Susaeta: «Erice se equivocó con lo que hizo en Oviedo»

Nestor Susaeta atiende a la llamada de La Voz de Asturias antes de jugar ante el Sporting

Néstor Susaeta en el partido frente al Getafe
Néstor Susaeta en el partido frente al Getafe

Gijón

 «Soy como soy. Ahora que cada uno que juzgue lo que quiera». Agradecido y sincero. Muy sincero. Néstor Susaeta atiende a la llamada de La Voz de Asturias. El ex jugador del Oviedo no se deja nada y responde con total honestidad a cada pregunta. Sin evasivas ni excusas. Susaeta habla y habla de todo; los motivos que le llevaron a decir adiós al Oviedo, la salida de Egea, la convivencia del vestuario, su relación con Erice... 

-¿Cómo te va la vida por Albacete?

-Bueno, creo que hay dos fases muy marcadas, mucho. El inicio, honestamente, fue muy complicado. Hasta que cambiaron al míster, José Manuel Aira. De 7 partidos solo sacamos 4 puntos. No fue lo esperado. Fue realmente malo. Con el cambio de míster y el buen hacer del club en todos los sentidos se está mejorando mucho. El Albacete tiene una propiedad nueva, un director deportivo nuevo, Nico Rodríguez, y se ha mejorado mucho la plantilla. Gran parte del mérito de nuestro ascenso, de salir de abajo, es parte de los cambios que se han hecho.

-En el Real Oviedo eras importante y tenías contrato, ¿por qué decides salir?

-Mira, la verdad, es que en Oviedo estuve 4 años maravillosos. El primer año de Egea estábamos realmente bien y, después, todo cambió. Pasamos de estar arriba a salir fuera del playoff. Lo teníamos todo en nuestras manos y, al final, fue una chapuza. Lo emborronamos todo. Nos afectó mucho cómo sucedió lo de Egea. En el segundo año con Fernando fue parecido. Estuvimos arriba y también terminamos sin entrar en promoción.

«Nos afectó mucho cómo sucedió lo de Egea»

Yo trato de ser honrado conmigo mismo y me sentía responsable de lo que había sucedido... Entonces le estuve dando muchas vueltas en todos los sentidos. En el Oviedo no es solo salir al campo y jugar. Por temas familiares, mi vida es muy difícil. La exigencia allí, el día a día, todo. Necesitaba aire fresco. Necesitaba centrarme un poco más en mi familia y en el fútbol. Este año, posiblemente, me habría tocado ser capitán y creía que no podía ofrecer toda la dedicación que merece. 

(Para unos segundos) Fue una decisión muy dura. Vivía de una forma maravillosa, en un lugar increíble, la gente me quería muchísimo y adoraba a Anquela. 

«Yo me he podido equivocar. Pero también se han podido equivocar Joaquín, Carmelo...»
Susaeta y Aitor Sanz luchando por un balón
Susaeta y Aitor Sanz luchando por un balón

-¿Cómo te convence Nico Rodríguez?

 -A ver, con Nico ya había hablado al inicio del verano. Había empezado la pretemporada con el Oviedo pero ya había hablado con Joaquín (Del Olmo) y sabían bien claro cual era mi sentimiento. Incluso también lo sabía el míster (Anquela). Y, siendo sincero, al inicio de la pretemporada estaba a gusto, estaba bien. Pero, después, hablé con Nico y me propuso resetear, empezar de cero. Me propuso un proyecto ambicioso, ser alguien importante en el club, salir del foco de atención de Oviedo y tener tranquilidad. Aquí, en Albacete, no hay nada; es un entorno tranquilo, no hay entrevistas. El fútbol se vive pero, sobre todo, se vive los domingos. Luego, no hay nada más.

«Decidí echarme a un lado cuando lo tenía todo»

-Parece una decisión difícil...

-Seguramente la gente no lo entienda. Lo tenía todo. Tenía otro año de contrato, podía renovar otro año por partidos. No es por nada. Es que mi vida es muy difícil. Necesitaba airear, vivir tranquilo. En el Oviedo era tercer, cuarto o quinto capitán, me da igual. Lo que quiero decir es que era una persona de peso allí. Pero salí por mi familia y ya está. Necesitaba respirar y salir de ese foco del día a día. Decidí echarme a un lado cuando lo tenía todo.

