«Conocemos casos de locales precintados en Avilés por la demora de las licencias»

Esther Llamazares, candidata del PP a la Alcaldía, centra sus propuestas en la atracción de empresas y población a la ciudad

Esther Llamazares, candidata del PP a la Alcaldía de Avilés
Esther Llamazares, candidata del PP a la Alcaldía de Avilés

Redacción

Lleva poco más de un año en el Partido Popular, pero Esther Llamazares (Avilés, 1970), ha pasado una crisis del partido, vivido una gestora y se presenta como candidata a la Alcaldía de Avilés. Desde marzo de 2018, cuando se produjo la sonada baja de Alfonso Araújo, Constantino Álvarez y Francisco Zarracina del partido para posteriormente integrarse en UCIN, el PP ha llevado a cabo un proceso de renovación con el que se presenta a estos comicios. La nueva formación política no quita el sueño a Llamazares, que no considera que pueda restarle votos en estas municipales. A pesar de la debacle electoral popular en las elecciones generales, la candidata afirma que la política municipal es otro cantar. «No estamos pulsando una especial negatividad por los resultados de las últimas elecciones», afirma. Las líneas definitorias de su programa se centran en la atracción de empresas y población a la ciudad, y critica la lentitud de los trámites burocráticos a la hora de abrir un negocio en Avilés. «Conocemos casos de locales precintados por la demora de las licencias», explica.

- En un año el partido ha pasado por una gestora, varios concejales se dieron de baja del partido, y han confeccionado una lista nueva para las municipales. ¿Cómo cree que afectó todo esto al partido?

-Las renovaciones son cambios necesarios en muchas ocasiones. Yo me incorporé cuando se creó la gestora del PP. Había que hacer una serie de cambios ya pensando lógicamente que este era año electoral. La situación del partido ya era convulsa, y está el caso de que tres de los concejales que estaban en ese momento no vieron cumplido su deseo de ocupar la presidencia del partido, y decidieron darse de baja y pasar al grupo mixto. A partir de ahí se continuó con lo previsto inicialmente, que era la renovación. Se incorporaron muchas personas a la junta local que también forma parte muchos de ellos de la candidatura municipal. En este tiempo enfocamos el trabajo y los objetivos que teníamos y dónde queríamos colocar al partido y en ello estamos.

-¿Considera que esa crisis le puede pasar factura al partido cara a los comicios municipales?

-Toda la situación se materializó el 3 de marzo del año pasado, y a partir de ahí fuimos haciendo nuestro propio trabajo. En principio las sensaciones son buenas; el partido ha recuperado la tranquilidad y la estabilidad necesarias para centrarse en los asuntos de Avilés y de los ciudadanos de la ciudad, que es lo que importa. Estamos trabajando mucho en la campaña y tenemos buenas sensaciones.

 -¿Cree que el bajón electoral del PP en las generales afectará a sus resultados electorales?

-Son dos ámbitos distintos; la política municipal es muy directa, muy cerca del ciudadano, y la última palabra la tienen los avilesinos. Entendemos que no estamos pulsando una especial negatividad por lo que ha sucedido cuando un partido a nivel nacional tiene la dificultades que ha tenido el PP. No es buena para nadie. Lo que entendemos es que la gente puede palpar más cuál es el trabajo a llevar a cabo y nosotros somos más accesibles, estamos más cerca.

-No obstante, es indudable que la marca Partido Popular ha sufrido un duro golpe en las generales.

-Es verdad que la clase política se mueve constantemente. El PSOE lleva muchos años gobernando en Avilés, y todos los ciudadanos perciben que se necesita un cambio. El modelo que proponen en estas elecciones es el mismo de los dos últimos mandatos y llegamos a un momento en que ya está agotado. Las marcas son las marcas, está claro, pero la proximidad con la que hemos trabajado y con la que seguimos trabajando durante esta campaña nos hace pensar que la gente va a decidir en clave municipal, que es de lo que se trata.

-¿Cómo explica el que el partido haya contactado con exafiliados dados de baja para ser interventores en las pasadas elecciones generales?

-No existió tal desajuste. No solo en esta organización, sino que creo en todas, un afiliado tiene la condición de afiliado cuando cumple con los requisitos del partido cuando quiere entrar y abona las cuotas de afiliación. En el caso del PP es necesario cumplir unos requisitos para darse de baja. La costumbre tiene la gente, incluso en la sociedad, es que cuando deja de pagar entiende que es causa de baja en lo que quiera que sea, y no es así; las bajas efectivas son las que se comunican. Si una persona quiere dejar de ser afiliado, pero no lo comunica formalmente, sigue estando afiliado. No se han llamado a personas que no forman parte del PP; se han llamado a personas que creían que estaban desvinculadas pero porque ellos lo creían así, no porque lo hubiesen comunicado. No es tanto problema de partido como la formalidad que hay que tener para darse de baja y de alta.

-¿Cree que UCIN, partido encabezado por anteriores concejales del PP, le restará votos a su partido?

