La escenificación del alto al fuego del PP en Avilés

Mercedes Fernández y Carmen Maniega miden sus fuerzas y ni se saludan en un multitudinario acto

Mercedes Fernández y Carlos Rodríguez de la Torre
Mercedes Fernández y Carlos Rodríguez de la Torre

Avilés

Nunca una charla sobre el impuesto de sucesiones había generado tanto morbo. Mercedes Fernández visitaba hoy Avilés para hablar de la que ha venido siendo en los últimos años una de sus armas políticas contra el gobierno de Javier Fernández y lo hacía también para poner fin, al menos de cara a la galería, a la guerra que mantiene con la dirección del PP de Avilés porque, como ella misma asegura, «no estoy en guerra con nadie, no tengo tiempo». Lo que parecía ser un alto al fuego se convirtió en una forma de que la presidenta de los populares asturianos y la de los avilesinos midieran sus fuerzas en un acto que resultó  multitudinario. Carmen Rodríguez Maniega pidió hace una semana la unidad del PP y juntos estuvieron en la sala de un hotel avilesino, pero no revueltos. También pidió a la junta local del partido en la ciudad que acudiera a la charla de Fernández, y así lo hicieron.

Rodríguez Maniega se situó en un segundo plano, tanto que no recibió a su presidenta a la puerta del hotel, sino que 10 minutos antes de que diera comienzo la charla accedía a la sala y se situaba en segunda fila junto a miembros de su directiva. El encargado de hacer de anfitrión, y el que se sentó en la mesa presidencial junto a Fernández, fue Carlos Rodríguez de la Torre, portavoz municipal y posicionado del lado de la dirección del PP regional, como otras dos ediles avilesinas, en la crisis abierta desde hace meses y que se hizo pública hace semanas. Pero Maniega se rodeó de los suyos, de los afiliados que en este tiempo se han puesto de su lado en todas las controversias posibles y de los concejales que son próximos a ella, aunque se notó la ausencia del expresidente del PP de Avilés. Joaquín Aréstegui, que abandonó el cargo cuando se le imputó en el caso Pokémon y es muy activo en las reuniones del partido, no se dejó ver en la charla de Fernández. Acudieron muchos avilesinos, pero también representantes populares llegados de diversas localidades asturianas, como de municipios vecinos o de la Junta general -estaba casi todo el grupo parlamentario, todos ellos del lado de Mercedes Fernández.

La escenificación de paz no fue posible porque las dos «contendientes» no llegaron siquiera a intercambiar un saludo o palabra alguna, al menos durante los primeros minutos, mientras la prensa se encontraba presente. La situación de distancia fue tal que a pesar de las preguntas de los periodistas por la situación del PP de Avilés Fernández no quiso hablar del asunto remitiéndose a las declaraciones ya realizadas por su secretario de organización, Luis Venta. «No sigo el día a día, ni con detenimiento», dijo. Ante la insistencia reconoció que «tengo las cosas clarísimas y el PP nacional también». Tanto los populares avilesinos como los asturianos pusieron en conocimiento de Génova la situación financiera del grupo local, al que el gerente retiró 15.000 euros, provenientes de tres fondos de inversión, que desde Avilés aseguran proceden de los ahorros de la formación en 2008. Esto fue hace varios días y hasta el momento no ha habido respuesta de Madrid. «Con claridad y transparencia se avanza siempre», declaró Fermádez. El PP regional acusó a la dirección avilesina de ocultar ese dinero, algo que ella negó puesto que el gerente tenía acceso a la cuenta bancaria en que se ingresaban los intereses trimestrales derivados de los fondos de inversión.

Preguntada directamente por su relación con la presidenta del partido a nivel local Fernández únicamente apuntó que «Carmen (Rodríguez Maniega) es una chica a la que conozco hace mucho tiempo», algo público y notorio puesto que la incorporó a su equipo hace años como vicesecretaria de Política Municipal, puesto que semanas atrás le arrebató para dárselo a De la Torre. Para él sí tenía palabras: «mi relación con quien yo quiero, y el PP quiere, que sea alcalde de Avilés y su equipo es magnífica y todo el PP tiene que trabajar para que así sea, porque toca también cambio en Avilés». A lo que tampoco quiso responder Fernández fue a si se plantea instaurar una gestora en el PP local, la única fórmula que tiene para arrebatar la dirección del partido a Rodríguez Maniega. Al menos hasta que se celebre el próximo congreso local, para lo que aún faltan varios meses.

Comentarios

La escenificación del alto al fuego del PP en Avilés