«Hay grupos cuya única motivación es desalojar al PSOE de la Alcaldía de Avilés»

Mariví Monteserín, candidata del partido socialista al gobierno municipal, aspira a repetir mandato y seguir avanzando en acuerdos para la ciudad

Mariví Monteserín, candidata del PSOE a la Alcaldía de Avilés
Mariví Monteserín, candidata del PSOE a la Alcaldía de Avilés

Redacción

Las buenas vibraciones electorales que desprende el PSOE pueden suponer un impulso para las candidaturas municipales y regionales, pero Mariví Monteserín (Boal, 1959) no se fía. «Siempre hay opciones hasta el día D, que es cuando la gente va a votar», señala. La crisis de Alcoa marcó la legislatura socialista en la ciudad, y la candidata apuesta por seguir el calendario pautado por el gobierno de España y la propia empresa. Monteserín aspira a repetir como regidora para avanzar en acuerdos para el desarrollo económico y social de la ciudad, y alerta de las formaciones políticas «cuya única motivación es desalojar al PSOE de la Alcaldía de Avilés». Pone como ejemplo el caso de Foro en Gijón, donde señala que «la izquierda sumaba, pero el grupo ideológico próximo a Podemos permitió que gobernara Moriyón».

-¿Qué balance hace de estos cuatro años de legislatura?

-Positivo.Es cierto que algunas cosas me hubiesen gustado que fueran más deprisa, pero hemos llegado a acuerdos muy importantes para la ciudad con el ministerio de Fomento y Hacienda. Con Fomento para la solución a la ronda norte y el soterramiento de las vías y con Hacienda para el futuro del suelo de las baterías de coque.

-La oposición le echa en cara un retraso en las grandes reformas que debe acometer la ciudad. ¿Considera que la ciudad se ha reformado a buen ritmo?

-Han sido cuatro años muy complicados para los ayuntamientos porque tenemos unas leyes que nos han quitado autonomía y agilidad para dar respuestas a los ciudadanos, y porque ha habido cambios en la ley de contratos que han dificultado los trámites administrativos. Además, ha habido cuatro años con un gobierno en funciones un año y legislaturas muy cortas. Eso ha dado lugar a que los fondos de desarrollo sostenible del FEDER sufrieran muchos retrasos porque no había la normativa precisa para ponerlas en marcha. Un mal que nos atañe a todos los ayuntamientos.

-También echan en falta una apuesta por reforzar la formación profesional de carácter técnico en Avilés y crear un campus de excelencia de FP. ¿Cómo potenciaría la oferta formativa de este tipo en la ciudad?

-Creo que no es así, porque tenemos el Centro Integrado de Formación Profesional, que es un gran referente en Asturias en algunas de las formaciones relacionadas con las necesidades formativas de las empresas metalmecánicas, industriales o de turismo. Llevamos tanto para el Principado de Asturias con Adrián Barbón como para nosotros una ampliación del centro de formación profesional que hablamos con la actual Consejería y llevamos la formación de posgrado en el centro universitario de especialización industrial. Se trata de una formación de nivel posuniversitario muy relacionada con los centros que tenemos de conocimiento de investigación y desarrollo dentro del parque científico y tecnológico, y muy en la línea de las necesidades del sector industrial en Avilés. Queremos que esa formación, junto a una colaboración publico-privada, sea capaz de generar nuevos proyectos en industria innovadora para ubicarlos en los suelos que tenemos diseñados en la isla de la innovación. Es un continuo y estamos bien situados.

Tenemos, además, el centro de formación profesional del deporte, y a ese le hemos dado una respuesta una solución y una ubicación. En los próximos años va a desplegar toda su fuerza formativa y su capacidad, que la tiene.

-El conflicto de Alcoa ha marcado la legislatura, y es el gran reto de la ciudad para el futuro. ¿Por dónde cree que pasa la solución a este conflicto?

