El factor Borja Domínguez

El Real Oviedo ha jugado cuatro partidos desde la lesión del gallego y no ha ganado ninguno

Borja Domínguez lucha por un balón en el Lugo-Oviedo
Borja Domínguez lucha por un balón en el Lugo-Oviedo

Oviedo

El fichaje de un centrocampista creativo fue una de las prioridades de la dirección deportiva carbayona para el mercado de invierno. A pocas horas del cierre del mismo, el Oviedo hizo oficial la llegada de Borja Domínguez, jugador del Córdoba y que llegaba a la capital del Principado cedido y con opción de compra al finalizar la temporada.

El gallego no tardó en aportar al equipo y tras su debut ante el Mallorca entrando desde el banquillo, encadenó seis partidos consecutivos como titular. Borja era un perfil de jugador que Hierro no tenía en plantilla. Tanto en un doble pivote como con más libertad, el canterano del Celta dotó a la posesión azul de más calidad y se incorporaba al ataque con frecuencia, prueba de ello son sus dos goles ante Reus y UCAM.

En su último partido (16/04), ante el Lugo en el Anxo Carro, Borja Domínguez fue uno de los más destacados de la primera parte, combinando a la perfección con Berjón, Torró y Susaeta. Fue en el miércoles posterior a ese partido, en la semana previa a recibir al Huesca, el gallego sufrió una lesión muscular que le ha mantenido en el dique seco desde entonces. Una lesión que llegaba en el peor momento, con un calendario difícil por delante y a unas alturas de temporada que le harían muy complicado recuperarse en condiciones para las últimas jornadas del curso. Y así está siendo. Borja no ha vuelto a pisar una convocatoria y todavía no ha entrenado al ritmo de sus compañeros.

Sin Domínguez, el Oviedo ha jugado cuatro partidos y no ha ganado ninguno. Dos empates ante Huesca y Nàstic y dos derrotas ante Levante y Alcorcón son el pobre bagaje de un equipo que está notando la baja del pontevedrés en el centro del campo. Sin él, los de Hierro no disponen de ningún centrocampista que se asocie tan bien con sus compañeros y haga de la posesión un arma eficaz tanto para atacar como para defender, algo que, sin ir más lejos, se echó mucho de menos el pasado sábado en Tarragona.

Con solo cuatro partidos de Liga por delante, la recuperación de Borja Domínguez puede ser una de las claves que le den al Oviedo un empujón final en su lucha por el playoff.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

El factor Borja Domínguez