-¿Cómo es tu relación con Jon Erice?

-Yo coincidí con Jon en el Guadalajara. Y luego en el Oviedo estuvimos, creo, 3 años juntos. Aprecio mucho a Jon pero, vamos, que creo que se equivocó con lo que hizo en Oviedo. Mi pensamiento es más que claro: sus formas no fueron las correctas. Las cosas como son. Pero tampoco es normal lo que pasó luego con él. Ni las pancartas, ni los insultos, ni todas esas barbaridades que no deberían suceder. Jon se equivocó sin duda, pero mi decisión de cambiar de equipo no tuvo nada que ver con eso.

«Lo que no es normal son las pancartas e insultos. Nunca debió suceder»
Susaeta y Erice durante el Real Oviedo-Nástic
Susaeta y Erice durante el Real Oviedo-Nástic

-Se ha llegado a decir que Susaeta y Erice tenían mucho control en ese vestuario.

-Bueno, yo no sé lo que se dice ni lo que se deja de decir. Lo que tengo claro es que si alguien ha dicho algo malo sobre mí, o algo feo, o del cáncer del vestuario. Mira yo lo que tengo claro, y eso te lo puedo decir muy claro, es que soy persona antes que futbolista. Y si algo soy en esta vida, y también te lo digo muy orgulloso, es buena persona.

Jamás he discutido con ningún compañero, siempre he ayudado a todo el mundo. ¿Que luego puedo jugar mejor o peor? Unos pensarán que soy muy lento, otros muy malo, otros que le pego a la pelota genial y algunos que le pego fatal. Jamás nadie podrá decir nada malo mío. El que diga alguien algo malo de mí me parece la mayor gilipollada del mundo. En ese sentido, estoy más que tranquilo. Si algo he hecho ha sido estar comprometido con el Oviedo. ¿Qué haya 4, 5 o 40 que digan barbaridades? Allá ellos. Bastante tengo con lo que tengo, con mi complicada vida, como para centrarme en estas chorradas, en estos bulos.

El Oviedo es maravilloso, pero también pasan estas cosas que te van minando. Yo me he podido equivocar, ¿eh? Pero también se han podido equivocar Joaquín, Carmelo... Cuando todo iba bien todo es muy bueno y muy bonito. Y cuando, de repente, salimos del playoff hubo pancartas y gritos. Y no sé de dónde salió todo eso. Porque ya había pasado un año y de repente, en un partido, salen pancartas y yo me pregunto por qué. No se quién había dirigido esto, ni por qué, ni con qué animo.

«Oviedo es el lugar donde más feliz he sido de toda mi vida»

-Imagino que todas estas cosas que dices te han podido afectar a la hora de tomar la decisión.

-Bueno, aunque pueda parecer lo contrario, quiero dejar claro que he sido muy feliz en el Oviedo. Es el lugar donde más feliz he sido de toda mi vida. Donde mejor me he sentido. También pasé momentos muy duros. Mira, el primer año, en las primeras 15 jornadas, la gente me insultaba, me llamaban de todo, me decían cosas incomprensibles. Me las tuve que tragar y ya está. Puedes jugar mejor o peor pero nunca podré entender ese comportamiento. Pero después tuve tres años muy buenos. 

-¿Has pensado ya qué hacer después del fútbol?

-(Risas) ¡De momento no me retires! Mira, no me voy a dedicar a nada relacionado con el fútbol. Me apasiona, pero también, hay muchas cosas alrededor que no me gustan nada. En este club, el Albacete, la dirección, además de ser grandes profesionales, tienen un valor humano muy grande. Tengo un respaldo muy grande. Pero, bueno, igual que pasó en Oviedo. Si por algo di todo lo que tuve y más por ese club es por la ayuda que tuve de Arturo, Joaquín, la mujer de Arturo, Johanna Slim. Son personas que parecen estratosféricas, de otra galaxia. Pero, al final, en los momentos más complicados me ayudaron en todo. 

Susaeta se dispone a centrar un balón al área del Tenerife
Susaeta se dispone a centrar un balón al área del Tenerife

Valora este artículo

31 votos
Comentarios

Susaeta: «Erice se equivocó con lo que hizo en Oviedo»