El PSOE de Avilés, gran vencedor de la guerra interna del PP

La junta local popular apoya abstenerse para favorecer que se apruebe el presupuesto y el portavoz municipal lo rechaza

Junta local del PP de Avilés.Junta local del PP de Avilés
Junta local del PP de Avilés

La guerra abierta en el PP de Avilés desde hace meses aún no tiene un claro vencido, pero de momento parece que lo que está claro es quien sale ganando y no es otro que el PSOE de Avilés, su supuesto enemigo político. Las tensiones y tira y aflojas entre el sector afín a la presidenta local, Carmen Rodríguez Maniega, y el que se posiciona más cerca de la presidenta autonómica, Mercedes Fernández, encabezado por el portavoz municipal ha hecho que unos y otros mantengan distintas posturas frente qué hacer con el presupuesto del gobierno local y, de momento, todo apunta a que saldrá adelante gracias a la abstención del PP. La junta local del PP aprobó a última hora del martes que los concejales se abstuvieran, algo que apoyaba Rodríguez Maniega, que cuenta con el respaldo de tres de los seis concejales del grupo municipal. Otras dos ediles no acudieron a la reunión y el tercero en discordia es el portavoz, Carlos Rodríguez de la Torre, que la abandonó después de defender votar que no al presupuesto y criticar que lo hubieran apartado de las negociaciones. A continuación, la junta local, por unanimidad de los 18 miembros presentes, se posicionaban a favor de la abstención. La decisión deberá ser ratificada por el PP regional.

Los estatutos de los populares establecen que aunque las juntas locales tienen independencia a la hora de en qué sentido votar en los plenos determinados asuntos, dada su importancia, han de ser vistos por el comité ejecutivo regional. Es el caso de apoyar o favorecer que salgan adelante las cuentas de otra formación. «Vamos por el libro y la decisión la vamos a someter al comité o al órgano que pueda», explicaba el vicepresidente del PP de Avilés, Alfonso Araujo. Y es que el reloj corre en su contra porque mañana a las 10 de la mañana empieza el pleno en que se debatirá sobre el presupuesto. Algún órgano o representante del PP autonómico debería decir algo sobre el sentido del voto de los concejales avilesinos a lo largo del día de hoy. «Entiendo que es una formalidad y que lo propuesto va en la línea de lo que estamos haciendo», indicó Araujo, en referencia al apoyo del PP a las cuentas autonómicas o las del Ayuntamiento de Gijón. «Avilés no puede ser una excepción», sentenció. Considera que el PSOE iba a poder contar con presupuesto propio, con o sin la ayuda de su formación, aludiendo a la cuestión de confianza a la que podría someterse la alcaldesa.

«Si fuera viable un candidato y presupuesto alternativo podríamos ir por ahí, pero sabemos que no es posible -requeriría la unión del PP con otros grupos de la oposición como Somos e IU-, así que sería el no por el no», afirmó Araujo, que entiende que al favorecer la aprobación de las cuentas antes del 31 de diciembre, y evitando la cuestión de confianza, «no creamos problemas nuevos a los avilesinos, no dilatamos las cuestiones durante dos o tres meses más». La visión que tiene su portavoz municipal es la opuesta, a pesar de partir del mismo razonamiento. «Avilés va a tener presupuesto de todas formas, así que necesitábamos una propuesta más potente, no quitar cosas para poner otras», indicó Rodríguez de la Torre, quien desde hace semanas reivindica que el PSOE les debía haber pedido sugerencias cuando empezó a elaborar el presupuesto y no presentarles una propuesta cerrada a primeros de diciembre.

Cuando abandonó la junta local del PP de Avilés, con cierta bronca, lo hizo tras criticar las formas de miembros de su partido y de los socialistas avilesinos, a los que acusa de «haber entrado en nuestra casa a dividirnos», por «apartarme de las negociaciones» y al entender que «no nos dan -en referencia al gobierno- nada. No me vale la reforma de El Muelle, que ya la habían dicho, ni que se van a incrementar partidas ni hacer obras en Brigadas Internacionales cuando el Ayuntamiento no recepciona la obra». Para el portavoz municipal del PP todas las propuestas presentadas como un acuerdo por parte del otro sector de la formación es papel mojado. Araujo, por su parte, las defendía, poniendo especial énfasis en la promesa de negociar a qué destinar el remanente de tesorería, que se calcula sobrepase los dos millones de euros.

¿Qué votarán los concejales del PP?

Todo apunta a que hasta última hora no se sabrá qué votarán los concejales del PP de Avilés en el debate del presupuesto, ya que incluso podría darse una división del voto, lo que acarrearía que las cuentas no salieran adelante. La división del grupo es a partes iguales, por lo que, si tres ediles -los críticos con la presidenta local- votasen en contra, la abstención de los otros tres sería insuficiente para sacar adelante las cuentas, tras el rechazo anunciado de los grupos de Somos, IU y Ganemos. Rodríguez de la Torre aseguraba anoche que aún no había decidido qué votar e insistía en que la junta local debe cumplir la disciplina del partido que pasa por recibir el visto bueno del comité ejecutivo regional. Araujo aseguraba que «no contemplo que haya concejales que no voten lo dicho por la junta local. Entiendo que ocurrirá como con las ordenanzas, que aunque hubiera diversidad de opiniones acataron lo dicho por la junta». Entonces el portavoz municipal y sus dos concejales más próximas se mostraron contrarios al acuerdo alcanzado por el otro sector del partido y las formas utilizadas. La historia ha vuelto a repetirse.

Comentarios

El PSOE de Avilés, gran vencedor de la guerra interna del PP