Cómo vender un proyecto de cine (y no morir en el intento)

Marcos Guardado y Javier Cebrián son dos de los las diez personas que aprenden en Avilés cómo comunicar su proyecto con éxito

Javier Cebrián y Marcos Guardado tras participar en la primera jornada del taller
Javier Cebrián y Marcos Guardado tras participar en la primera jornada del taller

Redacción

«Llegué a Estambul y después de siete meses me detuve y volví a casa para ver cómo lo hacía. No quería comprometerme con cosas que quizás no sabría si podría cumplir», asegura Marcos Guardado. Este avilesino ha recorrido 15 países europeos en bicicleta y tiene previsto pedalear también por Asia, algo que formará parte de un completo proyecto multimedia, pero no sabía cómo enfrentarse a determinadas situaciones, cómo explicar en qué consiste. A ello está aprendiendo estos días en su ciudad natal dentro de un curso sobre cómo vender el proyecto con éxito, a cargo de la actriz Ruth Gabriel. Su idea, «Bike words», nació ante la expectativa generada entre quienes sabían de su aventura y le pedían que la diera a conocer, pero asegura que le falta saber cómo venderlo a otros y que no es fácil «tener confianza en uno mismo cuando tienes que posicionarte delante de 10 o 20 personas», «es difícil vender algo cuando tú mismo no crees en ello». Enfrentarse a ese miedo es algo a lo que aprende en el taller y una de las preocupaciones que comparte con el resto de participantes.

Javier Cebrián, de Madrid, es otro de los que ha venido a Avilés para aprender a mover su documental. Se trata de la historia de una guerrillera de El Salvador que luego se vino a España. «Es un personaje muy interesante que toca desde el tema de la familia, la inmigración, el levantamiento popular...», explica y añade que es una mujer que a pesar del cambio de vida «sigue al pie del cañón, participa con asociaciones de emigrantes y feministas, conserva esa potencia guerrera». Además de su historia personal el documental que tienen en mente tiene otro objetivo: visibilizar a las mujeres guerrilleras, «porque no la hubo de ellas». Parte de su historia ya está hecha, porque hace diez años se empezó un proyecto similar con la misma protagonista. «Hay un planteamiento, tenemos que grabar diez años después», apunta Cebrián, quien ya trabajó con anterioridad en otros proyectos similares, aunque ninguno así. Conseguir la confianza y el conocimiento necesario para desarrollarlo es algo a lo que aspira.

Guardado también había hecho antes sus pinitos con algún vídeo, «había colaborado con amigos, pero nunca había sido la cabeza visible». No se había enfrentado a un proyecto como «Bike words», en que pretende aglutinar no sólo imágenes sino también redes sociales, blogs y colaboraciones escritas que elabora mientras está participando en la aventura… Está actualmente en preparación, porque después de que el año pasado decidiese volver a casa es ahora cuando llega el momento de «detenerme y recopilar» todo el material que había acumulado después de siete meses que le llevaron desde Londres a Estambul con la bicicleta. Cebrián y Guardado son dos de los diez participantes en el taller de pitching de Ruth Gabriel, fundadora de ECO (Estrategia Comunicación Oral), que durante dos mañanas les muestra cómo vender con éxito un proyecto de cine o televisión.

500 euros para el mejor proyecto

El viernes deberán poner en práctica parte de esos conocimientos que han aprendido. Se enfrentarán, cada uno de ellos, a un jurado de profesionales al que deberán vender sus ideas. El mejor proyecto conseguirá un premio en metálico de 500 euros y un año de distribución gratuita a través de la plataforma Festhome. El taller de pitching es una de las novedades de este año del Avilés Acción Film Festival, que esta semana celebra su 17ª edición. También hay un concurso de fotografía, que repartirá 600 euros en premios, conciertos y una exposición de carteles de películas españolas. A ello se unen varias proyecciones en distintos puntos de la ciudad y el festival de cortos, que cuenta con doce finalistas, tanto en categoría regional, como en nacional.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Cómo vender un proyecto de cine (y no morir en el intento)