-Más que lo que yo crea es que entiendo que los ciudadanos tienen la capacidad de decidir. Son personas que llevan muchos años en política y en el PP y han tenido un tiempo considerable para demostrar cuales son sus trabajos y hacia donde se encaminan. A partir de ahí mantuvieron la condición de concejales hasta el ultimo momento y los votos los obtuvieron por el Partido Popular. Como todos sabemos el acta de concejal aquí es propio de la persona y no del partido. Por esto ellos llevaron la condición. Hasta ahora estaban en el ayuntamiento porque representaban al PP, en ningún caso es por haber sido elegidos por su persona. Respecto a que nos puedan o no restar votos; todo el mundo ocupa su espacio, pero la verdad es que no estoy preocupada.

-¿Se plantearía pactar con ellos? ¿Tiene líneas rojas?

-Tengo claro que represento a una candidatura fuerte e interesante para la ciudad de Avilés, con profesionales que no venimos ninguno del ámbito de la política. Somos profesionales externos, y creo que eso lo valora mucho la gente. Estamos centrados en nuestro programa, nuestras personas y nuestro proyecto, y vamos a hacer un buen papel. Nos concentramos en ganar las elecciones, no en acompañarme de nadie. Ni para bien ni para mal estamos pensando en el pensamiento o programa de los demás; pienso en exclusiva en nuestro proyecto y en nuestra capacidad para llevarla a cabo. Ahora mismo solo pienso en el Partido Popular de Avilés. 

-¿Cuál sería su primera medida como alcaldesa?

-Mi máxima preocupación es la atracción de empresas a la ciudad de Avilés y la captación de nuevas empresas. Tener la capacidad de generar empleo de calidad en la ciudad y de no solo no seguir perdiendo población, sino de tratar de que todas las personas que lleguen a esta localidad centren su residencia en nuestra ciudad.

-¿Cuáles definiría como los tres puntos clave de su programa?

-El primero se llama «100 empresas 1000 empleos». Pensamos que todos los puntos que llevamos en la campaña son fuertes, son potentes y necesarios. Cuando la economía en una ciudad o una región funciona, todos los demás servicios también funcionan con más agilidad. Arrastra. Cuando las personas tienen un empleo y tienen ingresos tienen capacidad de gastos, tiene capacidad de un proyecto de vida, de compra de vivienda. Disfrutan de una gran capacidad para el ocio, mientras que cuando la situación es la contraria todos tendemos al ahorro, a no gastar y a tener muchísimo cuidado con lo que invertimos. 

También estamos muy centrados en el comercio y la hostelería. Entendemos que son una parte fundamental de la vida diaria de la ciudad, hacen ciudad y el comercio ahora esta sufriendo un momento muy delicado. Año a año parece que las situación del comercio va a peor y ahora mismo entiendo que vivimos una situación crítica en la que la administración tiene que apoyar a estos pequeños inversores a nivel ciudad, pero que hacen una gran apuesta. No es solo el servicio que prestan sino que forma parte de la ciudad. Una ciudad sin comercios ni hostelería no tiene vida. 

Por otra parte, nos preocupa lo que tiene que ver con el entorno, con la vida de las personas. Ahí tenemos varias líneas. Una es hacer un poco mas atractiva la ciudad para quienes viven en ella y para quienes nos visitan. En ese caso, nuestra línea de actuación es trabajar con todos los accesos a Avilés, que pensamos que están muy abandonados. No es la ciudad de Avilés que siento que percibimos todos; una ciudad muy bonita una vez entras en ella. Sin embargo, los accesos no son los más atractivos. También tenemos previsto hacer una actuación importante con la fachada marítima de Avilés. Es importante que a ciudad no siga más tiempo viviendo de espaldas a la ría. Hay una gran barrera además de la ferroviaria que es una barrera psicológica; los ciudadanos al final no convivimos directamente con el espacio de la ría y, por ende, con lo que tiene además al otro lado. Contamos con el Centro Niemeyer, que además necesita un grandísimo impulso porque hay que ponerlo en valor con la idea que nació. Lo tenemos al otro lado de la ría y hay que hacer esos accesos atractivos para que Avilés deje de vivir de espaldas a ella.

-Su lema de campaña, «Centrados en el futuro», se parece mucho al de Ciudadanos, «Centrados en Avilés». ¿En qué se diferencian?

-El suyo no se de dónde sale. Lo que está claro es que el nuestro es previo. Llevamos el eslogan nacional que es «Centrados en el futuro» y se aprobó antes del de Ciudadanos Avilés.

-¿Qué medidas plantea para solucionar la crisis de Alcoa?

-No contemplamos la intervención en Alcoa. La actuación municipal no puede ir más allá de lo que representa el apoyo; estamos con ellos, como no puede ser de otra forma. Nos parece una situación muy crítica la de Alcoa. Vamos a estar apoyando hasta el último momento, pero no tenemos más medidas de actuación desde Avilés más allá de lo que planteamos y que estamos reforzando planteamos ser una Alcaldía reivindicativa. Es decir, todas esas medidas que sean de carácter autonómico o de carácter nacional estaremos trabajando por ellas, estaremos donde haga falta estar para conseguir lo mejor para Avilés.

