«Avilés vive una transición energética; queda por ver si es un desmantelamiento o una verdadera transformación»

Tania González, candidata de Cambia Avilés a la Alcaldía de la ciudad, defiende que su experiencia en el parlamento europeo se puede aplicar a la política municipal

La candidata de Cambia Avilés a la Alcaldía de la ciudad, Tania González
La candidata de Cambia Avilés a la Alcaldía de la ciudad, Tania González

Redacción

Pide solo un par minutos para una intervención radiofónica en directo. Coge el móvil y defiende las propuestas de Cambia Avilés para la ciudad, se despide y se dirige a la entrevista, café mediante. Tania González (Avilés, 1982), antes de salir del local del partido, mira orgullosa el «mapa del cambio»: un monográfico que representa la ciudad de Avilés en la que se disponen a lo largo y ancho de su trazado las medidas de su programa político. Un conjunto de medidas que resumen el trabajo conjunto de IU y Somos Avilés, y en las que tiene mucho que ver su experiencia como europarlamentaria, que considera se puede aplicar a la política municipal. Sus visitas a numerosas ciudades europeas y su trabajo en varias comisiones le ha permitido descubrir realidades de las que puede sacar propuestas para su ciudad natal. Consciente de que el futuro de Avilés pasa por la industria, la candidata de Cambia Avilés a la Alcaldía defiende la necesidad de que «el gobierno de la ciudad defienda la industria» y apunta que «Avilés está viviendo una transición energética de facto; queda por ver si es un desmantelamiento o una verdadera transformación».

 -Lleva gran parte de su carrera política como europarlamentaria, y fue nombrada el año pasado secretaria general de Somos Avilés. ¿Por qué presentarse ahora como candidata a la Alcadía?

-En gran parte porque muchos compañeros de la organización aquí en Avilés valoraron que seria positivo que diese ese paso y gracias a ese apoyo y esa motivación del entorno tomé la decisión de dar el paso. Como motivación política y personal me parecía que era muy emocionante pasar de la institución que está más lejos, que es la más compleja que hay, como es el parlamento europeo, a la más importante que hay que es la que está más cerca y en la que se deciden cosas que son más tangibles, que tienen que ver con el día a día de los vecinos de Avilés. Pero, sobre todo, porque me preocupa mucho, al igual que la mayoría de nuestros vecinos, la situación de la ciudad. La sensación que se está apagando, de que cada vez la despoblación es mas grave, cada vez se va mas gente, hay menos oportunidades, menos empleo y, sobre todo, menos vida. Entonces la principal motivación es hacer todo lo posible, poner a disposición esa experiencia de los cinco años en Europa para impulsar un proyecto de futuro para Avilés.

-¿Qué cree que le puede aportar su experiencia europarlamentaria en la política municipal?

-Hay muchos elementos muy útiles. He tenido la oportunidad de conocer ejemplos de otros modelos de ciudades europeas, bien porque he podido estar en ellas o porque me los han contado. En ciudades como Estrasburgo he estado con el alcalde, y es un ejemplo de movilidad y una ciudad verde ejemplar. También conozco ejemplos como las ciudades de la cuenca del Ruhr, que han sabido hacer una transición de un modelo industrial basado en el carbón a una industria sostenible, y que ha generado un impulso tremendo para esa ciudades. Además, en algunas de ellas son ciudades verdes ejemplares.

Por otra parte, he estado en la comisión de transportes y me ha permitido trabajar mucho sobre transporte urbano, sostenibilidad, medioambiente. He estado en la comisión de empleo, y eso me ha permitido trabajar sobre medidas de empleo, propuestas de empleo a nivel europeo, planes de garantía juvenil, y ver e identificar oportunidades que en Avilés no se están poniendo en práctica, como puede ser los dos millones de euros de subvención europea que se están perdiendo para implementar planes de empleo en nuestra ciudad. Eso es algo fundamental, el poder apostar por el empleo teniendo esas herramientas a disposición. También he aprendido por las exigencias parlamentarias la necesidad de negociar. El Parlamento europeo es el parlamento en el que es mas importante saber negociar y aprender a entenderte con otros partidos políticos. Si no es muy difícil sacar las cosas adelante. Cinco años de mucho aprendizaje.

-¿Considera que, al haber presentado la confluencia con IU a tan poco tiempo de las elecciones les puede perjudicar?

-En realidad no es poco tiempo; el trabajo de Somos Avilés y de IU se ha ido fraguando de forma conjunta estos cuatro años en el ayuntamiento. Esto es la clave del éxito de esa sinergia y de que estemos todos trabajando con ganas, con motivación, con ilusión, con las cosas muy claras. Ha habido un trabajo detrás en estos cuatro años que nos hemos entendido en el ayuntamiento y en las luchas sociales, donde llevamos encontrándonos muchos años.

