Luisina: «Mi mayor logro fue conseguir que la mujer saliera de casa y formara parte de la sociedad»

María Luisa Díaz Marrón deja la presidencia de la Asociación de Mujeres «El Alba» de Lada tras 24 años


Langreo

“Eso que se decía antes de que la mujer cuanto más en casa, más modelo para mí no valía”. Esta frase bien podría estar escrita en los cimientos del local de la Asociación Sociocultural de Mujeres «El Alba» de Lada, y es que quien la pronuncia es María Luisa Díaz Marrón «Luisina» quien fuera en 1992 una de las fundadoras de este colectivo (junto con su madre) y quien hasta hace unas semanas y durante 24 años fue la presidenta del mismo. Luisina, como todo el mundo la conoce, cree que la Asociación debe «renovarse» y dirigirse hacia nuevos objetivos. Por su parte, considera que ella ha cumplido el suyo: «que la mujer saliera de su casa y formara parte de la sociedad, que luchara por sus derechos culturales y sociales».

Para contar cómo ha sido su trayectoria, María Luisa Díaz se remonta a 1973 cuando presidía la Asociación de Amas de Casa «y estábamos integradas en el grupo Santa María de Covadonga, pero yo tenía unas ideas más revolucionarias y en 1977, como iba a dar un mitin con La Pasionaria, tuve que dejar el cargo». No obstante, el colectivo continuó dentro del grupo hasta 1992 «cuando fundamos El Alba como Asociación de ámbito regional y con carácter sociocultural», explica. Y es que por aquel entonces para Luisina «lo más importante era el tema de la mujer, siempre relegada a los deberes de la casa y, sobre todo, en los barrios». Sin embargo, en estos años ha conseguido que la mujer tomara conciencia de que «es posible compatibilizar su trabajo o sus tareas con los movimientos asociativos y vecinales». Y una prueba de ello es que la Asociación «El Alba» ha adquirido un tono reivindicativo y está «siempre en batalla y en primera línea cuando se trata de temas que afectan a la mujer», apostilla.

Así, recuerda que al colectivo «El Alba» no le costó nada subirse a aquel «Tren de la Libertad» que surgió contra la reforma que pretendió hacer el ministro Alberto Gallardón en la Ley del Aborto, ni tejer para hacer metros de bufanda contra la violencia machista, ni colaborar con cuantas asociaciones haga falta para organizar foros y jornadas en relación a la mujer o asistir a los Consejos de la Mujer de Langreo o del Principado, en los que tienen representación. Porque, si algo tiene claro Luisina es que «hay que ir con los tiempos y la Asociación tiene que estar continuamente renovándose».

En opinión de la ex presidenta de la Asociación Sociocultural de Lada, su lucha en el ámbito social fue otra forma de hacer política, «una política ligada al movimiento femenino y ciudadano», porque aunque en su día militó en el Partido Comunista ?partido con el que manifestó su desacuerdo tras la Conferencia de Perlora? y tuvo propuestas posteriormente para ser concejala en el Ayuntamiento de Langreo, ella se considera «contestataria» e «indisciplinada en el voto» incapaz de «votar a una cosa que sí cuando no me parece correcto». Por tanto, manifiesta estar «orgullosa de todo lo conseguido» y asegura que le supone «una gran satisfacción que me digan: esto lo conseguí gracias a la Asociación». Además, confiesa que a ella el colectivo le aportó y enseñó mucho porque ha estado en evolución constante hasta llegar a las casi 250 socias que tiene en la actualidad.

«Al principio hacíamos cafés-coloquio una vez al mes y un viaje relacionado. Eran el gancho para atraer a las mujeres, porque hay que tener en cuenta que antes no había centros sociales y los hombres salían de trabajar y tenían el sindicato y el bar», recuerda María Luisa Díaz. Sin embargo, la Asociación Sociocultural «El Alba» fue adquiriendo dimensión y durante estos 24 años se han organizado infinidad de talleres, desde la gimnasia, pilares, bailes de salón, flamenco, costura, teatro, cuero?, que se realizan de forma continuada desde octubre hasta mayo; hasta cursos de electricidad, fontanería, risioterapia, animación a la lectura, autoestima o estimulación cognitiva, que se han organizado en algunas ocasiones. A esto, Luisina suma los numerosos viajes culturales que han organizado en este tiempo a muchas partes de España e, incluso, de Portugal y Francia; las numerosas excursiones a fábricas de alimentos; las salidas a musicales? «Todo esto era y es muy importante, porque se aprovechaba para salir».

María Luisa Díaz Marrón ha cedido ahora el testigo y una nueva Junta Directiva se ha formado para continuar y tirar por esa Asociación que hace 24 constituyó. A las nuevas integrantes les pide «que sigan trabajando» pero «sin miedo a cambiar lo que sea necesario en la Asociación» siempre que sea para que ésta siga avanzando y reivindicando los derechos de la mujer. Ella asegura que se queda «en la reserva» para ayudar en todo lo que la nueva directiva pueda necesitar.

Y Luisina no quiere dejar de agradecer a esa nueva Junta Directiva el homenaje que le organizaron el pasado lunes 20 de junio y tuvo lugar en el Langrehotel con una comida que reunió a personalidades de la vida política regional y del Valle del Nalón, a representantes de otros colectivos culturales y de mujeres con los que ha tenido mucha relación durante su etapa en el movimiento asociativo y, por supuesto, a su familia. «Me impresionó ver a tanta gente llegar, y eso que no soy mucho de emocionarme», confiesa Luisina, a quien le llena de orgullo tener grandes amistades en todos los partidos «porque aunque no coincida con ellos en algunos ámbitos, los respeto». Y ahora sabe a ciencia cierta que ese respeto es recíproco porque fueron muchos los que no se quisieron perder el homenaje que le organizaron desde la Asociación Sociocultural de Mujeres «El Alba».

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Luisina: «Mi mayor logro fue conseguir que la mujer saliera de casa y formara parte de la sociedad»