Semana atípica en El Requexón

Fernando Hierro organiza una semana sin descansos y con tres días de puerta cerrada para preparar la visita del Mallorca

Sesión de entrenamiento en El Requexón
Sesión de entrenamiento en El Requexón

Oviedo

Según avanza la semana se acerca el momento de la verdad, el momento en el que el Oviedo volverá a someterse a examen ante su gente. Los de Fernando Hierro son conscientes del malestar del aficionado por los resultados de los encuentros que se disputan lejos del Tartiere, y pretenden compensarlo alargando la racha que les ha situado como tercer mejor local de la categoría.

El Oviedo lleva acumuladas tres victorias consecutivas como local, algo que no ocurría desde diciembre de 2015. Una cuarta victoria calamaría los ánimos de la hinchada y, prebisiblemente, haría al conjunto azul terminar la jornada metido en puestos de play off.

Sabedor de estas circunstancias, Fernando Hierro prepara el encuentro como una final. El técnico malagueño planificó una semana intensa de entrenamientos en la que los jugadores no tuvieron el día de descanso habitual y, de los días de puerta cerrada a los que nos tiene acostumbrados, se pasó a tres días sin acceso de aficionados ni medios. Concentración y planificación máxima para llevarse tres puntos que resultan vitales.

El domingo tendrán enfrente al Mallorca, un equipo histórico que no atraviesa por su mejor momento pero que, al igual que la mayoría de la categoría, cuenta con grandísimos jugadores en sus filas. El conjunto entrenado por Javier Olaizola se encuentra solo un punto por encima del descenso. 

Tras el partido de Almería quedó demostrado que ningún rival en esta categoría es pequeño. Menos aún lo será un cuadro bermellón que cuenta con jugadores de la talla de Brandon, Lekic, Lago Junior, Moutinho o Salomao. Dinamita en ataque para medirse a un Oviedo que se muestra muy sólido en defensa cuándo está ante su gente

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Semana atípica en El Requexón