La suerte de los novatos de Avilés

Los propietarios del estanco de Severo Ochoa se estrenan en la Lotería con un décimo por máquina de un 5º premio

Estanco de la calle Severo Ochoa, que vendió por máquina un décimo del quinto premio 580
Estanco de la calle Severo Ochoa, que vendió por máquina un décimo del quinto premio 580

Avilés

«Hemos dado un 5º premio». De esa forma saludaban esta mañana a los clientes en el estanco de la calle Severo Ochoa, sorprendidos por la presencia de cámaras de televisión y periodistas en el local. Han vendido un único décimo de un quinto premio de la Lotería de Navidad que les ha sabido tan bien casi como si hubiesen dado el Gordo. Es su primer sorteo de Navidad y el primer premio que dan a sus clientes, aunque en esta ocasión haya un único agraciado que sacó el número por máquina y cuya identidad es un incógnita. «Puede que hubiera pedido la terminación o que a alguien no lo gustó y se lo llevó otro después de que lo pusiéramos en el cristal», explica Olga Sambricio, responsable del estanco. Alguien compró en este local de Avilés un boleto con el número 580 y ahora es ganador de 6.000 euros, que ya puede cobrar a partir de esta tarde.

«Empezamos aquí en mayo y hasta ahora no habíamos dado nada», apunta Sambricio, que aún mantenía la ilusión de poder repartir más fortuna a lo largo de la mañana. Su deseo era que tocara el número de la casa, que coincide con la fecha en que compraron el negocio. «Ese se vendió todo entre los clientes, lo agotamos en verano y cuando devolvieron números de otras administraciones vendimos más», explica. En ese caso el reparto de la suerte habría sido mucho mayor porque de momento, el hasta ahora único agraciado con un gran premio de la Lotería de Navidad en Avilés, guarda secreto sobre su identidad. El cava estaba guardado a la espera de que saliera un premio más alto.

«Ya decía yo que nos íbamos a estrenar bien», apostilla Lucía Fernández, mientras despacha a clientes que le dan la enhorabuena por el trabajo y con la intriga de saber si entre sus vecinos está el afortunado con el quinto premio. Ninguna de las personas que trabajan en el estanco de Severo Ochoa tenía experiencia previa dando premios de la Lotería, pero cuenta con un arma secreta: una perra llamada Lua, que ayer posaba ante los medios de comunicación con absoluta naturalidad, sin saber que es a la que su dueña responsabiliza de la fortuna dada a un cliente.

Repite dando un premio de la Lotería

Se da la curiosa casualidad de que quien le traspasó el negocio a Sambricio se despidió dando el año pasado también un premio, en esa ocasión fue un cuarto premio de la Lotería de Navidad. Por aquel entonces un 59.444 le supuso 20.000 euros a alguien que podría ser un vecino de El Carbayedo, teniendo en cuenta lo fiel que es la clientela en el barrio. Había sido también el primer premio que daba en la Lotería de Navidad.

A falta de las pedreas y terminaciones este sorteo ha sido uno de los menos afortunados para Avilés, donde únicamente se ha vendido un décimo de un quinto premio. Hace 10 años aquí había tocado el Gordo, que repartió 45 millones de euros entre clientes de la administración de lotería de la calle Rivero y del bar Luarca, y que inició una racha muy afortunada de premios.

Comentarios

La suerte de los novatos de Avilés