Cortina arranca gustando

El ovetense, capitán del Vetusta el año pasado, ha sido titular en los tres encuentos disputados hasta el momento

Edu Cortina disputa un balón ante Cervero en el Lealtad-Oviedo
Edu Cortina disputa un balón ante Cervero en el Lealtad-Oviedo

Oviedo

Con las salidas de Jon Erice y Jonathan Vila y la vuelta de los cedidos Lucas Torró y Borja Domínguez a sus clubes de origen, la medular carbayona necesita efectivos. De la temporada pasada solo queda David Rocha y hasta el momento Ramón Folch es el único fichaje para cubrir dicha demarcación. Ante esta escasez de centrocampistas, Juan Antonio Anquela ha tirado del filial para comenzar la pretemporada y puede que haya encontrado a un nuevo guerrero para su Oviedo. 

Edu Cortina (Oviedo, 1996) lleva casi diez años en la cantera azul y, tras pasar por todas las categorías, está ante la oportunidad de su vida: hacerse un hueco en el primer equipo. Mediocentro versátil, Cortina destaca por su gran lectura de juego, su toma de decisiones y una técnica bastante depurada. Capitán del Vetusta en su segundo año como sénior, cuajó una gran temporada a las órdenes de Luis Arturo, con el que actuó tanto de pivote por delante de la defensa como de interior, teniendo más recorrido y llegando al área rival. 

En el 4-4-2 utilizado hasta ahora por Anquela, Edu (titular en los tres partidos) ocupó siempre una plaza en el doble pivote acompañando a Rocha. Si ante el Vetusta fue el canterano el que ocupó una posición un poco más retrasada e iniciando casi siempre el juego carbayón, ante el Lealtad los roles se invirtieron y fue el cacereño el que se metía entre centrales. En el encuentro ante el Lugo, el más exigente hasta el momento, el técnico andaluz optó por saltarse la primera línea y jugar directamente a campo contrario a través de balones aéreos. En dicho partido, Cortina sacó a relucir otras virtudes, como una presión inteligente y jugar fácil cuando el rival apretaba. 

A menos de un mes del inicio de la competición liguera, el Oviedo sigue buscando centrocampistas en el mercado. Dicho esto, no se puede descartar que Edu Cortina, símbolo del Requexón, rompa la puerta más dura de todas y, aprovechándose de la necesidad, consiga dorsal en el primer equipo. De momento está gustando a todos, tanto al cuerpo técnico como a la afición. 

Comentarios

Cortina arranca gustando