El primer club cannábico rural de Asturias será moscón

La Asociación Astur Haze abrirá el próximo mes el primer local para fumadores en Grado

Un hombre fuma marihuana en Bangkok
Un hombre fuma marihuana en Bangkok

Redacción

Los clubes sociales cannábicos proliferan en Asturias. Si ya se sabía de la existencia de algunos de estos establecimientos en Gijón, Oviedo y Avilés, ahora le llega el turno al mundo rural. El próximo mes Grado acogerá la inauguración de la Asociación Astur Haze, el primer club cannábico rural del principado. Así lo hacían saber el pasado lunes desde «En Grau Podemos».  «La idea surge a partir de los tres usuarios de cannabis que componemos la junta directiva de la asociación. Nuestra intención es cubrirla demanda de usuarios lúdicos y terapéuticos», cuenta Pablo Armenta, su presidente.

El local estará situado en la calle Valentín Andrés y se podrá acceder a él mediante el pago de unas cuotas mensuales. Los usuarios lúdicos habrán de pagar diez euros al mes, más una entrada de 30 euros. Por su parte, los usuarios terapéuticos podrán formar parte del club de manera gratuita mediante un certificado médico donde se indique el tipo de patología que sufre el paciente. «Trabajamos mano a mano con una clínica barcelonesa, además de con varios médicos a nivel local en Gijón y Avilés. Son ellos quienes elaboran esos certificados e indican al interesado que tipo de terapia es la más conveniente», explica Armenta. Estos son aceite de marihuana, aceite de cáñamo, marihuana o hachís, entre otras variedades de consumo para los pacientes. 

Desde Astur Haze quieren hacer hincapié en la especial atención que se les proporcionará a los usuarios terapéuticos. Una de las principales acciones que quieren llevar a cabo es facilitar el cannabidiol o CBD, una parte no psicoactiva de la marihuana destinada a fines medicinales y que está relacionada con la relajación. «Proporcionaremos, además, información activa en todos los aspectos que los consumidores de marihuana requieran», explica el presidente de la asociación.

Armenta celebra que hasta el momento no han tenido ningún tipo de problema. «La receptividad ha sido buena y los vecinos, por el momento, no han protestado por la apertura del club», asegura. Para todos los que puedan dudar de la legalidad de este club, Armenta es claro: «Todo el proceso de creación ha estado supervisado y asesorado por un despacho de abogados madrileño especializado en temas de cannabis».

La Asociación, más que un club social

Astur Haze pretende llevar a cabo la creación de una feria durante el próximo verano, que se convierta en una cita anual para todos los amantes del cannabis. «Se trata de una fera de Cannabis Medicinal en la que participen médicos y especialistas para hacer llegar los usos prácticos y medicinales del cannabis», explica Armento, quien asegura que intentarán que esta cita se convierta en un referente dentro del panorama estatal.

Valora este artículo

10 votos
Tags
Comentarios

El primer club cannábico rural de Asturias será moscón