-La solución pasa por continuar en el camino trazado por el gobierno de España, de Asturias y la propia industria de Alcoa. hay un compromiso del gobierno de España de que las electrointensivas tengan un estatuto propio. Al haberse retrasado ese estatuto por razones de trámite se comprometieron a aumentar a 200 millones la compensación por CO2. En estos momentos hay industrias que han optado a presentar ofertas y están en el proceso de concreción, que acaba el 30 de junio.

El calendario se lleva día a día, y espero que el resultado final sea un proyecto industrial que siga manteniendo el sector del aluminio de Avilés, ya no bajo las siglas de Alcoa, sino bajo otra empresa, y que aproveche las oportunidades de venir a un lugar magnifico en el sentido de que tiene el puerto al lado, el parque científico tecnológico, un centro de investigación de materiales... En este proyecto industrial este nuevo proyecto industrial se tiene que involucra y aportar, y por supuesto recibir. Eso es una diferencia con la otra empresa de Alcoa que ha vivido de espaldas a este proyecto. Hablamos de un espacio que, en materia de investigación y empresas, desde las renovables hasta las industriales, es uno de los más importantes de Europa. Es una fortaleza de la ciudad que debe aprovechar el proyecto industrial que venga aquí.

-¿Cree que la no puesta en marcha de este estatuto afecta a la venta de las plantas de Avilés y A Coruña?

-No, porque el Gobierno de España ha tenido reflejos y ha puesto los 200 millones del CO2 sobre la mesa. El Gobierno de España, Asturias y nosotros tenemos el compromiso desde el punto de vista de exigir ese estatuto, porque es la vida de no solo Alcoa, sino de Arcelor, Asturiana y otras industrias que dependen más del 50% de los costes energéticos. Nos lastran mucha competitividad, y por lo tanto es imprescindible ese instrumento para recuperar la competitividad de nuestras empresas. Por ello nos va la vida.

-¿Cuáles son los tres principales retos a los que se enfrenta Avilés, además de la ya citada crisis de Alcoa?

-El primer reto es generar economía y desarrollo. Eso está en el marco de todas las medidas del parque científico tecnológico. Por un lado lo que tiene que ver con el desarrollo industrial de nuestra industria básica y la que estamos innovando, que tiene que ver con las renovables, tecnologías e industrias de alto valor añadido y sostenibles.

El segundo es el desarrollo de nuestro ser turístico. Medidas como el desarrollo del casco histórico, que es uno de nuestros atractivos turísticos, y medidas también de nuevos espacios que van a ser también atractivos como la propuesta para Camposagrado de hacer un centro para niños y jóvenes, jugando con el ocio, la robótica, la ciencia y con las nuevas tecnologías, además de potenciar el fomento de la lectura en un centro multimedia muy didáctico. Esto también genera actividad y economía.

En el turismo hay tres patas, otra pata es el turismo cultural y ahí apostamos por el turismo idiomático. Otro de estos pilares es seguir apostando por el turismo que genera el deporte, que estaremos en torno a 6.000-7.000 personas que vinieron a una competición y se quedaron a ver la ciudad. Es importante también potenciar otras actividades como el Celsius y las jornadas y congresos. Aprovechar ese turismo que viene para esos eventos Esto ayuda al comercio local.

Con respecto a este sector, hay que trabajar con él para afrontar con más fortaleza los retos que vienen al sector comercial como son la competencia de grandes compañías tecnológicas y también con el cambio de uso del consumidor en las costumbres. Hay que reforzar la idea de que el consumo local no es solo más sostenible y genera desarrollo local, sino que genera vida en las ciudades, no solo en el casco histórico. Esto nos parece muy importante, y por ello ponemos sobre la mesa medidas desde la formación hasta proyectos comerciales o empresariales para el comercio.

Por ejemplo, todo aquel que vaya a usar un local que en estos momentos esté cerrado y tenga un proyecto innovador y significativo, va a tener ayudas para el primer año de alquiler, préstamos participativos... Al igual que el resto de empresas con las que trabajamos en la Curtidora que ha dado resultado, porque en estos cuatro años se han generado 503 empleos con inversiones en empresas privadas que ha generado su actividad en la Curtidora. Y ese instrumento se va a extender con vocación comercial.