-¿Cuáles cree que son los puntos positivos de concurrir junto a IU a las municipales?

-Creo que sumamos la experiencia, las ganas y motivación de mucha más gente; muchas más personas con el mismo objetivo. Las anteriores elecciones, de haber ido juntos, habríamos ganado. De hecho, teníamos mas votos que el partido socialista. Hemos pasado cuatro años trabajando juntos juntos en medidas de progreso para la ciudad viendo cómo el partido socialista ha preferido pactar sistemáticamete con las fuerzas conservadoras de la ciudad, con el Partido Popular, con Ciudadanos o, incluso, con los tránsfugas. En ese sentido, se trata de aunar todas las fuerzas y todos los esfuerzos para un objetivo común que es cambiar Avilés y darle un futuro a nuestra ciudad.

 -¿Cuáles son los principales retos del futuro alcalde o alcaldesa?  

-Uno es la despoblación; hay que diseñar estrategias para fijar la población en Avilés. Hay que darle oportunidades a las familias. No puede ser que sea el único municipio de toda Asturias donde la matricula en las escuelas de 0 a 3 no es gratuita para familias con menos de 1.800 euros. Eso no ayuda a que la gente decida desarrollar aquí su proyecto de vida. Por otro lado, hay que generar oportunidades en el empleo, en relación a los planes de empleo del ayuntamiento. El Gobierno municipal del PSOE está perdiendo dos millones de euros de subvenciones europeas para crear trabajo en Avilés y creemos que eso no puede seguir siendo así. Consideramos que es fundamental que tengamos eso a disposición para crear empleo.

Además de los planes de empleo, se debe atraer nueva industria. La ciudad está viviendo una transición industrial ya de facto. La cuestión es si esta transición industrial es un desmantelamiento a la industria o es una verdadera transformación, que es por lo que apostamos. Ua transición exitosa hacia un tipo de industria mas verde, mas sostenible y que genere de nuevo empleo y oportunidades en Avilés.

En tercer lugar está el tema del medioambiente, de la salud publica, mejor dicho. No puede ser que nos despertemos periódicamente cada dos semanas o cada mes con la noticia de nuevo que en la ciudad se superan de nuevo los valores limite de contaminación. Esto está afectando a nuestra salud, a la vida de la gente en Avilés. Eso tampoco ayuda a que la gente quiera desarrollar aquí su proyecto de vida. Queremos apostar por una ciudad mas verde, mas sostenible, con un urbanismo más moderno, con un transporte público saludable, peatonal y en bici. Existen otras dos cuestiones más. Una es el patrimonio. Aquí mismo (en la plaza España de Avilés) tenemos un solar abandonado lleno de ratas en medio de la plaza del ayuntamiento. No puede ser que no se esté defendiendo y protegiendo el patrimonio de Avilés y no se ponga en valor como un reclamo turístico y que es una potencialidad para la ciudad.

El otro elemento es la cultura. Tiene la potencialidad para ser la gran referencia del arte y la cultura en Asturias y podría serlo también en España. Tenemos infraestructuras, tenemos la Factoría Cultural, el Niemeyer y falta crear ese circuito. Hay mucho talento en Avilés: músicos, creadores, trabajadores y trabajadoras de la cultura, pero no se les da oportunidades... Queremos darle oportunidades a los trabajadores de la cultura, al mundo de la cultura para que sean una fuente más de creación de riqueza y de desarrollo económico.

- ¿Cuál sería su primera medida como alcaldesa?

-La primera medida sería bajar el salario. Esto tendría que ser la primera medida en el primer pleno municipal, bajar los salarios de los concejales y la alcaldesa. Estoy segura que ahí tendríamos en contra al resto de grupos municipales, como también lo tuvimos en su día cuando desde Somos se presentó esta medida, pero entendemos que teniendo el gobierno tendremos más posibilidades de sacarlo adelante. Si el resto de grupos políticos deciden que no se quieren bajar el salario, los vecinos y vecinas de Avilés tendrán que saber que el resto de los partidos no quieren hacerlo. En ese caso, nosotros donaremos nuestro excedente como siempre hemos hecho.

-Al existir un panorama político tan fragmentado, ¿piensa ya en futuros pactos?

-En este momento nuestra apuesta es ir a ganar las elecciones. Creemos que hay mucha gente en Avilés que anhela un cambio, que quiere futuro, que es un clamor el construir un futuro para nuestra ciudad y ese es el objetivo. Como quede el ayuntamiento el día siguiente no se puede prever; es imprescindible tener la capacidad de negociar y de llegar a acuerdos pero para nosotros cualquier acuerdo va a ser la base de las propuestas concretas sobre la construcción de un modelo de ciudad diferente y con más futuro.

