La planta más moderna de España para transformar purín en electricidad

Costó 12 millones de euros y en la actualidad unos 400 ganaderos del Occidente astur ya la utilizan


navia / la voz

Los gobiernos autonómicos, sobre todo de regiones como Galicia o Asturias, tratan estos días de lograr unan nueva moratoria que retrase la obligatoriedad de enterrar los purines en lugar de esparcirlos como hasta ahora, con cisternas. Es una práctica habitual entre los ganaderos de ambas regiones, pero llegará a su fin muy pronto con la aplicación de esa normativa que llega de Europa. En el Noroccidente asturiano hay una forma de cumplir ella norma y, además, ahorrar unos euros. La empresa Biogastur inauguró el pasado verano en Navia la planta de tratamientos de purines más moderna de España.

La instalación, que costó doce millones de euros, permite separar el metano de los purines y convertirlo en energía eléctrica, que es vendida en su mayoría a Red Eléctrica. En el futuro también se prevé transformarlo en biodiésel.

El proceso es muy sencillo. Una cisterna acude a casa del ganadero, recoge el purín, lo trata en la planta y lo puede devolver, si se pide, de dos formas. Una en líquido, para abonar las tierras sin elementos contaminantes, y otra en forma de virutas, que se pueden almacenar varios días hasta el momento de abonar la tierra.

La planta lleva seis meses funcionando. Diariamente entran unas 400 toneladas de purín, estiércol y restos sobrantes de las empresas lácteas.

Biogastur tiene un convenio firmado con Central Lechera Asturiana, que pagó el 25% de los 12 millones de inversión. El acuerdo implica, que la planta tratará los restos de Central Lechera Asturiana y sus ganaderos asociados, que son unos 400, el 70% de los existentes en el Noroccidente astur. Este acuerdo concluye el 31 de enero, momento a partir del cual cualquier ganadero, tanto del Occidente de Asturias como de A Mariña, con independencia de su vinculación o no a Central Lechera Asturiana, podrá llevar su purín y estiércol a tratar en esta planta.

Cobran 2,5 euros por tonelada de purín, aunque únicamente se acude a recoger a aquellos ganaderos que se encuentren en un radio de unos 40 kilómetros de Navia. Los que se encuentren más lejos deberán llevar el purín por sus propios medios o pagar o transporte que ofrece la empresa.

Los estudios de la empresa que gestiona la planta, Biogastur, aseguran que al ganadero eliminar una tonelada de purín por su propia cuenta le sale por entre 4 y 6 euros. «Hay que amortizar la cisterna o pagar el alquiler, tener una fosa séptica apropiada, un terreno para abonar y el tiempo que se pierde esparciendo», asegura Marcos Quevedo, el responsable de la planta.

La instalación está ahora mismo al 40% de su capacidad y su intención es llegar muy pronto a su máximo, 1.000 toneladas diarias.

Comentarios

La planta más moderna de España para transformar purín en electricidad