«El anterior alcalde está sentenciado y no ha habido ni juicio»

Miguel Ángel Fernández será nombrado en unos días alcalde de Caso en sustitución de Tomás Cueria. Asegura que está dispuesto a ser «implacable» en la defensa de los intereses de su municipio.


Campo de Caso

A Miguel Ángel Fernández Iglesias (Oviedo, 1952) nunca se le pasó por la cabeza ser alcalde, sin embargo, las circunstancias lo han puesto a las puertas de la alcaldía de Caso y en unos días será oficialmente el nuevo regidor. Admite que le costó dar el paso pero que como persona comprometida que es, era lo que tenía que hacer por ser el que más tiempo tenía de los cuatro concejales del grupo socialista. Asumida cuál será su nueva responsabilidad asegura que será «implacable» en la defensa de los intereses de su municipio sea ante la administración que sea, incluida la del Principado, con la que comparte color político. Respecto a la dimisión de Tomás Cueria, como manda el código ético de la Federación Socialista Asturiana ante la apertura de un juicio oral, Miguel manifiesta que es lo que tenía que hacer siendo consecuente con haber firmado ese código ético. Sin embargo, el próximo alcalde de Caso critica el punto en que se ha colocado esa línea roja y tacha la medida de «ocurrencia» en tanto que dice que con ella es el propio partido político el que sentencia y considera que con ella «no se subsana la corrupción».

 -Miguel, va a ser casi alcalde por sorpresa…

-No esperaba esto ni muchísimo menos, pero tiene que ser así aunque no fuera algo que yo deseara. No obstante, también he de decir que es un orgullo sentirse casín, y aunque sea por dos años, ser alcalde del municipio en el que hiciste la vida, pero la verdad es que nunca había pensado serlo.

 -Cuando se presentó a las elecciones de 2015 lo que menos pensaría sería en convertirse en regidor ¿cómo ha asimilado usted y su familia la que será su nueva realidad política?

-Desde que sufrí un accidente de mina y me retiraron he sido una persona comprometida, porque entiendo que la sociedad en sí necesita gente que piense en ellos. Yo he estado en Cruz Roja y soy el Coordinador de Protección Civil en Laviana, aunque tendré que replantearme esto porque el tiempo da lo que da. Por tanto, siempre he tratado de ayudar. Nada de esto me genera retribución, pero tienes contacto con la gente y eso genera satisfacción. Para mi familia sólo tengo agradecimiento, porque estoy seguro que es de donde voy a tener que quitar horas, pero creo que están acostumbrados y que saben que soy una persona comprometida, y que cuando entré en la lista es para trabajar, aunque nunca pensara en llegar a alcalde. Pero el compromiso está ahí y el que más tiempo tenía de los concejales era yo, aunque le correspondería a Rocío por ser la siguiente en la lista.

 -¿Le costó dar el paso y postularse para ser el próximo alcalde ante la dimisión de Tomás Cueria?

-Me costó, desde el día que Tomás nos comunicó a los concejales socialistas que se le abría juicio oral hasta antes de ayer. Tuve una mala sensación y para mí el golpe fue grande porque pensé que la denuncia pudiera llegar a estos términos.

-No obstante, la denuncia judicial de Cueria ya venía de tiempo atrás y la posibilidad de que se le abriera juicio oral existía ¿pensó en algún momento que eso podía pasar y que alguien iba a tener que sucederle?

