Más de un centenar de peces muere en la fuga del Cares

Emergencias calcula que llegaron al río unos 30.000 litros de combustible. Medio Ambiente reconoce que ha tenido «graves consecuencias». Cantabria también coloca barreras de protección en el Deva

Trabajadores colocan las barreras de protección.Trabajadores colocan las barreras de protección
Trabajadores colocan las barreras de protección

Redacción

A pesar de los esfuerzos de los bomberos y de la activación del plan de emergencias por mercancías peligrosas, alrededor de 30.000 litros de combustible se derramaron sobre el cauce del río Cares. Durante las primeras horas, los agentes del medio natural recogieron tres salmones muertos y alrededor de 100 peces más, entre truchas y reos. Este es el balance del accidente sufrido por un camión a la altura de Niserias, en Peñamellera Alta, que provocó la muerte del camionero que quedó atrapado.

La consejera de Medio Ambiente e Infraestructuras, Belén Fernández, ha recordado que tendrá que ser la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) la que tome medidas para «aquilatar» los efectos del vertido del gasóleo sobre el río Cares. La consejera ha recordado que está trabajando en asunto la Guardería de Medio Natural y Protección Civil, y que la Confederación Hidrográfica «tendrá que tomar las medidas precisas para aquilatar este accidente que ha tenido graves consecuencias para el medio fluvial».

Presidencia

A media tarde, la fuga quedaba ya controlada y la Consejería de Presidencia y Participación Ciudadana pasaba a nivel 0, el más bajo de todos, Plan Especial de Protección Civil del Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera y Ferrocarril, conocido como Plamerpa. A las seis de la tarde, se conseguía retirar el camión, limpiar la calzada y reabrir al tráfico la carretera AS-114 que había permanecido cortada desde el vuelco, registrado a primera hora de la mañana.

Fuentes consultadas por La Voz explican que la fuga se produjo desde el primer momento, así que cuando llegaron los bomberos y todo el personal desplazado por el Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) y por el Gobierno del Principado el combustible ya había llegado al cauce. Su trabajo, a contrarreloj, consistió en tratar de drenar y evitar que siguiera cayendo al Cares. Colaboró el personal del SEPA, la Guardia Civil de Tráfico, agentes del Seprona y del medio natural y operarrios de Carreteras.  

Aún así, las manchas es extendieron con rapidez debido, entre otros factores, al abundante caudal del río. Esto provocó la muerte de peces. El recuento final podría ser mayor del centenar de truchas y reos y de los tres salmones registrados hasta ahora.   

El operativo 

Una vez cortada la fuga y retirado el camión, que volcó en Niserias, se comenzará a reducir las barreras de protección que se habían colocado. Está previsto que a última hora de hoy, lunes, se comiencen a quitar las barreras absorbentes más cercanas al canal. Mañana, martes, continuará con la retirada aguas debajo de las nueve barreras colocadas en Asturias. Pero no se parará durante la madrugada. A lo largo de la noche personal permanecerá en el lugar realizando tareas de vigilancia.

A lo largo de toda la jornada se ha mantenido permanente contacto con el servicio de emergencias del 112 de Cantabria que también han colocado barreras absorbentes en el cruce del Cares con el Deva, en la localidad de Molleda, en Buelles y en Unquera. Esta tarde, al igual que realizó el helicóptero del SEPA por la mañana, su helicóptero ha realizado un vuelo de reconocimiento sobre el cauce del río para continuar con los trabajos de seguimiento.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Más de un centenar de peces muere en la fuga del Cares