Entre la angustia, la incertidumbre, el alivio y la solidaridad

Algunos familiares siguen sin noticia de sus allegados mientras centros como el hospital San Agustín refuerzan sus efectivos para atender a las víctimas y los ciudadanos ofrecen donaciones de sangre

Entrada al Hospital de San Agustín, en Avilés, donde se atiende a las víctimas del accidente
Entrada al Hospital de San Agustín, en Avilés, donde se atiende a las víctimas del accidente
J. C. G.
Avilés

La inquietud y la ansiedad han cundido entre los familiares de las personas que viajaban en el autobús de Alsa en el que cinco personas han perdido la vida y otras 15 han resultado heridas, varias de ellas de extrema gravedad. Mientras que para algunos de los allegados la angustia ha pasado con rapidez, por fortuna, otros han tenido que padecer horas de incertidumbre, a la espera de confirmar lo sucedido a sus familares en una espera que en algún caso ha tenido el peor de los desenlaces.

El primer caso es el de la familia de Susana García, gijonesa que trabaja a turnos en Avilés. Cuando tuvieron noticia del siniestro, conocedores de los horarios de Susana, temieron que pudiera estar entre los viajeros del vehículo. Y, en efecto, así era. La gijonesa ocupaba un asiento dos filas por detrás de la puerta trasera del Alsa, donde se encontraba escuchando música en su móvil en el momento de impacto, que le causó múltiples contusiones, heridas en una pierna que han requerido ocho puntos y quemaduras. A pesar de ello, pudo ponerse casi de inmediato en contacto con su marido, José Luis Cabrerizo, para confirmar que se encontraba fuera de peligro. Es toda la información que puede transmitir la familia porque, aunque Susana García dice recordar con claridad lo que sucedió en los momentos previos al impacto, prefiere reservar los datos al encontrarse el accidente bajo investigación de las autoridades de Tráfico.

Mientras tanto, la inusitada magnitud del accidente mantiene funcionando a todo su rendimiento centros como el de San Agustín, que ha recibido a la inmensa mayoría de los heridos Efectivos sanitarios están doblando turno y se ha movilizado todo el personal de quirófano.

La conmoción por el suceso ha movilizado también de inmediato las condolencias y muestras de solidaridad con víctimas y familiares; algunas a través de redes sociales, empezando por la del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y otras de forma más próxima, como los ofrecimientos de donaciones de sangre realizados por ciudadanos de Avilés.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Entre la angustia, la incertidumbre, el alivio y la solidaridad