Juanjo Nieto: «En Albacete me quité un gran peso de encima»

La Voz de Asturias entrevista al lateral derecho del Real Oviedo

Juanjo Nieto en El Requexón
Juanjo Nieto en El Requexón

Oviedo

Su fichaje fue uno de los más sonados del verano oviedista, tanto por las buenas críticas que le precedían de su etapa en el Hércules como por el tiempo que se tardó en cerrar el acuerdo. Pero Juanjo Nieto (Castellón de la Plana, 1994) no tuvo un comienzo sencillo en el Real Oviedo. Debutó con una tarjeta roja en apenas 47 minutos y, junto al resto de sus compañeros, se vio inmerso en el peor momento del club carbayón en los últimos cinco años. Tras sacar la cabeza en el Carlos Belmonte, La Voz de Asturias habla con este lateral derecho castellonense que está empezando a mostrar su verdadero nivel. 

-Pregunta: ¿Qué tal en Oviedo?

-Respuesta: Tanto mi pareja como yo estamos muy contentos. Al principio, la adaptación fue difícil, como es normal cuando llegas a una ciudad nueva. Ahora ya estamos adaptados, ella trabajando y yo, además de entrenar, estoy estudiando por las tardes. Muy feliz.

-¿Qué estudia?

-Estoy preparando la prueba de acceso a un grado superior de administración y finanzas.

-¿Llevan bien lo de la lluvia? 

-Al principio te tienes que adaptar porque venimos de una ciudad (Alicante) donde no suele llover mucho, pero este clima para entrenar y jugar me gusta mucho.

-Retrocedamos en el tiempo. ¿Cómo se gestó su fichaje por el Real Oviedo?

-Pues me hablan del interés del Oviedo cuando acaba la Liga. No quise escuchar ni decidir nada hasta que finalizase el playoff de ascenso que estaba disputando con el Hércules. Cuando acabó surgió la opción de venir aquí. Tenía otras cosas encima de la mesa, pero desde un primer momento la gente que me conoce sabía que me hacía ilusión el Real Oviedo.

-Su fichaje levantó mucha expectación.

-En el Hércules acabo muy tarde el playoff y me voy de vacaciones, por entonces ya estábamos en contacto con el Oviedo. Luego se alargó un poco más de la cuenta y eso me impidió realizar la pretemporada al completo con el equipo. Dicen que lo bueno se hace esperar y así fue [ríe].

-Llega y se encuentra con dos laterales derechos en plantilla: uno de los capitanes de la pasada temporada y una apuesta que llega desde el filial.

-Cuando firmo por el Oviedo sabía que ya había dos laterales, pero si un club apuesta por ti y quiere ficharte es por algo. Yo tengo confianza en mí y que haya competencia en una demarcación es bueno para los tres y, por ende, para el equipo. Nos hace mejores.

-Debut ante el Lugo y expulsado a los 47 minutos. ¿Cómo vivió aquel partido?

-No me suelen expulsar, la verdad. Creo que han sido tres veces en mi carrera y una fue la del día del Lugo. Venía de no hacer pretemporada y no estaba a mi nivel. Si a eso le añades la expulsión, pues es un golpe duro.

-¿Qué le pasó al Oviedo de Egea? ¿Qué problemas veía?

-Tuvimos errores que nos hicieron perder muchos puntos. Algunos puntos que, incluso, merecíamos. El fútbol es así, cuando fallas en una categoría como la Segunda te condena. Entramos en una dinámica muy mala y salir nos estaba costando un mundo.

-Por aquellos días, el Real Oviedo vivió sus peores días desde el regreso al fútbol profesional de 2015. ¿Cómo lo afrontó?

-Está claro que era una situación difícil, tanto para los nuevos como para los que ya estaban aquí y se habían acostumbrado a estar siempre rondando el playoff desde el principio de la temporada. Todos juntos, hablando en el vestuario, hemos sabido sacar esto adelante y creo que ahora vamos por el camino correcto.

-En la semana previa al encuentro en Albacete, Saúl Berjón habla de los insultos que se lanzan en las redes sociales. ¿A Juanjo Nieto le afecta todo eso?

-La gente tiene su opinión. Al igual que nosotros jugamos al fútbol, pues ellos opinan de todo y tú tienes que abstraerte. Las redes sociales son algo muy amplio y hay gente a la que le gustas y otra a la que no. Como en todo. Uno tiene que trabajar en el día a día y estar tranquilo con lo que hace. A partir de ahí, el trabajo sale solo.

-¿Lee los comentarios que le ponen en Twitter e Instagram?

-Después de entrenar o jugar intento evadirme de lo que pueda decir la gente. Al final tienes que intentar que no te afecte nada, tanto si te dicen cosas buenas como si son malas. Mantenerse al margen para luego, en el campo, estar lo mejor posible anímicamente.

-Cuando llegaron los malos momentos, ¿en qué compañeros se apoyó?

-Nunca me habían recibido como lo hicieron los capitanes del Real Oviedo. Saúl, Christian o Nere (Champagne) me trataron de manera impresionante. Con Saúl tengo una relación de quedar tarde sí y tarde también. Con Christian también vamos a comer mucho. Son personas que han vivido mucho en esto del fútbol y que llevan varios años en Oviedo. Apoyarte en estas personas es lo mejor.

-Se habla mucho del buen momento de juego que atraviesa Saúl, pero también de su figura en el vestuario.

-Es que es así. Tenemos unos capitanes que cuando ven a alguien mal, que no está jugando o se queda fuera de la convocatoria, siempre tienden la mano. Y eso no se ve en todos los sitios. Se preocupan más por los compañeros que por uno mismo. Eso es lo que hace que un grupo esté unido y que en los malos momentos salgamos hacia adelante. Eso me pasó a mí al comienzo de Liga y esta gente te empuja a estar bien.