-Con respecto a fomentar el emprendimiento, otro de los problemas de los que se queja la ciudadanía son los trámites burocráticos y la demora en las licencias. ¿Qué plantean en este sentido?

-La ley de contratos dificulta a la empresa local a la hora de presentarse, y ahí lo que hacemos con la Cámara de Comercio son cursos de formación para que aprendan cómo presentarse con las claúsulas tan estrictas que hay de contratos, ya que nos preocupa que no tenga impacto en el comercio o empresa local. Creo que hay un programa que tiene fondos europeos de casi 1.3 millones de euros que es formación específica para el comercio, el turismo y la industria. Se dirige a jóvenes que tienen cualquier nivel formativo y se les forma a través del plan de ocupación joven con fondos europeos. Las personas que se forman y llegan al final tienen un 70% de empleabilidad.

Tenemos dificultades para hacer planes de empleo, objetivas, que no son salvables al menos en un horizonte a medio plazo. Por ello, tenemos que buscar alternativas. No es que el ayuntamiento cree empleo temporal para si mismo para un año, sino que buscamos alternativas de empleo en la ciudad que de más seguridad y genere un empleo más indefinido. Por eso están estos programas y están los contratos con empresas de inserción de aquí. Hemos contribuido a la creación de algunos de estos programas, y son los que mantienen algunas zonas verdes, el cinturón de Valliniello, y que son exclusivas para ese tipo de empresas.

Contratan a las personas que están en situación de más vulnerabilidad para encontrar trabajo en el mercado laboral. Tenemos también las claúsulas sociales, en las que somos pioneros, y que han contribuido a generar empleos a personas que tiene dificultades para tener trabajo. Generamos en torno a mas de 500 empleos y son empleos más seguros y definitivos. Cuando hay dificultades hay que aprovechar la creatividad para suplir esas dificultades y llegar al mismo objetivo, que es que todo el mundo pueda encontrar un empleo, tener la oportunidad de optar a un puesto de trabajo o poner en marcha un negocio en la empresa, en el turismo o en la industria.

-¿Cuáles son sus medidas para enfrentarse a la crisis demográfica?

-Para nosotros es un tema importantísimo, que hay que abordar desde muchos ámbitos. Desde la Unión Europea y el Gobierno de España, que se lo ha tomado muy en serio. Hay un Comisionado para el Desarrollo Demográfico, y el Gobierno de Asturias ha puesto un plan sobre la mesa. Yo creo que hay que implicarnos todos en el desarrollo. Cada lugar tiene sus características y Avilés tiene las suyas. Resultan clave estas medidas de reactivación económica, porque el mayor motivo para atraer población es tener desarrollo económico y empleo, pero después hay que tener una apuesta muy fuerte por los jóvenes, porque son un valor de futuro para la ciudad. En cualquiera de sus situaciones, estén o no muy formados, porque va a haber un relevo generacional en nuestras industrias. Van a haber oportunidades de empleo, deben estar en el lugar adecuado para coge esas oportunidades.

Pero además hay que facilitar cosas. Una de las más importantes aparte de la formación es la vivienda. Estamos apostando por un programa de alquiler de vivienda para jóvenes y tenemos en marcha dos viviendas en La Luz que financiamos con la UE. Hay que hacer una ciudad atractiva para los jóvenes en donde desarrollen su creatividad cultural, su actividad deportiva. Además de este programa de vivienda se deben construir centros donde puedan encontrar lugares de ensayo para los que quieren hacer música como es el caso del antiguo colegio de Valliniello.

