La crisis de los caballitos dejará a Avilés sin ferial por tercera vez en un año

Noelia Rodríguez REDACCION

AVILÉS

Los feriantes reclaman instalarse en Las Meanas, algo que desde el Ayuntamiento se les niega aludiendo a un informe contradictorio

27 ene 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

En las fiestas de El Bollo del próximo mes de abril no habrá caballitos en Avilés. Será la tercera vez en un año después de que el verano pasado en San Agustín los feriantes declinasen acudir a la licitación de las parcelas del ferial o hacerlo en un número insuficiente para ponerlo en marcha. Lo que empezó como una negativa de unos 16 responsables de atracciones ha acabado por derivar en una crisis que volverá a dejar a la ciudad sin ferial. En el caso de las fiestas de El Bollo, además, se da la circunstancia de que no hay otra clase de atracciones infantiles, como ocurre en Navidad o las fiestas patronales. «Habrá cosas para los críos, pero no caballitos», reconoce la concejal de Festejos, Ana Hevia, después de que este viernes los feriantes no se hubieran presentado al proceso de licitación para ocupar el aparcamiento del centro deportivo Avilés, que dista menos de 300 metros de la pista de La Exposición, donde ellos reclaman colocarse, al igual que lo hacen otro tipo de actividades lúdicas, como el Festival de la Cerveza.

Los feriantes reconocen que se ha llegado a una situación en que «ambas partes somos cabezonas» y desde el Ayuntamiento de Avilés se habla de cumplir la legalidad de todo el proceso. De hecho aluden a la existencia de un informe técnico que no considera favorable la instalación de determinadas atracciones en la pista de La Exposición, sin contar que en determinadas fechas coincidiría con la colocación de escenarios y la celebración de verbenas. También apuntan a que faltando algo más de dos meses para las fiestas de El Bollo no se pueden modificar los plazos dados en el proceso de licitación. El mismo, que se publicó hace días, se determinaba que los interesados deberían presentar este viernes su solicitud, pero los feriantes argumentan que algunos de ellos se encuentran fuera de Asturias este fin de semana trabajando y que si se hubiera alargado ese plazo podrían hacerlo. «Si te mandan su documentación juegas con los papeles de otros y además está el tema de la protección de datos», asegura Miguel Castro. En una reunión que mantuvieron con la edil de Festejos les decía que servía con presentar la propuesta económica y más adelante ir subsanando aportando más. Además, también se podía hacer la solicitud de manera telemática.

Pero ante la imposibilidad de que todos los feriantes que habitualmente acuden a las fiestas de Avilés pudieran presentarse en la licitación decidieron que no lo hiciera ninguno. «No entendemos que no puede sacar a concurso la feria quedando aún dos meses y pico. Los plazos son los plazos pero qué más da ampliarlo tan solo dos días. Somos un sector muy, muy unido y si no pueden echar la estancia unos tampoco la vamos a echar nosotros», asegura Castro. «Llevamos muchísimos años yendo a Avilés, en algunas familias ya lo hacían sus abuelos y yo estoy atendiendo a niños de los niños que hace años se subían en las atracciones», explicaba el feriante dando muestras de la vinculación que tienen con la ciudad. Reconocía que, precisamente, los más perjudicados por la crisis de los caballitos son los menores, pero que también tiene un perjuicio económico para ellos, que en un año no se han puesto en Avilés, y para el propio Ayuntamiento. El precio mínimo para ocupar una parcela en las próximas fiestas de El Bollo iba desde los 180 euros a los 1.080 euros, dinero que cobraría el consistorio y que dejará de ingresar, al igual que ha ocurrido en anteriores fiestas. La cuantía fijada no parece un problema entre las partes, incluso apuntan a que es menos de lo que cobra el consistorio por ocupación de suelo público en otro tipo de eventos.