-Llega Javi Rozada. ¿Qué le dice nada más aterrizar en el primer equipo?

-El míster fue muy claro conmigo. Me dice que, al principio, parto desde fuera. Él evidentemente confía en Lucas, que es un jugador que ha tenido en el filial. Le digo que lo entiendo perfectamente, que en Mallorca viví algo similar cuando me subieron al primer equipo. Le dije que iba a trabajar a tope para revertir esa situación.

-Está seis jornadas sin jugar, dos de ellas en las que ni entra en la convocatoria, pero Rozada, en sala de prensa, alaba su trabajo diario.

-Vengo de tres temporadas en las que lo jugué todo. Que llegase el fin de semana y no me tocara jugar era una sensación extraña para mí. Cuando estaba en otros equipos y era titular, me fijaba en los compañeros que no estaban jugando, en cómo lo estaban afrontando. En esas situaciones lo único que te queda es trabajar en el día a día y darle motivos al míster para que te dé la oportunidad.

-¿Qué piensa cuando Sangalli es el lateral derecho titular en Tenerife?

-Cuando ves que en tu posición sois tres y juega otra persona pues choca. Piensas que no estás haciendo todo lo posible para estar jugando. Marco (Sangalli) es una persona que te cumple en todas las posiciones y solo tocaba trabajar.

Javi habló conmigo en Tenerife. Para mí hay un antes y después de aquella charla porque me da una tranquilidad tremenda. Veo que, lo que estoy haciendo diaramente, el cuerpo técnico lo valora.

-Descanso en el Carlos Belmonte y Rozada le dice que al campo.

-Estaba más tranquilo que otros días porque venía de entrenar bien. Me sentía capacitado para salir y cumplir. Que me diesen la oportunidad en un partido en el que se va perdiendo, que estaba cuesta arriba, da moral.

-Su entrada es clave en la mejoría del equipo. ¿Sensaciones al final del encuentro?

-Sinceramente, me quité un gran peso de encima. Sabía que en los anteriores partidos, entre el poco ritmo y el llegar tarde a la dinámica del grupo, no había estado a un buen nivel. Era consciente de ello, un futbolista cuando no está bien lo sabe.

Verte tan bien en un partido nada sencillo como el de Albacete y que encima se acaba remontando te da un chute de adrenalina muy importante.

-¿Qué le comentaron en el vestuario?

-El vestuario y la gente de mi entorno me felicitó, lo normal cuando un futbolista lleva varios partidos sin jugar. El míster me dijo que me había ganado la oportunidad en el día a día, que nadie me lo había regalado.

-¿Cuál es la principal aportación de Rozada a este Real Oviedo?

-Lo repetimos mucho, pero cuando un entrenador te dice las cosas durante la semana y en el partido pasan, para el jugador es mucho más fácil todo. Salir a un campo y ver que sí, que está pasando lo trabajado en El Requexón, es muy importante. Y el equipo lo ve y lo valora.

-¿Qué le pide Rozada a un lateral derecho?

-Depende del rival, pero sí que es verdad que le gustan los laterales que vayan hacia adelante, que siempre busquen el pase que supere línea. No tener miedo a progresar y ser muy intensos. A partir de ahí, crecer.

-Ante el Girona, por fin, el Carlos Tartiere vio a un gran Juanjo Nieto.

-En los primeros partidos no tenía la confianza en mí mismo que puedo tener ahora. Sales con otra mentalidad y jugamos un buen partido. Cuando el equipo está bien, todos estamos bien.

-¿Qué tal esa pareja con Sangalli?

-Es muy fácil encontrarse bien con Marco. Es un jugador muy generoso, cuando tiene que defender te ayuda y en ataque te genera muchas ventajas. Entiende muy bien el fútbol. Cuando tienes compañeros así, es un placer jugar.

-¿Cuál es el compañero que, futbolísticamente, más le ha sorprendido?

-Riki me sorprendió muchísimo desde el principio. Aluciné. Me parece un jugador impresionante, cuando lo vi por primera vez dije «¿pero y este chaval?».

Y Sangalli, quieras o no, tiene ese dinamismo y esa manera de entender el fútbol que es increíble.

-¿Ve mucho fútbol en casa o desconecta cuando sale de los entrenamientos y los partidos?

-Soy muy friki del fútbol, me trago todos los partidos [risas]. Cada vez intento ver menos y darle un poco más de bola a mi pareja, pero sí que es verdad que me gusta ver todo, hasta la Segunda B.

-¿Qué piensa del VAR?

-Un recurso más. Sí que es verdad que a veces los partidos se paran mucho, pero todo lo que sea mejorar pues bienvenido sea.

-¿El equipo afronta los partidos de manera diferente? ¿Condiciona?

-Los partidos los afrontas igual, pero en muchas situaciones no sabes cómo reaccionar o gestionarlo. Metes un gol y dudas si celebrarlo o no, estás tres minutos pendiente… Es algo feo, pero ya nos iremos adaptando.

-Solo quedan unas semanas para el derbi. ¿Ya le hablaron mucho de ese partido?

-Si te soy sincero, todavía no he visto ningún vídeo ni nada de eso. He escuchado comentarios y tal de amigos de aquí de Oviedo, pero poco más. Todavía quedan varios partidos y ya llegará el derbi, seguro que lo afrontaremos con muchas ganas.

Comentarios

Juanjo Nieto: «En Albacete me quité un gran peso de encima»