Costas señala el camino

El central gallego llega al final de temporada en un momento excepcional, liderando al equipo desde atrás y marcando goles importantes

Costas celebra su gol ante el Huesca
Costas celebra su gol ante el Huesca

Oviedo

La llegada de un central al Oviedo en el mercado de invierno se antojaba indispensable. La irregularidad de Héctor Verdés (lesiones y sanciones) unido al bajo nivel que mostró el recién llegado Óscar Gil en el primer tramo de la temporada obligaron al club carbayón a fichar un zaguero. En un mercado muy difícil como es el de enero, los de la capital del Principado estuvieron rápidos y se llevaron a uno de los centrales con más pretendientes de la categoría, el gallego David Costas.

Tras solo tres partidos disputados con el Celta, la poca confianza de Berizzo obligó al de Chapela a buscar de nuevo acomodo en la división de plata del fútbol español, algo que ya hizo la temporada pasada cuando jugó el curso completo en Mallorca. Costas llegó a Oviedo sin apenas minutos en sus piernas y sin ritmo de competición, pero tras dejarlo fuera de la convocatoria en el primer partido que estaba disponible, Hierro apostó por él para el duelo ante el Mallorca y desde entonces no ha salido del once.

En el encuentro ante los baleares, el gallego firmó una actuación en la que mostró lo que podía dar al equipo. Más rápido que Verdés, David y Gil, el ex del Celta tapó las subidas a Christian y cubrió perfectamente la espalda del central valenciano, siendo sus coberturas clave para que el Oviedo no sufriera. En inicio de juego fue un plus para el conjunto carbayón (algo que ya se esperaba) y, por si esto fuera poco, redondeó su sólida actuación marcando el gol de la victoria a la salida de un córner, anotando así su primer gol como profesional.

Tras su debut, Costas acumula 11 partidos consecutivos siendo titular y jugando 90 minutos, formando parte de la columna vertebral del equipo junto a Torró, Susaeta y Toché. El apartado defensivo ha mejorado considerablemente desde su llegada. Si antes el Oviedo había encajado 29 goles en 23 partidos (1.2 por encuentro), en los 12 partidos que Costas ha sido titular han perforado la portería de Juan Carlos en 10 ocasiones (0.8 por partido), lo que ha significado también una mejora clasificatoria.

El partido de ayer es el último ejemplo de lo indispensable que es el gallego para los carbayones. Además de abrir el marcador con un espectacular cabezazo (tercer gol en lo que va de Liga), el gallego fue una roca atrás, rápido para cubrir las espaldas de Christian, Verdés y David y sólido en los duelos ante Vinícius. Costas es, sin duda alguna, uno de los bastiones a los que el oviedismo se agarra para intentar conseguir el sueño del ascenso.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Costas señala el camino