Un año después siguen las incógnitas sobre los incendios que devastaron el Occidente astur

DANIEL GAYOSO LA CARIDAD / LA VOZ

COMARCAS

La escultura «El contenedor de la memoria», de Herminio
La escultura «El contenedor de la memoria», de Herminio Daniel Gayoso

Coincidiendo con el aniversario, ayer se descubrió un monumento en El Franco: «El contenedor de la memoria»

02 dic 2018 . Actualizado a las 12:46 h.

Un año después de uno de los fines de semanas más trágicos de la historia reciente del Occidente asturiano, el color verde comienza poco a poco a asomar en bosques y campos de la comarca que fueron arrasados por las llamas. Hoy se cumplen un año de los incendios que arrasaron cerca de 3.000 hectáreas en el noroccidente astur. El Franco fue el concejo más afectado. Allí las llamas quemaron tres viviendas, bosques enteros y obligaron a evacuar de sus casas a decenas de personas. Un único incendio, iniciado en Boal, avanzó hasta El Franco y destruyó, solo en este municipio, 2.554 hectáreas, situándose las llamas a las puertas de localidades como La Caridad o Viavélez. Un año después, el recuerdo sigue aún latente.

Dos de los tres propietarios de las viviendas más afectadas han recibido 15.000 y 3.000 euros respectivamente de ayudas del Principado para reparar sus casas incendiadas. Un tercero no ha visto reconocida su subvención porque es el seguro quien debe hacerse cargo de los daños.

Lo cierto es que las zonas más afectadas comienzan a recuperar su color original, aunque hay localidades en las que todavía son visibles las secuelas. En Viavélez, por ejemplo, el cartel que señaliza el pueblo es el mismo que fue totalmente calcinado. Un cambio importante se refiere a la madera quemada, que poco a poco comienza a ser talada y vendida.