La calidad del agua empeora en agosto, pero es apta para el baño, dice la alcaldesa

Confía en que el estudio del Instituto de Salud Carlos III «acabe con la polémica» de la ubicación de las estaciones que miden la calidad del aire

Gijón.Vertido en el río Piles
Vertido en el río Piles

Gijon

La alcaldesa de Gijón, Ana González, explicó hoy que en este mes de agosto ha habido un «empeoramiento» de la calidad de las aguas de la playa de San Lorenzo, aunque siguen siendo aptas para el baño, al ser preguntada durante una visita a la Feria de Muestras por los recientes vertidos al río Piles que denunció la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies.

Unos vertidos que acabaron siendo restos de comida procedentes de la propia Feria, por lo que González recordó que se han tomado «medidas transitorias» para evitar nuevos vertidos y que, en todo caso, cuando acabe el certamen se llevará a cabo una obra que solucione el problema estructural del saneamiento de una zona del recinto ferial.

Aprovechando que se celebraba precisamente el Día del Medio Ambiente en la Feria, también se ha referido al estudio que el Gobierno asturiano ha encargado al Instituto de Salud Carlos III para decidir la ubicación de las estaciones que miden la calidad del aire, confiando en que, al ser una decisión que va a estar basada en la ciencia, en el caso de Gijón sirva para «acabar con la polémica» en torno a su emplazamiento.

En este sentido, dijo que espera que también sirva para conocer donde se concentra la contaminación de la atmósfera en el municipio y tener claro cuáles son los niveles de partículas contaminantes en la zona oeste. El estudio sigue teniendo a Gijón como zona prioritaria y, de hecho, se empezará el mes que viene a trabajar en la ciudad.

La alcaldesa también ha querido lanzar un mensaje «rotundo» sobre el cuidado del medio ambiente, «que no puede ser solo un día de Feria y que es una responsabilidad de las administraciones, pero también personal con dos vertientes: una en la exigencia a las administraciones y los gobiernos para que asumamos que tenemos que garantizar un medio ambiente no contaminado y cuidar el planeta y, otra, en colaborar en pequeñas acciones como el reciclaje en casa, importante a la hora de tomar conciencia e influir, por ejemplo, en que no haya doble empaquetado».

Según dijo, «el planeta no aguanta más porquería, deben reducirse los niveles de contaminación y tenemos que entender que hemos de producir de otra manera. No se puede esperar ni un día mientras vemos cómo se acelera la degradación por la contaminación. La reacción tiene que ser ya mismo», consideró, insistiendo también en la necesidad de dejar un planeta «en condiciones habitables» a «nuestros hijos».

Comentarios

La calidad del agua empeora en agosto, pero es apta para el baño, dice la alcaldesa