-No, porque uno tiene unos conceptos en la vida, y aunque ahora estamos muy mal vistos los políticos, no puede ser lo mismo cuando alguien mete la mano en la caja a cuando alguien tiene un fallo administrativo porque ya no es esa persona sola, sino que dependes de quien te asesora o si de verdad estás asesorado. Y después la paradoja de que alguien pueda ser juzgado por pagar algo que está hecho y certificado y que al que no paga no le pase nada. Igual lo mejor es no pagar nada, tener un ayuntamiento opaco, no rendir cuentas con nadie y entonces esto igual marcha de maravilla… La verdad que esto me genera muchísimas dudas. Es contradictorio. Entiendo a los abogados, jueces y fiscales que para ellos un juicio es la seguridad de una persona. En este caso no lo es, porque Tomás, nos guste o no, está sentenciado y todavía no hubo ni ese juicio. Pero en los partidos políticos también pensamos muchas ocurrencias, como yo las llamo, cuando tenemos congresos y dictamos para todos unas medidas que yo creo que no subsanan la corrupción. Que una persona que todavía no está juzgada, ya la sentenciamos nosotros. Pero fue una medida que tomamos nosotros y tenemos que apechugar con ella, todos somos culpables, y yo el primero.

 -Se le ve convencido de la inocencia de Tomás Cueria y después de su dimisión sus declaraciones fueron críticas con el código ético de la FSA ¿no está de acuerdo con el punto en el que se ha situado la famosa línea roja?

-Yo creo que tenemos el listón muy alto y que hasta los mismos juristas lo creen, porque ellos entienden que el juicio es algo que da seguridad y claridad, pero ahora mismo, en el momento en que Tomás tiene que dimitir por la apertura del juicio oral, está sentenciado ya. Y yo pregunto ¿quién va a rehabilitar a Tomás? Como persona, ya no tanto como alcalde. Dicen que se rehabilitará… ¿qué vamos a poner a Tomás de alcalde la próxima legislatura? Lo dejo como pregunta y en este caso es Tomás, pero puede ser otro cualquiera.

 -En el vecino concejo de Aller, ante un caso similar, el alcalde, David Moreno, se ha negado a dimitir porque se reafirma en su inocencia ¿está de acuerdo con su postura?

-No, no estoy de acuerdo y voy a explicarlo en primera persona. Miguel Fernández políticamente no es nadie, si soy algo es porque estoy debajo de un paraguas que se llama PSOE. Entonces yo no puedo hacerle un daño irreparable a quien de verdad me dio la opción de ser alcalde, que en este caso es el PSOE. Yo creo que debería haber dimitido ya que firmó el código ético, porque no podemos firmas códigos y después no cumplirlos diciendo que somos socialistas. Rebelémonos cuando tenemos que hacerlo, que es en los congresos, estemos atentos a lo que firmamos y siendo consecuentes con ello, no queda más que acatarlo como hizo Tomás.

 -Le quedan por delante dos años de legislatura ¿cuáles van a ser sus objetivos y sus directrices a la hora de gobernar el concejo?

-Yo quiero seguir en la demanda de que si el concejo de Caso y sus gentes aportan cosas importantes como el agua o el terreno, el resto de asturianos tienen que ser consecuentes con Caso, porque al ser un municipio muy grande con pocos habitantes tiene muchísimas necesidades. Somos un municipio meramente ganadero y siendo eso el único medio económico que tenemos, hay que seguir marcando leyes y normas que puedan instar a la gente joven a quedarse y mantener la tradición ganadera, porque la realidad es que cada día se lo están poniendo más difícil desde Europa, desde el Gobierno central y desde el propio Principado. Por tanto, mi máxima va a ser defender los intereses de Caso.

 -En este tiempo le tocará algún que otro asunto complejo y polémico, como que se llegue a permitir el uso lúdico de los pantanos del Alto Nalón ¿cuál será su postura al respecto?

-La postura del PSOE de Caso, siendo yo todavía secretario general, es seguir demandando un estudio riguroso, aunque nosotros matizamos que es una petición que hacen los vecinos, y aunque no sabemos si va a ser una panacea o no, si es bueno para Caso, yo lo veré con buenos ojos. Abogo porque haya razones para que el pantano pueda ser navegable sin contaminación, porque si eso puede ser un recurso para una zona que está en despoblación o para la gente que invirtió en el ámbito turístico, yo creo que tenemos que pensar en ellos. Y esto no debe ser algo que defienda el PSOE, tenemos que ser todos grupos con representación en el Ayuntamiento, y yo creo que en este caso lo tenemos bastante claro las tres fuerzas políticas: PSOE, IU y PP.

