El Principado decide mañana sobre la alerta ambiental de Avilés

La Voz AVILÉS

AVILÉS

PACO RODRÍGUEZ

El Gobierno estudia las mediciones y la situación atmosférica para decidir si activa el protocolo por contaminación

31 oct 2016 . Actualizado a las 20:54 h.

El Principado decidirá mañana, martes, si declara el nivel de prealerta por problemas con la calidad del aire en la zona de Avilés. La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente achaca a la estabilidad atmosférica la superación de los valores límites de partículas en suspensión durante el fin de semana en alguna estaciones de la red. Medio Ambiente esperará a conocer las últimas mediciones de partículas que se registren en las estaciones y los pronósticos de la Agencia de Meteorología, antes de actuar. En el caso de que por tercera jornada consecutiva se registraran valores altos de partículas y se mantuvieran los pronósticos de estabilidad atmosférica, reunirá a la comisión de seguimiento para activar el protocolo anticontaminación y tomar las medidas oportunas.

La Administración asturiana ha confirmado que la superación de los límites se detectaron en las estaciones de Llano Ponte, plaza de la Guitarra y Salinas, con valores de media diaria de PM10 que oscilaron entre  52 y 60 microgramos/m3 (el valor límite es de 50). También se registraron valores altos en las partículas de menor tamaño, PM2.5,  que se miden en la estación de Salinas, con medias diarias de 36 y 37 microgramos/m3 el sábado 29 y el domingo 30, respectivamente (el valor límite diario es de 25). En la estación de Las Arobias, aunque se produjo algún pico de contaminación, no se superaron los límites durante el fin de semana.

Las explicaciones

El Principado ha explicado que en situaciones normales el aire se mueve constantemente, tanto en sentido horizontal, por la acción del viento, como en sentido vertical, por la diferencia de temperatura entre las capas de aire. Habitualmente, la temperatura del aire disminuye con la altura, las capas más calientes están en la parte inferior, lo que facilita el movimiento vertical ascendente. Sin embargo, distintos fenómenos meteorológicos pueden modificarse este comportamiento, llegando incluso a invertirse. Esto supone que aumenta la temperatura con la altura, lo que impide la dispersión vertical de los contaminantes, muy especialmente cuando se produce la inversión en las capas más bajas de la atmósfera. Medio Ambiente precisa que esto ocurre con mayor frecuencia en otoño e invierno, cuando se mantienen situaciones anticiclónicas durante varios días y esto es lo que considera que está pasando.