Cuatro años después en Oviedo se habla de fútbol

El 17 de noviembre de 2012 se hacía oficial la salvación del Real Oviedo y la llegada del Grupo Carso


Oviedo

Hoy hace cuatro años que la pasión oviedista permitió al Real Oviedo preocuparse casi exclusivamente del plano deportivo. En una semana en la que el tema de conversación es la mala imagen mostrada en Huesca, se celebra el aniversario de una fecha en la que la preocupación era salvar de la desaparición a un club que representaba a toda una ciudad.

Después de un inicio de siglo desastroso para un equipo histórico del panorama nacional, con varios descensos deportivos y uno administrativo, parecía que el sentimiento llegaba a su fin. Las malas gestiones habían enviado al Real Oviedo a la UCI por enésima vez y en esta ocasión la solución era más complicada que nunca. La entidad optaba por realizar una ampliación de capital de alrededor de dos millones de euros, poniendo a la venta acciones de un valor que rondaba los diez euros. Parecía una gesta casi imposible la de lograr esa cantidad de dinero a base de pequeños accionistas.

Poco tardó en demostrarse que no era imposible. En el plazo de dos semanas, los aficionados oviedistas consiguieron reunir esos dos millones de euros. Siempre se escucharán en las calles de Oviedo las historias en las que los niños rompen las huchas, las personas con menor capacidad económica aportan de manera desinteresada y las redes sociales movilizan a accionistas en más de 80 paises.

La historia del Real Oviedo no pasó desapercibida y fue noticia en los telediarios de medio mundo. Una vez estaba garantizada, al menos durante un tiempo, la supervivencia de la entidad carbayona, se dio el «más difícil todavía». Cómo si se tratara de una fábula que tiene como moraleja el premio al esfuerzo, el que era el hombre más rico del mundo, impresionado por el movimiento que se produjo en la ciudad, decide entrar como máximo accionista en la sociedad.

Casi otros dos millones de euros aportó el Grupo Carso, propiedad de Carlos Slim. La noticia llegaba como agua caída del cielo para una afición que veía cómo se terminaban los problemas económicos que llevaban tantos años acechando al club de sus amores. Cuatro años después, se han cumplido los presagios de los más optimistas. El equipo está en LaLiga 123 luchando por afianzarse en la zona noble de la clasificación y siendo un claro candidato al ascenso, las deudas del club se han reducido en un 64% y, hace unos días se hacía oficial que el valor del Real Oviedo era tres veces mayor que aquel 12 de noviembre de 2012.

Afortunadamente, cuatro años después de aquella lección del oviedismo al mundo, toda la preocupación del aficionado azul es haber encajado cuatro goles en Huesca.

Comentarios

Cuatro años después en Oviedo se habla de fútbol