Los últimos 24 años dejan en el censo de las Cuencas un hueco del tamaño de Langreo

Un total de 41.333 personas abandonaron las comarcas del Nalón y del Caudal desde 1991. Sobrescobio es la excepción, al ganar en este periodo 31 vecinos

Ancianos en el parque Dorado de Sama de Langreo
Ancianos en el parque Dorado de Sama de Langreo

Langreo / Mieres

Como si Langreo, con toda su población actual, hubiese sido borrado del mapa. Así hay que pensar, en términos de censo, en lo que ha sucedido en las comarcas del Nalón y del Caudal desde 1991. Según los datos de evolución de la población por concejos elaborados por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (SADEI) -que se basa en el Padrón Municipal de Habitantes del Instituto Nacional de Estadística-, de las cuencas se han ido en estos 24 años un total de 41.333 habitantes, una cifra que asusta y que está vinculada directamente al declive industrial y minero de unos territorios en los que, año a año, el desempleo ha dejado unos 15.000 parados. La cifra supone un descenso de un 22,37% respecto a los 184.707 vecinos que tenían estas comarcas a principios de la década de los 90. Pero no se puede decir que todos los municipios de las cuencas han padecido la despoblación. Sobrescobio, a modo de excepción, presentaba a finales del pasado año como dato positivo un incremento de 31 vecinos.

El primer dato preocupante de la sangría poblacional lo sufrieron las cuencas en 1996, un año en el que la comarca del Caudal perdió 2.971 vecinos y el Nalón 2.561. Hasta entonces la perdida de habitantes no había sido muy significativa e, incluso, hubo años, como 1993, en el que se recuperó población. Pero a partir de ese 1996, la curva que representa el número de vecinos ha ido cayendo progresivamente, y si bien en la década de los 90 el Caudal perdió 5.003 habitantes y el Nalón 4.680, en la primera década del nuevo siglo la pérdida fue de 11.296 y 7.716 vecinos, respectivamente. Y los datos nos son alentadores para esta segunda década. Entre 2010 y 2015, la comarca que integra a Mieres, Lena, Aller, Riosa y Morcín ha perdido otros 6.412 habitantes; mientras que la que engloba a Langreo, San Martín del Rey Aurelio, Laviana, Sobrescobio y Caso ha perdido 6.226 vecinos. Haciendo las sumas pertinentes, el Caudal anota una pérdida de 22.711 habitantes y el Nalón ha visto reducida su población en 18.622 personas.

Pero no todos los concejos de las comarcas mineras han sufrido la despoblación por igual. El municipio más perjudicado en estos 24 años, según los datos de SADEI, ha sido Aller, donde el censo ha descendido algo más del 34% desde 1991 y hasta 2015. Es decir, pasó de 17.538 vecinos a 11.555, lo que arroja una diferencia de 5.983 habitantes. Por detrás se sitúan concejos como San Martín del Rey Aurelio y Riosa, con perdidas de población que superan el 27%. Así, San Martín ha pasado de los 23.765 habitantes a los 17.182 que había en el padrón municipal en diciembre del pasado año. Riosa, por su parte, ha pasado de los 2.836 en 1991 a los 2.061 con los que cerró el 2015.

Mieres es el cuarto concejo en el ranking de descenso de población, con un 24,5%. Si bien cuando comenzaban los 90 aún era un municipio con ciertos privilegios económicos por contar con 53.482 habitantes, el progresivo declive minero e industrial lo situaron a finales del pasado ejercicio en los 40.338 vecinos. El concejo cabecera de la comarca del Nalón, Langreo, también ha sufrido una importante pérdida de población, aunque quizá no tan acusada como la cabecera del Caudal. El municipio langreano ha pasado desde 1991 a 2015 de 51.710 a 41.738 habitantes, lo que supone un descenso un poco por encima del 19%.

Lena se encuentra casi dos puntos por debajo de Langreo en esa pérdida de padrón, con un 17,5% menos de habitantes, ya que si empezaba los 90 con 14.135 vecinos, en pasado 2015 lo terminó con 11.654 personas empadronadas. En menor medida ha sufrido la pérdida poblacional Morcín, con un 10,6%, al pasar de 3.074 a 2.746 personas empadronadas.

En lo que respecta a la zona del Alto Nalón, que incluye a los concejos de Laviana, Sobrescobio y Caso, los datos dejan diferencias muy significativas entre ellos. Éste último es el que más vecinos ha perdido de los tres, casi un 21%, pasando de los 2.104 habitantes en 1991 a los 1.663 de finales de 2015. Menos sangría ha sufrido el municipio lavianés, con un descenso del 10,9% y una diferencia real de 1.657 vecinos al pasar de 15.239 a 13.582 en estos 24 años que se contemplan en la evolución de la población elaborada por SADEI. Y, entre tanta pérdida de población, la excepción en el concejo de Sobrescobio que, aunque en estos años su curva de población ha sido un zig-zag con descenso en los 90 e incremento a partir de 2002, cerró el 2015 con 31 habitantes más que lo que tenía en 1991, lo que supone un incremento del 3,75%. No obstante, la mejor cifra la presentó en 2010 cuando su población llegó a los 898 vecinos.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Los últimos 24 años dejan en el censo de las Cuencas un hueco del tamaño de Langreo