Más allá de eso, implementar propuestas concretas como ayuntamiento no lo podemos hacer. Sí que consideramos que es fundamental mantener la industria que tenemos en la ciudad y darle oxígeno porque es importantísimo a nivel económico y los puestos de trabajo se pueden perder por cada movimiento negativo por pequeño que sea en la industria de la ciudad. ¿Como acción directa? Reivindicar, apoyar pero poco más...

-Otro de los grandes desafíos de la ciudad es el reto demográfico. ¿Cómo proponen luchar contra esta crisis de natalidad?

-Nos apoyaremos en todas las medidas autonómicas y nacionales que sirvan para fomentar la conciliación y el promover el nacimiento de niños. Pero, aparte de eso, con independencia de lo complicado que pueda ser, lo que queremos hacer a nivel local va en la línea con lo que ya comenté. Es fundamental solucionar esto porque perdemos población no solo por la baja natalidad, sino por el hecho de que no se hace nada porque las personas que vengan a trabajar en Avilés establezcan su vida a la par que su profesión en la ciudad. Esta pasando que muchas empresas de la ciudad están empleando a profesionales que luego van a vivir a otras partes de la comarca o a otras ciudades.

Nosotros sí que hemos previsto el trabajar con un plan de bienvenida. Esta propuesta se llama «Bienvenidos a Avilés» y lo proponemos también en el ámbito de la inmigración. Se trata de una medida que llevaremos a cabo desde distintos puntos como el ámbito de las empresas. Cuando las personas llegan a la ciudad sabemos que tenemos una ciudad muy vivible, bonita, que te permite una calidad de vida. Queremos que toda esa puedan disponer de ella los trabajadores a través de la empresa. Estableceremos unos convenios con esa empresa para darles apoyo y facilitarles y procurarles la información necesaria para que esas personas tengan Avilés como su ciudad para vivir y trabajar.

Poco más podemos hacer, pero es verdad que si tenemos una ciudad atractiva, si somos capaces de atraer empresas y generar empleo, si la ciudad tiene una oferta atractiva, de habitabilidad, entendemos que ahí si que tenemos mayor fuerza para que los ciudadanos establezcan aquí su lugar de residencia.

-La problemática de las licencias municipales es otra cuestión que trae de cabeza al comercio y la actividad empresarial avilesina. ¿Qué propone para agilizar estos trámites burocráticos?

-Valoramos diferentes posibilidades. Entendemos que para la creación de empresas y establecimientos comerciales no podemos permitir que la administración, con las dificultades que hay para crear empresas y generar empleo, ponga más trabas. En Avilés hay muchas licencias que pasan del año de espera; muchas se dilatan en el tiempo y proponemos medidas que se van a presentar no muy tarde. No es una cuestión fácil, depende de muchas cosas, pero realmente es uno de nuestros objetivos. Tramitar algunas licencias, por la propia filosofía de la licencia, del establecimiento, tendrá una complejidad mayor, pero no podemos permitir que pasen meses y meses para abrir un pequeño comercio, una oficina, para un cambio de uso de un domicilio a una actividad profesional. Esto se dilata en el tiempo y es un problema importante. De hecho hemos estado con varios comerciantes. Llegan a situaciones surrealistas.

Por ejemplo, incluso se llega precintar el establecimiento por la demora de tener la licencia de actividad. Realmente con lo que le cuesta a una persona emprender una actividad profesional o empresarial, si desde la administración no solo no se le beneficia, sino que se le perjudica con tiempos tan dilatados... Un empresario cuando abre su empresa no puede estar esperando un año o año y medio para empezar a generar actividad. Eso lo tenemos clarísimo y es una de las medidas que hay que tomar ya desde el ayuntamiento.

-¿Qué balance hace del gobierno de Mariví Monteserín?

-El gobierno socialista lleva demasiados años en la ciudad funcionando por inercia. Desde muchísimas áreas se puede observar. Es una critica objetiva; hay proyectos presentados en 2007 que todavía no han visto la luz ni nada que se le parezca. Se funciona por inercia porque realmente está establecida esta forma de actuar en todo lo que tiene que ver a nivel turístico, deporte y cultura. Es una dinámica que es la misma en 2012, que 2016 o 2019. Realmente todo evoluciona, la vida evoluciona, las personas evolucionan y la ciudad tiene que evolucionar.

Desde nuestro punto de vista Avilés tiene un grandísimo potencial para tener otro tipo de funcionamiento, de generar esa vida en la ciudad y como marca externa. Han pasado muchos años desde que aquí se inicio un plan de dinamización turística que no hemos sido capaces de promover la ciudad como se debe en toda España. La ciudad es un modelo que se ha creado en algún momento y está ya agotado. Avilés necesita un nuevo impulso, nuevas políticas, personas con ilusión. Realmente creemos que es el momento de impulsar unas políticas con nuevas ideas. El desgaste cada año se nota más; en esta legislatura han gobernado con 8 concejales y se ha notado la ralentización en todas las áreas.   

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

«Conocemos casos de locales precintados en Avilés por la demora de las licencias»