Así sobrevivieron los 40 hombres que dieron la vuelta al mundo por primera vez

Avilés revive la gesta con una réplica del barco Victoria

Réplica del barco Nao Victoria
Réplica del barco Nao Victoria

Avilés

Una réplica exacta del barco Victoria, el primero en dar la vuelta al mundo en el siglo XVI, inicialmente con cuarenta hombros a bordo, se puede visitar desde hoy en el muelle de la dársena de San Agustín, frente al Centro Cultural Oscar Niemeyer. Por primera vez en la historia, Victoria, un barco que sale y regresa del puerto de Sevilla capitaneado por Juan Sebastián Elcano, consiguió rodear el planeta.

Más allá de la histórica gesta de casi tres años, entre 1519 y 1522, sorprende el tamaño de la nao, de 26 metros de eslora y 7 de manga, reconstruida con exactitud histórica con madera de pino y roble. Álvaro Lecaro, el portavoz de la Fundación propietaria de la embarcación, explica a los visitantes la importancia de esta gesta que pone en su lugar la importancia que tuvieron los marineros españoles de la época.

«Dar la vuelta en esto (dice a bordo del Victoria) con cuarenta personas que no eran lo mejor de cada casa es una gesta increíble», indica Lecaro, que explica que la expedición la configuraban en origen una flota de cinco barcos con 240 tripulantes, de los cuales sólo llegaron 18, por la merma que supuso el escorbuto, los motines y las peleas.

«El ochenta por ciento del público que recibimos no conoce esta historia, salen del barco sorprendidos por lo que hizo España en el siglo XVI», ha explicado Álvaro Lecaro, que ha sido recibido junto al resto de la tripulación por el concejal de Promoción de la Ciudad, Manuel Campa. Juan Sebastián Elcano iba en otra embarcación inicialmente pero se tuvo que hacer cargo del Victoria desde Filipinas, tras el fallecimiento de Fernando de Magallanes.

Llama la atención las condiciones en las que vivía aquella tripulación, que prácticamente dormía hacinada en la cubierta -sólo el capitán tenía un lugar individual bajo techo-, y las peleas entre ellos y los motines eran habituales. Nada que ver con la vida de las casi 16 personas que conforman la actual tripulación, que dispone de literas e incluso de dos motores que ayudan en el atraque y a zarpar, aunque, por lo demás, la réplica de la nave es milimétrica.

La gesta del Victoria supuso no sólo la confirmación de que la Tierra es redonda y la constatación de los distintos husos horarios, si no el inicio del comercio con el continente americano de las por entonces tan preciadas especias. El concejal Manuel Campa ha declarado que la presencia en Avilés del Vitoria es un aliciente más en un verano que estará lleno de actividad en torno a lo que ha denominado la lámina de agua, en alusión a un estuario que el Ayuntamiento quiere revitalizar.

«Es fundamental que la ciudad mire para la ría, que viva de cara a ella y haya actividad», ha indicado el edil, que ha recalcado que a lo largo del verano habrá actividad todos los fines de semana hasta el próximo 20 de septiembre. La nave, procedente de El Ferrol podrá ser visitada en horario de 10.00 a 21.00 horas.

Los visitantes pueden recorrer sus cubiertas, admirar sus formas y detalles y conocer las condiciones de vida de los tripulantes que hace casi cinco siglos lograron rodear el planeta.

En su bodega también podrán experimentar las vivencias de los hombres y mujeres que actualmente componen su tripulación.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Así sobrevivieron los 40 hombres que dieron la vuelta al mundo por primera vez