-¿Cómo será Miguel Ángel Fernández cuando tenga que sentarse a negociar con otras administraciones?

-El papel que voy a tener que jugar es ser implacable y buscar lo mejor para Caso y para sus habitantes. Y aunque sea del mismo color que el Gobierno del Principado, que no se crean que voy a andar con contemplaciones, porque nunca lo hizo Tomás y yo tampoco lo voy a hacer. Voy a seguir realizando todas las reivindicaciones que creamos que son justas para Caso.

-Tomás Cueria deja un hueco también en la presidencia de la Mancomunidad de Servicios del Valle del Nalón ¿se ve con fuerzas y ánimo para asumir también ese cargo?

-Siendo muy sincero, Miguel no se ve de presidente de la Mancomunidad del Nalón. Ahora misma tengo bastante con ser alcalde de Caso, pero apoyaré al compañero que se designe entre todos. Y eso que tengo que decir la Mancomunidad está ahora mismo como nunca después del trabajo realizado por Tomás, que tuvo que lidiar él solo los peores momentos. Los anteriores presidentes habían podido tener gerentes y él no, y sin embargo, ha llegado a resolver la deuda histórica de los municipios compensando a los ayuntamientos que más estaban pagando. Ahora esa deuda quedará saldada con el compromiso de Laviana de hacer el pago, y por tanto deja la Mancomunidad como a mí me deja el Ayuntamiento, saneado. Cuando él entró había una deuda de dos millones de euros y tras un plan de pago a proveedores por 1.250.000 euros, ahora la deuda real de Caso es de 700.000 euros y en caja queda para terminar el año, porque hasta ahora están todos los pagos realizados, medio millón de euros. Por tanto, ahora sí sabemos a qué hay que hacer frente cosa que antes era imposible. Pero no quiero incidir en esto porque ahora lo que toca es mirar para adelante y olvidar de lo que nos dejaron porque no podemos disculparnos en ello. Pero también es bueno decir quien fue el que cogió el Ayuntamiento en unas condiciones y lo deja en otras.

-En las últimas elecciones se presentó en la lista del PSOE de Caso, pero en su día ya participó del gobierno de Laviana ¿le da eso unas tablas a la hora de enfrentarse a este nuevo cargo?

-Sí da tablas, pero la política ha cambiado y genera otras responsabilidades por cómo funciona la administración local ahora, que es totalmente diferente. En Caso estamos sin secretario actualmente y urge buscar una solución, porque sino hablamos de una administración paralizada, porque aquí es secretario-interventor y jurídicamente es quien te asesora. Así que estamos tratando de solucionarlo, porque los funcionarios hacen todo lo que pueden, pero hay tareas que son propias del secretario.

-Por cierto, que precisamente el alcalde de Laviana, Adrián Barbón, anunciaba este jueves que se presentará como candidato a la secretaría general de la Federación Socialista Asturiana ¿qué le parece?

-Se llevaba tiempo anunciando, ahora mi pregunta es ¿cuánto tiempo más vamos a seguir desangrándonos? Yo tengo una opción que es tan válida como la que tomó cualquier otro militante de otra opción diferente a la mía. Mi apoyo es para Josechu (José María Pérez, el otro candidato a secretario de la FSA), porque creo que es capaz y tiene otro talante. No le deseo ningún mal a Adrián, ni mucho menos, porque es legítimo que luche por unas ideas, que reconozco que ganaron a nivel federal y, por supuesto, para mí el secretario general es Pedro Sánchez aunque yo no lo haya votado. Ahora lo que toca es sumar y en ese plan veo más a Josechu que a Adrián.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

«El anterior alcalde está sentenciado y no ha habido ni juicio»