Una casona rústica con vistas a la costa y las montañas

Graciela M. Camporro REDACCIÓN

COMARCAS

El Hotel Restaurante Playa de las Llanas es un refugio único en la zona. Destaca su estilo ad hoc y su comida 100% asturiana

24 abr 2017 . Actualizado a las 18:10 h.

El Hotel Restaurante Playa de las Llanas se ha convertido en uno de los refugios con más encanto de la costa asturiana. Se encuentra situado en Muros del Nalón, un enclave único y cercano a muchos de los pueblos más turísticos de la región. Su privilegiado posicionamiento hizo al promotor Luis Esteban embarcarse en este negocio que inauguro hace casi 15 años. La casa destaca por su estilo rústico en el que la madera de castaño es la gran protagonista. Además de un jardín y un salón con chimenea, este alojamiento cuenta también con su propio restaurante en el que los huéspedes pueden disfrutar de una sencilla comida y 100% asturiana. Muros de Nalón cuenta además con una característica particular, y es que muchos peregrinos que realizan el Camino de Santiago deciden pasar por allí.

Una casona rústica en la costa

«Queríamos hacer algo de calidad. La hicimos en Muros de Nalón porque nos encanta la zona y no había nada parecido», señala Esteban. Su intención fue hacer algo diferente para diversificar su negocio, por lo que se puso manos a la obra y construyo desde los cimientos este establecimiento rural que integra el Club de Calidad Casonas Asturianas. La casa llama la atención por su estilo rústico en el que destaca la carpintería de castaño. Las 18 habitaciones cuentan con una decoración ad hoc, algunas de ellas con el encanto de los techos de madera abuhardillados. Las vistas de todas ellas dan hacia la costa o la montaña, y la decoración de cada una es totalmente diferente a la del resto.

Además, el hotel dispone de su propio restaurante abierto a todo el público y con una carta de comidas, todas caseras, en las que abunda el producto local. En particular destacan las carnes de los ganaderos de la zona y los pescado frescos adquiridos en los puertos de la comarca. «La comida que servimos es sencilla y 100% asturiana. Por ejemplo, gustan mucho nuestras croquetas de compango», comenta Esteban. El comedor de este restaurante es en realidad una galería en la que los clientes pueden disfrutar de las hermosas vistas de la zona.