Mercedes Fernández usa la estrategia Rajoy en la crisis del PP de Avilés

La dirección regional no interviene en la guerra abierta a costa del presupuesto y niega tener comunicación de la junta local

Mercedes Fernández y Carlos Rodríguez de la Torre, en un comité ejecutivo regional del PP.Mercedes Fernández y Carlos Rodríguez de la Torre, en un comité ejecutivo regional del PP
Mercedes Fernández y Carlos Rodríguez de la Torre, en un comité ejecutivo regional del PP

Avilés

Mercedes Fernández ha decidido emular a Mariano Rajoy y utilizar la estrategia de no hacer nada para poner freno a la última crisis abierta en el seno del PP de Avilés. La junta local decidió ayer que sus concejales se abstuvieran en la votación del presupuesto de mañana, para facilitar que el gobierno tenga cuentas propias el próximo año, con la mitad del grupo municipal en contra de esa idea y de las formas en que se alcanzó el acuerdo. A menos de 24 horas para que se celebre la sesión en que los seis concejales del PP -como los del resto de la corporación- deben posicionarse no se sabe aún qué harán la mitad de ellos, poniendo en riesgo la aprobación del presupuesto y una brecha cada vez mayor dentro de la formación popular. Mientras tanto en el PP regional, cuya dirección es afín con los concejales que quieren votar en contra del presupuesto, no han hecho nada y en todo caso actuarán en función de lo que ocurra en el pleno.

Los estatutos del PP determinan que cuando haya que decidir el sentido del voto de asuntos importantes en las instituciones, como es el caso de favorecer la aprobación de presupuestos de otros grupos municipales, el consejo ejecutivo regional debe dar el visto bueno a esa decisión. Así lo hizo la semana pasada, cuando los populares de Gijón manifestaron su intención de aprobar el presupuesto de Carmen Moriyón para 2017 y cuando la propia Mercedes Fernández planteó apoyar las cuentas autonómicas del próximo año. No hubo objeciones.

Hace siete días

Pero la semana pasada el PP de Avilés no tenía ningún tipo de acuerdo con el PSOE para permitir que saliera adelante el presupuesto. Todo lo contrario, hasta entonces se habían manifestado bastante críticos con el gobierno local y su forma de entender las negociaciones. En los últimos días las cosas cambiaron y la dirección del PP avilesino presentó a su junta local un grupo de acuerdos -asuntos ya incluidos anteriormente o tan dispersos como incrementos de partidas sin concretar cantidades económicas- por los que entendía que merecía la pena favorecer su aprobación. Los 18 miembros de la junta local presentes lo apoyaron por unanimidad, minutos después de que el portavoz municipal, Carlos Rodríguez de la Torre, abandonase la sede popular. Pero la decisión se tomaba cuando apenas quedaban 38 horas para que se iniciara el pleno en que se verían las cuentas municipales.

A contrarreloj las posibilidades de que el comité ejecutivo regional, o cualquier órgano autonómico, se pronunciase sobre el asunto eran mínimas. Y así ha sido. En el PP asturiano no solo no han dicho nada sobre el asunto sino que niegan conocer oficialmente lo decidido por la junta avilesina. Y eso que su vicepresidente, Alfonso Araujo, ha asegurado que “ha habido mensajes, llamadas y se ha enviado un correo” con lo acordado en Avilés. En el PP regional niegan que así sea y aseguran que lo que saben del asunto es a través de los medios de comunicación. Además, apuntan a que el comité ejecutivo regional se reúne con cierta asiduidad, más o menos una vez al mes, y que no está previsto vaya a hacerlo próximamente. De hecho teniendo en cuenta que tuvo un encuentro la semana pasada es de esperar que no haya otro hasta el próximo mes de enero. Para entonces el presupuesto de Avilés podría estar ejecutándose.

Incógnita de qué votarán los concejales del PP

Araujo también confirma que, aunque comunicaron al PP regional la decisión de la junta local, no han obtenido ningún tipo de respuesta, por lo que su intención es votar mañana en consecuente con lo decidido. «Si no hay comunicación la decisión es firme», asegura. La incógnita es cuántos concejales acatarán esa decisión. El portavoz asegura que aún no sabe qué hará. «Mañana veremos. No puedo decir ni que me voy a abstener ni que votaré que no porque esto cambia de un día para otro», asegura Carlos Rodríguez de la Torre. Otras dos concejalas, Ana Bretón y Reyes Fernández Hurlé, se espera que actúen como él. De este modo quedarían tres concejales fieles a la decisión de la junta local y uno de ellos, Constantino Álvarez, es probable que se abstenga del pleno por el fallecimiento de su esposa esta madrugada. Una edil de IU, Llarina González, no acudirá por encontrarse realizando un voluntariado en el Sáhara y tampoco se espera que acuda Juan Cuesta, quien tras su expulsión de Ciudadanos no ha vuelto a participar de la vida municipal. La otra edil de la formación naranja ha anunciado su abstención y los concejales de Somos, IU y Ganemos -que suman ocho votos- anunciaron que se posicionarán en contra. Para sacar adelante el presupuesto el PSOE necesita la abstención de todos los ediles del PP. En caso de que alguno más se abstuviera o votara en contra no habría cuentas y la crisis dentro del PP avilesino se habría encrudecido aún más.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Mercedes Fernández usa la estrategia Rajoy en la crisis del PP de Avilés