-¿Se plantearía un pacto con el PSOE para evitar una unión de las derechas en la ciudad?

-No pactaría con el PSOE si es para que siga haciendo lo que ha hecho estos cuatro años. Llevamos uatro años de un gobierno inmovilista que no ha hecho nada. No hay nada en lo que se pueda apoyar para defender la reedición de este gobierno, y no hay más tiempo que perder en Avilés para poder poner en marcha ese proyecto de futuro para la ciudad ahora. Ahora bien, para construir futuro, para poner la ciudad al servicio de la gente, para poder mejorar el empleo, la calidad del aire y la calidad de vida de las familias... Para eso llegaremos a acuerdos con los que entiendan que es necesario poner esas prioridades encima de la mesa.

-¿Cuáles son sus líneas rojas?

-Quien se siente a negociar con nosotros tiene que tener muy claro que Avilés necesita volver a tener vida, a ser una ciudad activa, a diseñar un proyecto de futuro...

-¿Qué les separa de Ganemos Avilés? 

-Hay muchos elementos en común, son otra propuesta y organización política. Hemos tendido la mano a todas las fuerzas políticas y sociales que se quisieran sumar a este proyecto de Cambia Avilés, a este proyecto para transformar nuestra ciudad. Hay muchos y muchas que se han sumado y ello han decidido no hacerlo. Es su elección y la respetamos.

-¿Cuáles son los problemas más urgentes que hay que resolver en Avilés? ¿Por dónde pasa el futuro de Avilés?  

-En primer lugar, es que el Gobierno de la ciudad quiera defender la industria. Lo que no puede ser es que aquí la alcaldesa de Avilés haya estado en un mitin público diciendo que el estado debe intervenir en Alcoa y no haya movido luego un dedo, y no haya sido capaz de pedirle al presidente de su partido, que era el presidente del Gobierno, que salvase Alcoa. No vale anteponer los intereses del partido a los intereses de la ciudad. Hay que tenerlo claro; el gobierno municipal tiene que hacer todo lo que está en su mano, defender y partirse la cara por su ciudad.

En ese sentido, hay medidas fundamentales. No pueden ser que vaya a quedarse libres 400.000 metros cuadrados de suelo industrial de baterías de coque que se traslada a Gijón y que no haya ya una alternativa sobre la mesa. Un gobierno municipal tiene que poner todo lo que tenga a su disposición y hacer casi de embajada de la ciudad para ir a buscar esa nueva industria, verde y sostenible que aproveche la potencialidad, porque ese suelo industrial que se va de baterías de coque se puede ver como un problema o una oportunidad. Evidentemente en el primer momento es un problema, hay que convertirlo en una oportunidad. ¿Cómo se convierte en eso? Utilizando todo el suelo industrial, que es un enclave estratégico en una zona con puerto, bien comunicada, cerca del aeropuerto, con pasado industrial, con mucha gente con muchos saberes para trabajar en la industria, para atraer ese otro tipo de industria...

Luego está el parque tecnológico, que no parece tal. Se asemeja a un puzzle de distintos elementos inconexos y eso hay que reurbanizarlo, darle una apariencia verdadera de parque tecnológico, de zona de investigación de desarrollo, a la que se pueda ir caminando o en bicicleta. Ahora no se puede ir caminando al parque tecnológico. Otro elemento fundamental donde el gobierno tiene que intervenir es en dinamizar la economía, mientras las decisiones que afectan a Avilés, que afectan a la comarca, que afectan a Asturias, a nuestros trabajadores y trabajadoras, se tomen en Pittsburgh, va a ser muy difícil que sean beneficiosas para el conjunto de nuestros ciudadanos. Nosotros planteamos desde el primer día que el estado intervenga ya sea de manera provisional o definitiva, bien total o parcial... pero que ofrezca una oportunidad a Avilés. Ahí es donde creo que está una cuenta pendiente de la alcaldesa de nuestra ciudad, que no ha sabido o no ha querido reclamar a su partido una acción firme para salvar la industria de la comarca.

-¿Cómo califica la gestión de Mariví Monteserín?

-El mayor punto concreto es que no ha hecho nada; es que en estos cuatro años no hay absolutamente nada que se pueda destacar. El otro día anunciaban la firma de un crédito de cuatro millones de euros para emprender todos esos proyectos que no han hecho durante esos cuatro años. Eso es como el mal estudiante que se quiere meter el atracón el día antes; hay que estudiar todo el año, hay que trabajar durante los cuatro años, que la ciudad se revitalice desde el primer día de la legislatura, no a tan poco tiempo de las elecciones.

Comentarios

«Avilés vive una transición energética; queda por ver si es un desmantelamiento o una verdadera transformación»