de la Prevención de Residuos, sino también en un punto de referencia de la gastronomía en el norte de la Península.

La gestión de residuos de Emulsa

Emulsa ha conquistado a grandes y pequeños al conseguir que alrededor de 5.000 personas participasen en la treintena de acciones que la empresa municipal puso en marcha durante la semana dedicada a la gestión de residuos.

El programa contó con diversas actividades en colegios que permitieron ver la creatividad de los alumnos participantes. Un concurso de dibujo de camisetas sostenibles, o la creación de todo tipo de objetos a partir de materiales reciclados hicieron que los niños, además de divertirse, se sensibilizasen con el medioambiente. Asimismo, la campaña de recogida de colillas sirvió para concienciar a los más pequeños del problema que estas generan en el medioambiente. Pero no solo los estudiantes han sido los protagonistas, ya que también se organizaron visitas guiadas y charlas explicativas en los Puntos Limpios con el fin de que los vecinos se informasen de cómo se gestionan los residuos. Además, en el rastro semanal que tiene lugar en Gijón, se produjo un reparto de bolsas de tela para disminuir el uso del plástico.

 Riquirraque Emaús Asturias

Bajo el lema «Contra el cambio climático, yo reutilizo, ¿y tú?», la Asociación Riquirraque calculó la cantidad de dióxido de carbono que disminuye al adquirir productos reutilizados. De esta forma, no solo se consiguió persuadir a los ciudadanos de los efectos positivos que esto conlleva, sino también un notable aumento de las compras en los comercios especializados en este tipo de artículos.

Otra de las acciones promovidas desde la fundación fue la colocación de más de una veintena de contenedores en los que depositar material que pudiese ser aprovechado por entidades sociales. Gracias a esta idea, que lleva por nombre «Mejor que tirarlo, que cambie de mano», se alcanzan beneficios ambientales y también sociales.

Movilizados por el IES Alto Nalón

La fabricación de bolsas de regalo con bricks de cartón, las visitas a la nave del Banco de Alimentos en Oviedo para conocer su funcionamiento y objetivos, o la elaboración de briquetas a partir de papel reciclado, fueron solo algunas de las labores realizadas por los alumnos del instituto Alto Nalón.

Así, con el eslogan «Movilízate por la selva» los estudiantes llevaron a cabo una recolecta de móviles usados para sumarse a la iniciativa mundial que promueve el Instituto Jane Goodall, cuyo objetivo es contribuir a la protección de los chimpancés en países africanos. El centro logró lo necesario para apadrinar a un ejemplar.

Fundación Mar de Niebla

«Marea comunitaria Triple R», es el nombre del proyecto con el que participó la fundación social. Rocío Álvarez, responsable de programas educativos de Mar de Niebla, ha señalado que «hemos querido hacer cosas concretas en el barrio de La Calzada, como un mercadillo de segunda oportunidad, una charla-taller sobre compra responsable o un ciclo de cine». Además, aprovechando la popularidad del famoso juego «Pokemon Go», la asociación impulsó «A la caza de Pokebasura», una propuesta que consistía en realizar fotografías a aquellos residuos que se encontrasen tirados en la calle y subirlas a las redes sociales con el hastag #barriolimpio.

Implicación

Otra parte de la programación del Consorcio durante la SERP fue la jornada técnica sobre compostaje doméstico en la que se presentaron los propósitos y novedades de la campaña de 2017, además de la entrega de premios del concurso temático «Hago buen compost», en el que se reconocía a los participantes con mejores resultados de la presente edición o la «Recogida solidaria de objetos usados a beneficio de la fundación social Emaús Asturias», plan común que ya se realizó en la edición pasada y cuyo primordial objetivo es «lograr la implicación ciudadana en la donación de unas 12 toneladas de enseres del hogar y cachivaches que estén en buen estado» para su posterior reutilización. Cada kilogramo recogido equivale a casi cinco minutos de empleo «en colectivos con especiales dificultades de acceso al mercado de trabajo».

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Los cinco mejores proyectos de una Asturias más reciclada