El telescopio de Asturfeito «hará una película del universo durante diez años»

La empresa prueba en Avilés la estructura de 375 toneladas que se instalará en Chile. El proyecto cuenta con inversores internacionales como Bill Gates

Desde la izquierda, Vicente Álvarez Areces, Isaac Pola, Belarmino Feito, Mariví Monteserín, Javier Fernández y Carlos Paniceres delante del gigantesco telescopio que construye Asturfeito
Desde la izquierda, Vicente Álvarez Areces, Isaac Pola, Belarmino Feito, Mariví Monteserín, Javier Fernández y Carlos Paniceres delante del gigantesco telescopio que construye Asturfeito

Avilés

La mayor cámara de fotos del mundo, actualmente en construcción en Estados Unidos, se colocará en un telescopio cuya estructura se ha construido durante los dos últimos años en Avilés y ya ha entrado en fase de pruebas. Asturfeito ha creado el envoltorio, que se instalará en Cerro Pachón, en Chile, el próximo año, y que se convertirá en el «fotógrafo más potente, rápido y ordenado del mundo», ha indicado Rubén Ferreras, de Asturfeito. El LSST, que así se llama este descomunal telescopio, tendrá por objetivo hacer todas las noches fotografías de la totalidad de la boveda celeste, «hará una película del universo durante diez años». Cada medio minuto dispara una foto, así que la cantidad de información que se puede obtener gracias a él es inmensa. «En un año generará tanta como la que ha generado la humanidad desde que se descubrió la escritura», ha añadido. Será gestionada en un centro de Miami y estará disponible para todo el mundo. Con ella se busca dar luz o desechar teorías sobre el universo. Puede detectar asteroides de sólo 150 metros y permitirá hacer un catálogo de objetos del sistema solar. En la primera noche puede encontrar diez veces más supernovas de las que encontraron los responsables de la teoría de la energía oscura en varios años.

El telescopio cuenta con cifras espectaculares, como sus dimensiones: 17 metros de alto, 16 metros de diámetro y 375 toneladas de peso, o que incluye el mayor espejo primario-terciario, que tiene 8,4 metros de diámetro y 53.000 kilogramos de peso. La cámara tendrá 3.200 píxeles, lo equivalente a 1.500 pantallas de televisión de alta definición. Se sabe que esta pieza costará 165 millones de dólares, aunque Asturfeito prefiere guardar silencio sobre a cuánto asciende el telescopio que nació en Avilés. La financión es colectiva y hay aportaciones públicas, como fundaciones y departamentos de los Estados Unidos, y también entidades o personas privadas, como el creador de Microsoft, Bill Gates, o el desarrollador de Excel, Charles Sominyi, que aportaron 10 y 20 millones de dólares respectivamente. Se trata de un proyecto internacional en que participan firmas de España, Italia, Alemania y Suecia. La aportación española la encabezan Ghesa y Asturfeito, quien ha contado con la colaboración de otras empresas asturianas como ArcelotMittal, SEM, Contratas Mota y Electriciad Guzmán.

Asturfeito ha dado a conocer este lunes el telescopio a diversas autoridades, entre los que se encontraba el presidente del Principado. Javier Fernández ha puesto en marcha la estructura, aunque las pruebas ya comenzaron el pasado 30 de abril y se continuarán haciendo durante las próximas semanas. Fernández ha definido el trabajo de Asturfeito como «un logro empresarial revolucionario y titánico» y ha asegurado que «el día que Asturias asaltó el cielo empezó en Avilés, cuando Asturfeito obtuvo el contrato para construir el mayor telescopio del mundo». De eso hace casi cinco años y las previsiones actuales pasan por iniciar a finales de año el montaje en Chile y que esté listo para iniciar su trabajo en 2020. La estructura está actualmente armada en sus instalaciones de Avilés, pero habrán de desarmarla para transportarla desde el puerto de la ciudad.  Cerro Pachón está a 2.600 metros de altitud y «tiene un clima muy seco, casi no hay nubes lo que garantiza mucho tiempo de observación». Cerca ya hay varias antenas creadas años atrás por Asturfeito con fines similares.

Reorganización en Asturfeito

La empresa ha realizado una reorganización según ha anunciado el propio Belarmino Feito, quien seguirá como presidente del consejo de administración. Avelino Díaz, que lleva 24 años, actuará como consejero delegado; Ricardo Rodríguez, es el nuevo director general y les acompañará Rubén Ferreras. «Es el equipo que va a pilotar desde distintas posiciones la compañía en diferentes ámbitos», ha indicado Feito, elegido recientemente como presidente de FADE. Los cambios también llegan a las instalaciones de la empresa, que a principios del próximo año estrenará nuevas instalaciones en el Parque Empresarial Principado de Asturias, donde se concentrará al personal de oficina. «La empresa sigue creciendo y ahora tenemos limitaciones de espacio, lo que nos facilitará abordar nuevos proyectos, porque alquilamos espacio fuera. Nuestra idea es poder alquilar espacio en Avilés, para mantener toda la actividad en este entorno», ha apuntado el presidente de la empresa. Feito ha asegurado que el hecho de haber construido el telescopio más grande del mundo «no es causalidad, es una trayectoria, no hubiera pasado si en 1999 no hubiéramos sentido curiosidad por explorar más allá de Pajares y los Pirineos». Las expectativas son seguir creciendo en este tipo de equipamientos, que supone el 25 o 30% de su capacidad económica.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

El telescopio de Asturfeito «hará una película del universo durante diez años»