Simulacro de tragedia aérea en Asturias: 35 fallecidos en la ría del Nalón

El Principado pone a prueba a los servicios de emergencias

Un momento del simulacro
Un momento del simulacro

Soto del Barco

El consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez, ha valorado este martes la eficacia de los simulacros desarrollados esta mañana para comprobar la capacidad de respuesta de los distintos servicios y cuerpos de seguridad ante emergencias y siniestros reales. El Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) ha realizado por primera vez un ejercicio de activación del Plan de Incendios Forestales (Infopa) y también ha puesto a prueba las nuevas directrices de intervención incorporadas a finales de 2017 al plan de protección.

Antes de acudir al Puesto de Mando Avanzado de Illas, el titular de Presidencia ha visitado otro instalado en el área recreativa de Soto del Barco, desde donde se coordinaba la intervención de medios para hacer frente a un simulacro por un grave accidente aéreo. El supuesto planteaba la caída de un avión con 150 pasajeros sobre la ría del Nalón, con un balance de 35 fallecidos, 30 heridos y 85 desaparecidos.

Este ejercicio, desarrollado en colaboración con el Aeropuerto de Asturias, supuso la activación del Plan Territorial de Emergencias de Principado de Asturias (Platerpa) en situación 2 y la puesta en práctica de los procedimientos de coordinación entre ambas organizaciones ante accidentes con múltiples víctimas. Asimismo, sirvió para simular la participación del juez de guardia y del Instituto de Medicina Legal (Imlas), con el traslado de los forenses a la zona.

«Estas novedades llevan, por ejemplo, a encuadrar este episodio forestal en un índice de gravedad severa, a poner en marcha medidas de autoprotección para la población y al confinamiento de los vecinos de las localidades afectadas por el fuego», ha explicado Martínez.  

En el simulacro se activó el Infopa en situación 2 por la simultaneidad de una treintena de incendios y ante la evolución de uno de ellos en la sierra de Faidiello, en el concejo de Illas, que ponía en riesgo poblaciones e infraestructuras de comunicaciones importantes, dado que el fuego afectaba al pico Gorfolí.

Ante la gravedad del hipotético escenario, el ejercicio movilizó cerca de 40 vehículos, dos helicópteros y un avión anfibio, además de 100 profesionales de extinción, vigilancia y control del Sepa, el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), la Unidad Militar de Emergencias (UME), la Guardería de Medio Natural, la Guardia Civil y el Seprona.

El simulacro contribuye, a falta de un análisis más exhaustivo, a mejorar y actualizar los procedimientos de intervención, coordinación y colaboración entre diferentes organismos.

«Es un ejercicio complejo que nos permite evaluar nuestra capacidad de respuesta ante situaciones de máxima gravedad, revisar los procedimientos operativos y de coordinación y, si es necesario, adaptar los protocolos», ha valorado el consejero.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Simulacro de tragedia aérea en Asturias: 35 fallecidos en la ría del Nalón