«Informe Nerón»: conversaciones clave de la vertiente asturiana de Pokemon

Las grabaciones, según Aduanas, prueban que Aquagest pagó una rehabilitación y alquileres a los populares Joaquín Aréstegui y Carmen Vega

La jueza Pilar de Lara en una imagen de archivo
La jueza Pilar de Lara en una imagen de archivo

Redacción

La trama del agua que investiga la juez De Lara de Lugo tiene varias vertientes, en función de las zonas en que actuaba la empresa Aquagest, que supuestamente «compraba» favores a políticos en donde tenía posibilidad de hacerse con un contrato público. Una de las vertientes del caso Pokèmon es la asturiana, por la que se ha imputado a cargos o excargos del PP como el que fuera consejero de comunicación del partido en Asturias, Joaquín Fernández Díaz, considerado el conseguidor de la trama de favores en el Principado; Agustín Iglesias Caunedo, exalcalde de Oviedo; o Joaquín Aréstegui, expresidente del PP de Avilés y su mujer Carmen Vega, que fuera concejal en ese mismo concejo en el momento en que el consistorio decidió convertir a Aquagest en su socio privado en la sociedad mixta que gestiona el agua desde 2009. Entre la documentación que ha llevado a imputar al matrimonio avilesino se encuentran varias conversaciones que mantuvieron, con posterioridad a la creación de Aguas de Avilés, con el conseguidor de la trama, y que se encuentran dentro del denominado Informe Nerón, en clara referencia al emperador romano y nombre que parece haber aparecido entre esa documentación.

De las llamadas telefónicas en que se ha grabado a Joaquín Aréstegui, a Joaquín Fernández y a Carmen Vega, así como de facturas y documentación contable encontrada en propiedades de todos ellos, los funcionarios de Vigilancia Aduanera han deducido que el matrimonio de políticos avilesinos recibió «prestaciones de servicio, toda una serie de bienes muebles y, probablemente, dinero, presuntamente del grupo Aguas de Barcelona, ya que la entrega se realiza a través de terceros y por métodos que pretenden ocultar el origen último». Todo esto se traduce en que, a través de otras personas o firmas, nunca desde Aquagest, se financió la rehabilitación de un dúplex de Avilés, el alquiler de otra vivienda en la misma localidad, cuyo contrato se puso a nombre de la mujer de Joaquín Fernández, así como gastos personales de la pareja popular. Entre ellos se encuentra una estancia de un día, en septiembre de 2009, en Las Caldas de Oviedo, de Aréstegui y otra persona más, cuya factura pagó Asturagua y superó los 610 euros. El nombre del expresidente del PP avilesino también aparece, junto a otras seis personas, en un apunte en que se refiere a un partido Real Madrid-Bilbao.

Entre la documentación que consta en el juzgado de Lugo también hay facturas de muebles, reforma, televisores, y material de obra, así como un presupuesto de reforma de duplex por 46.677 euros, fechado en septiembre de 2010. Se asociarían con uno de los inmuebles de Aréstegui en Avilés, pero estas facturas, conceptos y cargos coinciden con varios pagos encontrados en una carpeta de Fernández denominada «Avilés» y en la que se indica que se había pasado a un directivo de Aquagest. A ello se añade una conversación  telefónica entre directivos de dicha empresa en que se habla de obras en la estación depuradora de La Lleda y «se deduce que puede ser el concepto por el que se va a facturar los trabajos eléctricos que en realidad se están haciendo a Joaquín Aréstegui», según se recoge en el Informe Nerón.

Entre las llamadas grabadas y que tienen como principales interlocutores a Joaquín Fernández y Joaquín Aréstegui se recoge una, en que también aparece Carmen Vega, en que se habla del contrato del piso que Fernández les alquilaría pero que pagaría la empresa de aguas. El mismo no aparecería a su nombre, sino al de su esposa, «que es funcionaria de reconocida solvencia y prestigio y...persona que no va a dejar de abonar la renta», según llega a comentar el propio Fernández. A Fernández le urge tenerlo, para la matrícula escolar de su hijo, y acuerda que pasará por el despacho del PP en el Ayuntamiento de Avilés para recogerlo. «Si eso déjalo en un sobre cerrao, déjaselo a Marta», le dice Fernández a Vega, a quien Aréstegui se refiere varias veces como «la casera». Marta sería la que hasta hace unas semanas fuera secretaria del grupo municipal, pero que podría no saber nada del mismo porque las indicaciones de Fernández son: «ciérralo y tú le dices: ‘oye que le voy a dejar aquí una documentación para los de San Martín de aquí del ayuntamiento y tal’», a lo que Vega accede. Fernández fue presidente del PP de San Martín del Rey Aurelio. 

En las conversaciones entre Fernández y Aréstegui también aparecen, en enero de 2013, las reticencias de este último sobre alguien identificado como Jesús, al que supuestamente le ofrecerían 20.000 euros «por no hacer nada». Un mes más tarde comentan las noticias aparecidas en los medios en relación a supuestos casos de corrupción que implicaban a miembros del PP y cómo esto afecta al partido. Fernández habla en un momento de la conversación de que «cualquier friki: ‘no yo le di mil euros al PP de San Martín del Rey Aurelio...’, ‘pues sé yo que pagaban, Joaquín pagaba diez euros en un sobre...’». También se han intervenido conversaciones a directivos de Aquagest en que se hace referencia a alguno de los implicados en el informe Nerón, como una de noviembre de 2012 en que se habla de Joaquín Fernández, a quien definen como «fantasma», «chorizo» y «más facha que Franco».

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

«Informe Nerón»: conversaciones clave de la vertiente asturiana de Pokemon