Fran Rivera, de vinos en Avilés

«Opino de todo en la bodega, pero a veces cuando me hablan de vino es como si me hablaran en chino mandarín», afirma el torero

Francisco Rivera cata un vino.Francisco Rivera cata un vino
Francisco Rivera cata un vino

Avilés

¿Cómo un torero acaba metiéndose en el mundo del vino? Era la pregunta obligada para Fran Rivera a su llegada esta tarde a Avilés. Y reconoció que «por casualidad» y que, de hecho, de caldos no entiende demasiado y cuando se ve en apuros pide consulta a sus otros socios: Mayte Geijo y Roberto Martín. La bodega ha sacado Acontia, un proyecto en que se incluyen seis caldos para el mercado nacional,y quién mejor que Fran Rivera para venderlos. Asistió, junto a otro medio centenar de personas, a una cata organizada dentro del festival Famous Wine Festival y en la que se degustaron dos de sus especialidades, un cava de Julio Salinas, un blanco de Juan Mari Arzak y un tinto de 20 años de Frank Sinatra. Sí, la gracia de este certamen es que todos los vinos que participan llevan el nombre de algún personaje famoso asociado. En el caso de Fran Rivera él mismo reconoce que en la bodega «me hacen partícipe de todo, opino de todo, pero a veces es como si me hablaran en chino mandarín».

Su entrada en el mundo del vino le vino de la mano de sus socios, a quienes conocía precisamente del mundo del toreo. «Me contaron su proyecto y me sedujo la pasión con la que hablaban de sus vinos». Y desde entonces van seis años colaborando juntos. Ahora que su retirada de los ruedos es próxima Rivera no descarta que vaya a involucrarse más en cuestiones vinculadas al vino, sobre todo con la promoción porque, según asegura, «participo lo justo». Eso sí, tiene claras cuáles son sus preferencias: el tinto y el rosado de la bodega, especialmente el último lo recomienda «para verano, es espectacular, aunque no sé si de eso tenéis mucho aquí», bromea. Cuando se le pregunta con qué vino se tomaría una fabada duda y recurre a lo que dice siempre hacer en estos casos: «llamo a Mayte». Ella explica que uno de los vinos elaborados en Toro, de seis meses, es la mejor opción. «Es fresco y limpia», apunta.

La vinculación del hijo de Paquirri con la bodega es doble, no sólo por ser socio, sino porque la producción se realiza en dos localidades tienen mucha relación con su familia: Toro y Ribera. El sentimiento patrio está marcado en el hecho de que cuentan con roble de Navarra, algo poco habitual porque las propias bodegas españolas optan por madera de otros países. Ellos exportan fuera, a cerca de una treintena de países, pero allí envían vinos «como si fueran un traje a medida», al tenor de las peticiones propias de quienes se los encargan y de las características del mercado local. Acontia, al contrario, está dirigido al público español. ¿Qué tiene de especial? «Entendemos que el vino va al lado de la comida, pensamos que tienen que maridar, combinar y estos van bien con nuestra gastronomía», explica Geijo.

Bombones de vino

Pero no sólo vino vino a promocionar Fran Rivera a Avilés, sino también bombones de vino que, como aclara, «no están rellenos de vino». La bodega ha elaborado seis variedades a partir de las otras tantas que tienen de vino. «Nos llevó dos años conseguirlo. Trabajamos de dentro afuera, en cuatro capas, con un chocolate top», explica Geijo. «Queríamos que fuera agradable tomarlo», subraya. Y asegura que el vino que producen «se democratiza», por eso sus botellas se venden a partir de 5,5 euros, llegando algunas a sobrepasar los 20 euros. Tanto ella como Rivera aseguran que ahora no existe burbuja entorno al vino, «ha habido burbuja de casi todo». «Al final se profesionaliza, las burbujas se pinchan», declara la socia del torero.

Ellos son de los que llevan seis años participando en el Famous Wine Festival, pero en sus ocho ediciones han sido varios los caldos con nombre de famoso que se han quedado por el camino. Otros funcionan tan bien como el primer día. Es el caso del de Francis Ford Coppola, uno de los más demandados. Entre las novedades de este año había un txakoli Eneko Atxa y un rosado de Juan Mari Arzak que también están siendo muy solicitados. De hecho esta edición está siendo una de las que más ventas está reportando para los hosteleros de la comarca de Avilés. Han sido seis los locales que han tenido que pedir más botellas, porque se les había agotado. Se calcula que se superen las 10.000 consumiciones que se tomaron de media en ediciones anteriores. Hasta el domingo 18 vinotecas de Avilés y Castrillón seguirán ofreciendo los vinos de los famosos a un precio de entre 2,2 y 4,2 euros la copa.

Comentarios

Fran Rivera, de vinos en Avilés