La aportación asturiana al (esperpéntico) patrimonio de los 'Ecce Homo'

La estridente restauración por una vecina aficionada de varias tallas religiosas de la iglesia de Rañadorio, en Tineo, desata un nuevo fenómeno viral

Algunas de las tallas de la iglesia de Rañadoiro, en Tineo, tras la 'restauración' a manos de una vecina
Algunas de las tallas de la iglesia de Rañadoiro, en Tineo, tras la 'restauración' a manos de una vecina

Eran sobrias tallas de tema religioso del siglo XV y XVII y ahora su aspecto se asemeja más bien al de un retablo formado por piezas de un kit de Famóbil o un Kinder Sorpresa. O al menos, esas son algunas de las comparaciones que ha merecido la espontánea labor de 'restauracion' que ha padecido un conjunto escultórico de la ermita de Rañadorio, una pequeña localidad de Tineo. De la policromía original -que podría haber resultado afectada o incluso destruida- se ha pasado a colores planos e industriales que hacen pensar en manufacturas de juguetería. El Arzobispado remite al párroco de la ermita, desplazado estos días al Santuario de Covadonga con motivo del centenario de su coronación.

El camino hacia este museo de los involuntarios atentados contra el patrimonio religioso español está pavimentado de las mejores intenciones; en este caso, las de una vecina que pidió permiso al párroco para llevarse las figuras, darles una mano de pintura y restituir la policromía a unas esculturas que le parecían «horrorosas» en su adusto estado anterior. Obtuvo el beneplácito de su párroco, y el resultado ha conmocionado a los especialistas, que ya habían intervenido un para reparar un desaguisado similiar hace unos años, y sobre todo ha tenido eco en las redes sociales entre la indignación y el humor ante lo que se ha bautizado ya desde ellas como «románico-pop». Nada que ver con el románico popular original de las tallas.

Hay quien pondera, con todo, las buenas intenciones de la 'restauradora', pero otros hablan abiertamente de «vandalismo».

También se hacen descripciones técnicas del resultado.

 Algunos usuarios optan por la comparación puramente visual con algunas de las referencias que las tallas traen de inmediato a la cabeza.

Lo cierto es que Asturias ha hecho su aportación a este esperpéntico patrimonio popular en el que ya se cuentan el celebérrimo 'Ecce Homo', el San Jorge de San Miguel de Estella, varios Cristos, un altar en Madrigueras (Albacete), el angelote de Reinosa…

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

La aportación asturiana al (esperpéntico) patrimonio de los 'Ecce Homo'