Orovalle amplía la búsqueda de oro a Allande y Cangas del Narcea

El Principado concede a la empresa un permiso para investigar la presencia del mineral en la zona. Ahora se inicia un periodo de información pública abierto a alegaciones

Explotación de minas de oro en Asturias.Explotación de minas de oro en Asturias
Explotación de minas de oro en Asturias

Redacción

La fiebre del oro se extiende a Allande y Cangas del Narcea. La empresa Orovalle, con explotaciones en Belmonte y Salas, busca nuevos yacimientos en la región para aumentar su capacidad de extracción de oro, plata y cobre. La compañía tiene solicitados varios permisos para ampliar sus zonas de trabajo y el Principado ha dado luz verde a uno de ellos. Se trata del proyecto «Goya», y una vez que se ponga en marcha, durará tres años hasta su finalización. Pero este es solo el primer paso, por lo que «Goya» tendrá que salir ahora a información pública y se abrirá un periodo de alegaciones. En casos similares, algunas asociaciones ecologistas se han opuesto.

La empresa recoge en su proyecto que la zona del permiso de investigación solicitado está a una distancia kilométrica «aceptable» para transportar la hipotética producción de mineral hasta la planta de El Valle, en caso de no existir recursos suficientes para la construcción de una nueva planta en la zona, «siendo un perfecto depósito satélite semejante a la explotación que la empresa está llevando a cabo en Carlés». Por ello, OroValle quiere conocer lo más detalladamente posible sus posibilidades en la zona y ha desarrollado un proyecto que durará tres años y supondrá una inversión de más de 380.000 euros. Estas son las fases de su proyecto:

Primer año

La empresa pretende recopilar toda la información existente de estudios realizados y trabajos desarrollados por otras compañías en el pasado. Una vez reunida esa documentación, OroValle quiere desarrollar una cartografía de superficie centrándose «en la posición de las estructuras». Posteriormente, realizará «muestreos de detalle» para conocer las direcciones favorables de mineralización con el fin de localizar objetivos preferenciales en el entorno. Por último, realizará estudios «mineralógicos y petrográficos en caso de dudas sobre la naturaleza litológica de materiales». En este caso, se realizarán en la Universidad de Oviedo.

Segundo año

En esta segunda etapa el objetivo es profundizar en la labores de cartografía. Para ello, realizará un muestreo «mediante rozas y paneles de las zonas a priori másinteresantes». También impulsará una campaña de geoquímica de suelos. Con ella, la empresa podrá definir «zonas mineralizadas en las zonas sin afloramientos». La malla de geoquímica de suelos, será definida una vez se haya realizado la cartografía, especifica el proyecto.

Además, la empresa definirá zonas de mayor interés para centrar el trabajo en las mismas; en función de los resultados obtenidos con la geoquímica de suelos, «se podría plantear la realización de campañas geofísicas orientadas a la localización de masas con diferentes características magnéticas y gravimétricas (concentraciones de sulfuros). La exploración por métodos geofísicos variará en función de los primeros resultados obtenidos», especifica la compañía.

Tercer año

OroValle considera que el tercer año, con la información y datos obtenidos durante el primer y segundo año, podrá sondear el permiso de investigación que solicita, siempre en el caso de «obtener los permisos necesarios para las diferentes fases de investigación que se proponen:

- La primera evaluación podrá ser una evaluación superficial mediante sondeos de superficie.

- En el caso de existir zonas con leyes lo suficientemente altas como para pensar en una explotación por interior, se podría acometer algún sondeo más extenso para delimitar los recursos susceptibles de ser minados por minería de interior.

- Las muestras extraídas se analizarían.

-Realización de estudios metalúrgicos para la correcta evaluación económica del hipotético proyecto, así como los estudios geotécnicos e hidrogeológicos necesarios. «Se realizarán 1.500 metros de perforación, en proporción semejante a otros permisos de investigación que la compañía posee, en aquellas zonas donde los resultados de las fases anteriores hayan sido positivos. Esta estimación de metros de perforación puede variar en función de los resultados previos», especifica la compañía.

- Posteriormente, realizará un cálculo inicial de recursos que será desarrollado como primera evaluación preliminar del permiso de investigación solicitado. «Los planes para este último año estarán totalmente condicionados a los resultados obtenidos en años anteriores», asevera la empresa en el proyecto.

Orovalle tiene en la actualidad una plantilla propia de 448 personas, de las que -según datos de la propia compañía- el 49% de trabajadores de los concejos de, Belmonte, Cangas de Narcea y Tineo, Allande, Salas, Grado y Boal, y más del 97% de Asturias.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Orovalle amplía la búsqueda de oro a Allande y Cangas del Narcea