Es capital implicarlos mucho en la ciudad, en cómo pueden participar, en cómo pueden aportar ideas en todos los programas de participación juvenil, de corresponsales juveniles, en programas de ocio alternativo como los que estamos haciendo en estos momentos. Y, sobre todo, hacerles conscientes del protagonismo que tienen para ayudar, para contribuir a que Avilés tenga vida, dinamismo cultural, social, deportivo y sobre todo laboral. Que quieran quedarse a vivir aquí. Porque esta ciudad merece mucho la pena. Además hay que pensar en las perspectivas del relevo generacional. Merece la pena aportar tu trayectoria al proyecto de ciudad, porque este proyecto nos invita a todos y especialmente a los jóvenes en estos momentos.

-El resultado del PSOE a nivel nacional puede suponer un empuje a su candidatura. Incluso a nivel regional se espera que su partido logre ganar las elecciones. ¿Cree que este viento de cola se puede trasladar a los comicios municipales?

-Cada vez hay más ciudadanos y ciudadanas que piensan que los problemas del país, de la región o la ciudad esta mejor en manos del PSOE. Eso es favorable, pero eso no quiere decir que sea fácil ganar el domingo ni Adrián Barbón ni nosotros aquí, porque la pluralidad hace que haya muchos partidos que, si suman, se pueden poner de acuerdo y después pueden darse muchos problemas de gestión. Hoy van todos divididos, pero pueden sumar. Ese riesgo lo hay en todas las ciudades y en la región. En ese sentido no quiero confiarme.

-¿Se plantean pactos?¿Tienen alguna línea roja?

-Nosotros hemos tenido cuatro años difíciles, con ocho concejales de veinticinco. Al principio mucha gente me decía que no seríamos capaces, que esto era poco. Año a año hemos ido aprobando los presupuestos, y con más o menos dificultades proyectos muy importantes para la ciudad como el parque científico tecnológico. No nos apoyaron algunos grupos que ahora sí se da cuenta de la importancia que tiene. En la actuación del plan especial del casco histórico también nos han puesto trabas, así como en el desarrollo del proyecto de turismo idiomático.

Hemos ido sacando las cosas importantes y los acuerdos que necesita esta ciudad. Creo que esa realidad era más difícil en el pleno que en la ciudadanía, que entendía bien lo que queríamos hacer. Me importa mucho que el ayuntamiento funcione. Para que funcione, cuantos más apoyos tenga, mejor. Estoy segura que iré más rápido, pero la línea de trabajo es un poco la que hemos marcado estos cuatro años porque han dado resultado.

- El número de partidos que se presentan a las municipales puede dar lugar a un ayuntamiento muy fragmentado. ¿Cree que podría darse un pacto de partidos de centro y derecha para lograr la alcaldía? 

-Incluso a lo mejor con otros grupos que no son precisamente la derecha. Existe algún grupo que se presenta unido contra el PSOE; su única meta en la vida es desalojar al Partido Socialista Obrero Español de la Alcaldía y del Ayuntamiento de Avilés. Esa es su única motivación incluso para ir unidos. Además, en Asturias tenemos la experiencia de Gijón. La izquierda sumaba, pero el grupo con proximidad ideológica a Podemos permitió y favoreció que gobernara Foro. Esto se puede trasladar aquí y a la región, no podemos fiarnos de grupos cuyo único objetivo es desalojar al PSOE del Gobierno local. Porque es un objetivo muy corto y no soluciona nada, no es un objetivo para construir ciudad.

 -Si repitiera como alcaldesa, ¿cuál sería su primera medida nada más volver al cargo?

-Una de las primeras sería el desarrollo de la isla de la innovación; negociar con el Gobierno de España y trasladar que la primera fase de los suelos para industrias sostenibles e innovadoras se pueda desarrollar lo antes posible. En eso tenemos prisa, en esa primera fase hay que negociarla y estamos unas cuantas administraciones. Es clave poner cuanto antes en funcionamiento y a disposición ese suelo en óptimas condiciones. Eso se empezaría a negociar inmediatamente después de las elecciones.

Comentarios

«Hay grupos cuya única motivación es desalojar al PSOE de la Alcaldía de Avilés»