La generación sin derbi

El partido que muchos oviedistas no han vivido todavía


Oviedo

Este domingo llega al Carlos Tartiere un partido de esos que te hacen olvidar lo sucedido hasta ahora en liga y lo que pueda venir a continuación. Un derbi siempre será un derbi pero el de Asturias es especial y para los de la capital aún más. Tantos años oyendo que este partido no se disputaría nunca más han creado una generación de oviedistas que a pesar de no haber vivido nunca uno en sus propias carnes estás más preparados que nadie para afrontarlo.

Los que yo llamaría "niños del barro", entre los que me incluyo, han visto como normal que su equipo jugara por los campos de Asturias mientras que sus padres, madres y abuelos les contaban que años atrás los de azul les pasaban por encima a los de rayas rojas y blancas cada vez que se enfrentaban a ellos. La oportunidad de que eso volviera a pasar parecía lejana y el camino fue duro, pero aquí estamos. Pensándolo en frío lo verdaderamente duro fue todo lo luchado hasta ahora, el derbi son 3 puntos en juego, pero el corazón lo vive distinto. Antes de que ruede la pelota ya habremos ganado.

Creo que los partidos contra el filial rojiblanco, con alguna derrota entre ellos, no llegaron a doler del todo en la joven parroquia carbayona porque esta sabía que tarde o temprano todo se daría la vuelta. Rieron mientras pudieron, les dimos demasiado tiempo, pero desgraciadamente para ellos todo esto toca a su fin el domingo, y debajo de cada camiseta de rayas volverán a haber miedo y nervios. ¿Quién va a ganar? Imposible de predecir, como ya dije antes un derbi es un derbi, pero los niños del barro os esperan en el Carlos Tartiere y con más ganas que nunca de animar a los de azul. No haber vivido nunca un Real Oviedo-Sporting no nos quita el sueño, ni mucho menos, pero sabed bien que estamos preparados.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

La generación sin derbi